Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por estos días el país transita en medio de dos grandes escenarios en materia de opinión pública. Por una parte, quienes celebramos con fervor lo sucedido la semana pasada en La Habana, y, por la otra, los escépticos con lo acordado hasta el momento con las Farc.

En estos dos grandes grupos hay de todo un poco como en botica: apasionados, extremistas, optimistas, pesimistas, desinformados, temerosos, ilusos, cautos, desconfiados y los que prefieren escuchar pero no opinar por si acaso algo no sale bien.

Entre los optimistas están quienes defienden el proceso de paz con tal pasión que incluso incurren en un lenguaje ofensivo contra quienes piensan diferente. Nada más contradictorio de alguien que se encuentra ‘convencido’ de las bondades de una paz apenas merecida para Colombia (tras 60 años de conflicto). Estos colombianos olvidan que las palabras pueden llegar a ser como balas que dejan heridas profundas en la conciencia colectiva. Desarmar el lenguaje resulta el mejor aporte de quienes quieren contribuir desde sus redes sociales o la comodidad de su casa con las negociaciones.

Y lo digo porque me resulta aterradora la cantidad de calificativos, insultos, exageraciones y en algunos casos hasta desinformaciones contra quienes están en desacuerdo con el proceso de paz. Nosotros, los que defendemos la causa de la paz, quienes celebramos lo sucedido en La Habana, los que estamos dispuestos a perdonar a los señores de las Farc pese a ser víctimas de sus inclemencias, debemos desarmar nuestras ideas y contribuir desde el lenguaje a brindar argumentos para conquistar opiniones a favor de lo que está sucediendo.

No es por las malas que se puede generar confianza frente a un proceso que suscita todas las opiniones. Es válido que en una democracia un ciudadano tenga un desacuerdo, un temor o difiera. Soy consciente de que entre los del segundo grupo, o sea los que no están a favor de lo que sucede en La Habana, en muchos casos apelan a las mentiras para distorsionar los logros alcanzados. En esa carpeta de opinadores es permanente el uso de la imprecisión en los datos, exageraciones y desinformación.

Hay que reconocer, en todo caso, que el ejercicio de la comunicación acertada es fundamental en este contexto. Y allí se han presentado grandes fallas desde los encargados de dar a conocer los pormenores de las negociaciones. De hecho, a veces hay argumentos que han sonado como amenazas entre los ciudadanos para estar a favor o en contra del proceso.

Por eso, las ideas, los argumentos y las buenas maneras se deben convertir en un elemento común del debate, tanto si es a favor o en contra del proceso de paz. Me resulta una injusticia procurar la desinformación para la opinión pública. Mentir o confundir para convencer termina afectando en últimas al país. Por eso, querido tuitero, analista u opinador, desmovilícese y desarme su lenguaje.

(Visited 486 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Economista con Máster en Políticas Públicas de la U. Columbia de New York y en Gobierno Corporativo de la U. Camilo José Cela en España. Investigador económico. Contenidos en El Tiempo, Portafolio, El Tiempo TV, CityTV, Don Juan, ADN y KienyKe.com. Conversador, conferencista y líder de opinión. Twitter: @juamon. www.egonomista.com.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    La corrupción comienza en las elecciones

    Para nadie es un secreto que la corrupción se convirtió en el titular cotidiano del país. Entre los casos de(...)

  • Colombia

    Colombia, ¿potencia en turismo?

    No cabe duda de que en el país el renglón turístico se ha convertido, en los últimos diez años, en(...)

  • Mundo

    Terrorismo en Europa comenzó desde guerra de Irak

    Con los crecientes homicidios en Francia, Alemania, Bélgica y Suecia, los titulares de los periódicos parecen los de cualquier país(...)

  • Bogotá

    Adiós Juan Mario Laserna

    Son las 12:30 del mediodía de un miércoles soleado en el restaurante El Patio, en Bogotá. De una camioneta Toyota se(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

2

Pensé mucho en si escribir o no este texto. La verdad, no(...)

3

Hace un tiempo no escribía y sentía que una responsabilidad tan grande(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jhosepandres908538

    Estoy totalmente de acuerdo con el bloggero. El respeto y la asertividad en el momento de sostener una posición sobre el actual proceso de paz de nuestra Colombia debe imperar, más en un país donde al parecer la guerra llega hasta la redes sociales. Para los que estamos a favor debemos persuadir con tolerancia y paciencia y, para los que están en contra, es importante no exagerar y emplear una argumentación precisa y aterrizada siempre con la mayor serenidad y sin violencia. Empecemos haciendo la paz desde lo que decimos y escribimos.

  2. humberto465064

    Excelente idea, pero el que tiene que dar ejemplo es santos, que deje de ser arrogante con sus amenazas, la paz le pertenece a los colombianos, santos no es dueño de la paz, fue nombrado para esa gestión. Santos con su soberbia lo que hizo fue dividir a los colombianos

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar