Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Un día esa ciudad en sepia, de sombreros, sobretodos y matices tímidos… esa extensión geométrica a la que le costaba sonreír… que se movía de norte a sur en una ruta plagada de miles de pequeños rectángulos, triángulos y semicírculos de cemento… y esas calles habitadas por transeúntes de los que no se permitían más que grises y marrones al vestir, comenzaron a teñirse de colores escandalosos.
Aquella urbe oscura, invernal y lluviosa cuya fragancia característica era la de la llovizna sin fuerza levantando partículas de polvo a su contacto con el asfalto, empezó de súbito ser invadida por perfumes extravagantes de inciensos, sahumerios y hierbas, ante la mirada asombrada de los tradicionalistas.
Hacía algunos años un visionario de nombre Jimmy Raisbeck había hecho reventar bocinas de radiotransistores y amplificadores de tubos a ritmo de rock’n’roll, en lo que antes habían sido dominios reservados exclusivamente a Lucho Bermudez, Matilde Díaz, Carlos Gardel, Jorge Negrete, Pedro Infante o Felipe Pirela.
Ya para 1963 se habían formado bandas locales dedicadas a alterna  jazz con los primeros intentos de rock a la criolla. Los Daro Boys hacían bossanova colombiana, interpretaban versiones en perfecto inglés de la suite de West Side Story, y ponían a trepidar al Teatro Colón con su When the Saints go Marching In. Algo parecido lograban, al sus vecinos de patio, Los Daro Jets con sus interpretaciones joviales a lo Chubby Checker.
A Jimmy le acompañaba en los controles de Radio Continental, Alfonso Lizarazo, un tímido joven de Bucaramanga, tiempo después líder de Radio y Estudio 15, primera estación y sello disquero dedicados a la música joven en el país. De allí, por ejemplo, vinieron Los Ampex. Carlos Pinzón, por su parte había sido promotor tiempo atrás, de la exhibición del Rock Around The Clock de Bill Halley en el Teatro El Cid, ceremonia considerada por los afortunados asistentes como el acto inaugural del inicio del rock en Colombia.
Les siguió Guillermo Hinestroza, quien desde una perspectiva un tanto más popular hizo lo propio con El Club del Clan, de donde nació, con Óscar Golden y sus seguidores, la cuota ingenua y pop del momento.
Este fermento derivó en una serie de agrupaciones de renombre, entre las que se contaron los muy mencionados Speakers, los Flippers, los Young Beats, los Wallflower Complextion, los Yetis de Medellín, Los Ámpex y algunos otros más.
Para cuando corrían los últimos años de la década, ciertos jóvenes entusiastas con los suficientes recursos como para jugar a los empresarios decidieron dar a la Calle 60, que a la fecha no prometía ser glamorosa o lucrativa, el aliento suficiente como para convertirse en el núcleo de operaciones del naciente hipismo en Bogotá.
El centro comercial de la carrera novena fue el lugar escogido por el destino. Se abrieron en derredor tres almacenes de afiches: “El escarabajo dorado”, de los Marín, “Thanatos” y “Las Madres del Revolver”, de Libardo Cuervo.  Había un circuito de discotecas vecinas, “La Bomba” (de Alfonso Lizarazo, Gloria Valencia de Castaño, Fernando Gómez Agudelo y Juan David Botero), “La Gioconda”, “El Diábolo”, “Pampinatos” y la “Discoteque”.
Estaba el poco rentable almacén de discos Zodiaco, en donde era fácil trabar conversación con varias de las figuras emblemáticas de entonces: Rodrigo García, Roberto Fiorilli, Álvaro Díaz, Edgar Restrepo Caro y la reina del movimiento, Tania Moreno, entre ellos. Desde los micrófonos de Emisoras El Dorado algunos de los de esta camada hablaban a una audiencia ávida de sonidos “desde la madre tierra” en Emisoras El Dorado, de propiedad de Julio E. Sánchez Vanegas.
Hubo personajes a los que todos conocían, aunque pocos sabían por qué o para qué estaban ahí. Potocho (un italiano de nombre Genaro de Angelo), Cleta Salgado (bella y espigada joven de pelo suave y largo, a la que hasta hace no mucho se veía deambular hablando consigo misma por las inmediaciones de la calle 82, cerca del Pomona), y la misma Tania, que había llegado de Cali para convertirse en el rock hecho mujer.
Los más jóvenes, aquellos que aún no habían llegado a la edad suficiente como para comenzar a consumir alcohol sin desacatar las disposiciones legales del momento, asistían a matinales en donde, aunque seguía siendo de día, bailaban en unas falsas jaulas de adorno, estimulados por las notas de las bandas de turno, a la vez que mojaban su sed con Kol-Canas, Pepsicolas, y Coca-Colas. Los más osados contaminaban las bebidas gaseosas con raciones desmedidas de ron o vodka.
Y vinieron los festivales de música, y el cannabis, y el LSD. Y hubo fiesta, y paternidades prematuras, y comunas, y conciertos cuya memorabilidad fue en proporción inversa a las ganancias. Y los pelos y barbas crecían, y la movida se se expandió hacia todas las direcciones de la geografía nacional.
Hoy, después de cuatro décadas, Carnaby Street sigue siendo Carnaby Street, y Haight Ashbury sigue siendo Haight Ashbury. Por el contrario, la 60 ya no se parece a ‘esa 60’ Es una venta de baratijas sin mucho carácter y sirve de emplazamiento a cigarrerías, almacenes de respuestos para teléfonos celulares, expendios de perros calientes y cafeterías venidas a menos. Es difícil, si no imposible, transmitir a quienes no estuvimos ahí siquiera una fracción de aquella energía que por años se irradió desde ese lugar del que, cosa triste, quedan pocas imágenes.
Sí. Fue un remedo. Y fue en Bogotá, capital de un país afligido por problemáticas distintas a aquellas de las que ocupaban a quienes en el primer mundo ejercieron el hipismo como una posibilidad de vida. Y duro poco. Y era, una vez más, un intento por ajustarnos a los moldes foráneos, y treparnos al tren de las ideas contemporáneas, tal vez de forma forzada. Pero fue cierto. Fue mágico. Y fue en 1968. En esa Bogotá que ha sido, es, y seguirá siendo, en el fondo, la misma.
(Visited 190 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Ospina nace en 1976. Durante 1980 cursa preescolar en las guarderías La Frasadita y Juan Salvador Gaviota. Recibe su grado de kínder en el Jardín Infantil Piloto Federico Froebel. Desde 1982 hace parte del Gimnasio del Norte, entidad de la que cancelan su matricula en 1991. En 1992 ingresa al Gimnasio Los Robles, de donde se titula en 1994, tras repetir Décimo Grado. Trata de aprender Música y Literatura en la Universidad de Los Andes. Durante 1998 y 2000 co-redacta y funda el desaparecido sitio El Utensilio. Desde 2002 ha sido colaborador con revistas como Cambio, Rolling Stone o CARAS; realizador 99.1, hoy Radiónica (emisora en la que trabaja para los espacios 'La Silla Eléctrica' y 'Rockuerdos'), y libretista e investigador para el magazín de televisión Culturama. Entre los proyectos en los que comparte las culpas están www.museovintage.com y www.elblogotazo.com. De momento prepara una novela sobre un psiquiatra forense demente, y la exposición Bogotá Retroactiva.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE.   La espiritualidad es un(...)

3

De abundantes carnes, muy abultado y corpulento, que excede del grosor corriente(...)

19 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Bueno, tiene que ver poco con el post, pero que importa. He estado escuchando a The Flippers en los últimos días, “Discoteque” me parece bastante malo, pero “Psicodelicias” su segundo álbum tiene algunas canciones muy buenas como “Las dunas de la arena”. La cuestión es que no conozco ningún otro álbum del grupo bogotano, por internet casi que no se consigue información de ellos y me imagino que conseguir un LP original de ellos es sumamente difícil. Por eso, sí alguien conoce un link de donde pueda descargar alguno de sus discos posteriores a “Psicodelicias” quedaría sumamante agradecido. Espero visitas en mi blog http://frenastenia.blogspot.com , donde además ‘colgué’ “Psicodelicias” por si hay algún interesado en escucharlo.
    ——–

  2. Bueno, tiene que ver poco con el post, pero que importa. He estado escuchando a The Flippers en los últimos días, “Discoteque” me parece bastante malo, pero “Psicodelicias” su segundo álbum tiene algunas canciones muy buenas como “Las dunas de la arena”. La cuestión es que no conozco ningún otro álbum del grupo bogotano, por internet casi que no se consigue información de ellos y me imagino que conseguir un LP original de ellos es sumamente difícil. Por eso, sí alguien conoce un link de donde pueda descargar alguno de sus discos posteriores a “Psicodelicias” quedaría sumamante agradecido. Espero visitas en mi blog http://frenastenia.blogspot.com , donde además ‘colgué’ “Psicodelicias” por si hay algún interesado en escucharlo.
    ——–

  3. Bueno, tiene que ver poco con el post, pero que importa. He estado escuchando a The Flippers en los últimos días, “Discoteque” me parece bastante malo, pero “Psicodelicias” su segundo álbum tiene algunas canciones muy buenas como “Las dunas de la arena”. La cuestión es que no conozco ningún otro álbum del grupo bogotano, por internet casi que no se consigue información de ellos y me imagino que conseguir un LP original de ellos es sumamente difícil. Por eso, sí alguien conoce un link de donde pueda descargar alguno de sus discos posteriores a “Psicodelicias” quedaría sumamante agradecido. Espero visitas en mi blog http://frenastenia.blogspot.com , donde además ‘colgué’ “Psicodelicias” por si hay algún interesado en escucharlo.
    ——–

  4. ¿Entonces será mejor seguir andando en “buseticas” dietéticas?. Esas “buseticas” que seguramente usaron y usan nuestros antepasados para ir estudiar y trabajar. Nada es perfecto, pero prefiero el metro o transmilenio o cualquier cosa (con todo y sus defectos), a las “buseticas”, en dónde están todos los inconvenientes mencionados: ladrones, tocones, vendedores, olores y, no se si ratas, pero de pronto si alguna otra plaga.
    ——–

  5. El Polo Democrático tachonado de comunistas vergonzantes que impiden una definición clara contra las FARC-EP han inventado un nuevo socialismo, al poder se llega ofreciendo riqueza a sabiendas que no hay, como es muy difícil producirla y la escasa concentrada en pocas manos no alcanza para todos, nosotros la haremos cambiar a otras pocas manos, el metro es un buen medio para lograrlo, estudios, estudios y estudios no deben matar nuestro caballo de batalla distrital, Moreno entregará estudios pero el polo algún día lo construirá.

  6. maquintosh

    Eso q dice ud “un confortable y primermundista tren metropolitano subterráneo ” no es tan cierto. En todo metro tiene que aguantarse los vagones repletos, el calor por la falta de aire acondicionado, las ratas q viven en los túneles, los ladrones, tocones y olores de los pasajeros, los vendedores y cantantes, si hay un accidente se paraliza todo el sistema y las huelgas de 80 conductores que afectan a 2 millones de usuarios. Si eso pasa en el 1er mundo, no me imagino como será un metro en bogotá creo q con mas vicios y problemas q allá.

  7. Hermano, tómela suave. Estos espacios son para intercambiar ideas civilizadamente, no para insultar. Nunca nos pondremos de acuerdo en nada los seres humanos. Pero tal vez si podemos ponernos de acuerdo en respetar nuestras diferencias.

  8. Andrés: Buena nota. Espero que esté equivocado. Los hechos pasados le dan la razón, pero por el bienestar de la ciudad, espero que sus pronósticos fallen. Saludos.

  9. VERDUGO1926

    desde que no nos pase lo de los simpsons y su monorriel
    “he construido monorrieles en norhamintong, bogota y popula y desde entonces no son las mismas”

  10. Con esta clase de gente así que se atreve a escribir vulgaridades, no puede prosperar una sociedad como la nuestra. Hace falta mejores seres humanos en Colombia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar