Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Si el Sistema Integrado de Transporte fracasa, Bogotá habrá perdido la oportunidad de ponerse al día en el siglo que tiene de rezago en proveer a sus ciudadanos un servicio decente de transporte público.
Para los usuarios habituales de busetas y colectivos es una realidad lo denigrante y peligroso que resulta movilizarse por la capital en estos vehículos. Los pasajeros estamos completamente expuestos a las fallas técnicas derivadas del pobre mantenimiento, a la imprudencia de los conductores; la inseguridad y a las constantes e ineficientes arrancadas y paradas de buses cada media cuadra por cuenta de la guerra del centavo y la pobre cultura ciudadana.
El Sitp ha sido la propuesta de esta y anteriores administraciones y si Petro sale victorioso con su implementación, de verdad habrá cumplido con entregarnos una Bogotá un poco más humana.
Es curioso que a pocos meses de cumplirse el primer año del Sitp, los bogotanos no nos hayamos apropiado de una política pública que busca solucionar el descontento que desde siempre hemos tenido con el transporte público. A pesar del diseño y la puesta en marcha de las rutas, no nos hemos subido al Sitp.
En la teoría nadie tiene dudas de que el Sitp es mejor que el sistema tradicional, pero en la práctica al bogotano le resulta muy costoso (i) buscar cuáles son las rutas nuevas, (ii) averiguar cuáles son los paraderos y (iii) descubrir el misterio de las tarjetas de acceso, frente al bus de toda la vida que a pesar de peligroso e incómodo, para y nos deja donde se nos antoje.
La batalla de los argumentos es una guerra perdida. Mientras los bogotanos no se suban a los buses azules y experimenten por su cuenta el gran cambio que significa movilizarse en esta propuesta de transporte, no cuentan con ningún incentivo para abandonar los buses viejos.
Le ha faltado al programa una iniciativa para que los pasajeros prueben el sistema. Algunas ideas que podrían servir son regalar tarjetas con dos o tres pasajes con las facturas del Acueducto y en ellas indicar los puntos de recarga cercanos a la residencia.
O ¿por qué no capacitar a algunos empleados para que pregunten en las calles los destinos hacia donde las personas se dirigen y se ofrezcan a pagarles el pasaje con tal de que tomen buses del Sitp que pasen hacia donde ellos van? A estos también podría regalárseles una tarjeta.
Mi hipótesis es que quienes están detrás del diseño del Sitp no están convencidos realmente de lo bueno que es y del potencial que tiene para transformar la cultura de la ciudad. Más allá del diseño y la planeación, si el distrito no está persiguiendo el uso masivo del sistema, el nuevo transporte público de Bogotá está condenado al fracaso.
¿Y usted ya se subió al Sitp? Todas las opiniones son bienvenidas en la sección de comentarios.
En Twitter: @cpinill
(Visited 303 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Camilo Pinilla es economista. Se ha desempeñado como investigador en temas de infraestructura y telecomunicaciones; regulación, inversión pública y políticas de competencia. Ha asesorado al gobierno en temas de regulación de comunicaciones. De manera paralela, es profesor de cátedra de microeconomía en una universidad privada de Bogotá.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar