Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: El Blogotazo

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
paraguas.jpg

Es incorrecto. ¡Qué digo yo!: Injusto. Porque -al menos con las palabras no siempre lo justo es correcto, ni lo correcto justo- decirle a un paraguas ‘sombrilla’.  Como tampoco lo sería decirle a una sombrilla ‘paraguas’.

Cada uno, aunque en apariencia y en la práctica semejantes, fueron inventados con fines distintos.

Si yo fuera paraguas me molestaría ser llamado sombrilla, y si yo fuera sombrilla me molestaría ser llamada paraguas.

Debería haber un nombre registrado e imposible de usurpar para cada cosa. Para cada ser.

Ello dignificaría el lugar de los objetos y las especies vivas en el universo. Debe ser triste para un artículo cualquiera andar por ahí sin identidad, sufriendo el diario deshonor de ser denominado con aquel genérico poco creativo y facilista de ‘cosiaco’, ‘cacharro’, o el aún más triste sufijo ‘ibiris’.

Aunque idénticos, un destornillador debería ser aquel instrumento que destornilla, y atornillador aquel que atornilla.
Hay utensilios y artefactos cuyos nombres terminan por comprimirse, tras ser usados por mucho tiempo. Y eso los engrandece.

Lo que antes fuera ‘control remoto’,por ejemplo, se ha ganado de años atrás una dignidad superior, pues hoy -gracias a la ausencia de comandos fijos que los suplan en su ausencia en los dispositivos electrónicos- es llamado tan sólo ‘el control’.

Pero de regreso a la temporada lluviosa, cabría hacer algunas precisiones..

La sombrilla intenta cubrir el disco solar. El paraguas pretende blindar a su dueño de las gotas. Ninguno lo consigue del todo. Y por eso nadie, por el hecho de poseer un paraguas o una sombrilla, es inmune a una insolación o a un resfriado.

¡Y sí!: Una sombrilla puede hacer las veces de paraguas y un paraguas las de sombrilla.

Por estos días abundan en Bogotá los paraguas y escasean las sombrillas. Hay quienes para vendérnoslos pregonan, indistintamente: “¡Sombrillas!, ¡Sombrillas!, ¡Sombrillas!… ¡Paraguas!, ¡Paraguas!, ¡Paraguas!”. Como si uno y otro estuvieran clasificados de forma diferente en su inventario de cosas por vender. Una semana atrás formulé a uno de aquellos mercaderes la pregunta lógica y simple acerca de qué diferenciaba a un paraguas de una sombrilla, y su respuesta fue una mirada de desconcierto, como si el equivocado fuera yo.

Estos comerciantes informales, además de los agricultores y de los románticos; o de quienes se procuran el gusto egoísta de sentirse resguardados en su hogar mientras los demás se mojan, son los mayores beneficiarios de la subienda paragüística.

Los vendedores callejeros, especie posmoderna diseminadora de esta especie de prótesis con forma de alas de murciélago, sostenidas por tentáculos de metal, tienen algo más que ofrecer durante estas fechas, que lucen interminables. Los paraguas, como las bufandas y las gorras, tienden, naturalmente, a desaparecer, gracias a los sucesivos olvidos de sus propietarios.

En esta ciudad paraguas -lo que se dice paraguas- sólo deberían serlo aquellos de color oscuro. Porque todos los demás: coloridos, transparentes o estampados con logotipos de marcas de gomas de mascar, o de atunes enlatados, no les vienen bien a las tardes grises de Bogotá.

Los murciélagos artificiales sobrevuelan, como aves de buen agüero (por lo aguadas), los adoquines capitalinos y las cabezas de sus portadores, con un amenazante clavo en el centro. Me recuerdan al Pingüino. A Gene Kelly. O a Mary Poppins.

Los hay desvencijados y muy lujosos. Los hay con mango curvo, asemejando la curvatura sutil del cuello y el pico de un cisne. Siempre con sus alas cóncavas. Los hay con su armazón derruida. Con una de sus varas vencidas por las leyes universales de la elasticidad, por un viento excesivo o por el tiempo. Los hay con un comando automático para abrirlos, aunque no así para cerrarlos, que se sepa.

Los hay encubridores -porque todo buen paraguas debe ser capaz de servirle de cómplice a su amo- cuando haya situaciones en las que él se quiera esconder del mundo, y porque todo buen amo de paraguas debería llevar gabardina, sobretodo y zapatones, si es que en alguna parte de la ciudad siguen vendiendo algo que se llame así-.

Una especie de homogeneidad mimética tiende a caracterizar a todos los que, en su afán por no mojarse demasiado, blanden un paraguas por la carrera Séptima, dejando su salud y su bienestar en manos de un murciélago de tela, lo que comprueba que en la práctica los murciélagos no son tan siniestros.

¿Habría alguien en estas calles, dispuesto a deshacer la mentira del paraguas-sombrilla? ¿Alguien capaz de quitarnos la idea de que uno y otro pueden ser la misma cosa, y de que la unión conceptual de sombrilla y paraguas, no es un avance digno de encomio, entre los nuestros? ¿Habría alguien tan ingenioso como para vender zapatones, gabardina y paraguas en un solo paquete, a la usanza de esos objetos que hoy se mezclan para hacerlos lucir menos costosos en eso a lo que los publicistas posmodernos llaman ‘combos’?

Paraguas. Ejército de murciélagos cuyo número crece cuando el cielo amenaza lluvia. Tegumento negro que marcha por los sardineles, sirviendo de techo parcial a mi ciudad para guarecernos del agua, de la que venimos, pero a la que evitamos, porque a veces queremos escapar de aquello que fuimos. Sombrilla. Objeto festivo tornasol, hecho para escondernos de la luz, porque la penumbra es menos comprometedora.

 

El Blogotazo en Twitter

El Blogotazo en Formspring

Únase al grupo en Facebook de El Blogotazo, aquí

El Blogotazo
www.elblogotazo.com
andres@elblogotazo.com 

(Visited 1.623 times, 4 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Ospina nace en 1976. Durante 1980 cursa preescolar en las guarderías La Frasadita y Juan Salvador Gaviota. Recibe su grado de kínder en el Jardín Infantil Piloto Federico Froebel. Desde 1982 hace parte del Gimnasio del Norte, entidad de la que cancelan su matricula en 1991. En 1992 ingresa al Gimnasio Los Robles, de donde se titula en 1994, tras repetir Décimo Grado. Trata de aprender Música y Literatura en la Universidad de Los Andes. Durante 1998 y 2000 co-redacta y funda el desaparecido sitio El Utensilio. Desde 2002 ha sido colaborador con revistas como Cambio, Rolling Stone o CARAS; realizador 99.1, hoy Radiónica (emisora en la que trabaja para los espacios 'La Silla Eléctrica' y 'Rockuerdos'), y libretista e investigador para el magazín de televisión Culturama. Entre los proyectos en los que comparte las culpas están www.museovintage.com y www.elblogotazo.com. De momento prepara una novela sobre un psiquiatra forense demente, y la exposición Bogotá Retroactiva.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tal vez últimamente has querido renunciar a tu trabajo porque ya no(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Una de las cosas que como voluntario humanitario he aprendido, es que(...)

20 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Bueno, independientemente de la poesía de la entrada, o del hecho de que se usen sombrillas como paraguas o viceversa, yo creo que sí existe una diferencia radical entre ambos y está en su misma forma.

    La sombrilla, por su naturaleza y su función, ajenas al agua, es completamente plana. La estructura radial que tensa la tela sale es recta, presentando una muy leve curvatura debido a la flexión a la que la somete la misma tela.

    El paraguas, por su parte, al tener la necesidad de desaguar, tiene una estructura articulada, con un quiebre en las varillas radiales. Siendo entonces levemente plana en la parte superior y bastante más pendiente en los bordes.

    Esto lleva a pensar que el paraguas puede cumplir también la función de sombrilla, pero esta última se queda corta en la evacuación del agua, permitiendo el salpicado para quien como paraguas la utilice.

    Me has dado una idea para mi blog.
    Saludos.

  2. Bueno, independientemente de la poesía de la entrada, o del hecho de que se usen sombrillas como paraguas o viceversa, yo creo que sí existe una diferencia radical entre ambos y está en su misma forma.

    La sombrilla, por su naturaleza y su función, ajenas al agua, es completamente plana. La estructura radial que tensa la tela sale es recta, presentando una muy leve curvatura debido a la flexión a la que la somete la misma tela.

    El paraguas, por su parte, al tener la necesidad de desaguar, tiene una estructura articulada, con un quiebre en las varillas radiales. Siendo entonces levemente plana en la parte superior y bastante más pendiente en los bordes.

    Esto lleva a pensar que el paraguas puede cumplir también la función de sombrilla, pero esta última se queda corta en la evacuación del agua, permitiendo el salpicado para quien como paraguas la utilice.

    Me has dado una idea para mi blog.
    Saludos.

  3. Bueno, independientemente de la poesía de la entrada, o del hecho de que se usen sombrillas como paraguas o viceversa, yo creo que sí existe una diferencia radical entre ambos y está en su misma forma.

    La sombrilla, por su naturaleza y su función, ajenas al agua, es completamente plana. La estructura radial que tensa la tela sale es recta, presentando una muy leve curvatura debido a la flexión a la que la somete la misma tela.

    El paraguas, por su parte, al tener la necesidad de desaguar, tiene una estructura articulada, con un quiebre en las varillas radiales. Siendo entonces levemente plana en la parte superior y bastante más pendiente en los bordes.

    Esto lleva a pensar que el paraguas puede cumplir también la función de sombrilla, pero esta última se queda corta en la evacuación del agua, permitiendo el salpicado para quien como paraguas la utilice.

    Me has dado una idea para mi blog.
    Saludos.

  4. Bueno, supongo que cada cual tendrá sus razones. Yo, por ejemplo, no encuentro nada poético en esta entrada en particular y, aunque lo hubiera, no veo por qué eso implicara no expresar mi punto de vista.

  5. Bueno, supongo que cada cual tendrá sus razones. Yo, por ejemplo, no encuentro nada poético en esta entrada en particular y, aunque lo hubiera, no veo por qué eso implicara no expresar mi punto de vista.

  6. Bueno, supongo que cada cual tendrá sus razones. Yo, por ejemplo, no encuentro nada poético en esta entrada en particular y, aunque lo hubiera, no veo por qué eso implicara no expresar mi punto de vista.

  7. Hola Andrés, te sigo por twitter y para ser honesta sólo entro a El Tiempo para leer dos blogs. Este post me ha dejado muy cautivada, no sólo es la imagen mental que logras crear, sino, además la belleza de las palabras con las que está escrito. Espero seguir disfrutando de esta grata experiencia lectora. Un abrazo desde el D. F.

  8. Desde mi punto de vista, en cuestiones de significado de las palabras, lo «correcto» es cómo las use la gente, aun si este significado no corresponde con su etimología. Así, por ejemplo, «lívido» viene del latín lividus, que significa ‘azul’ y hasta 1970, la Academia consideró ‘amoratado’ como único significado. Solo desde 1984 considera como «correcto» el significado de ‘intensamente pálido’.

  9. Desde mi punto de vista, en cuestiones de significado de las palabras, lo «correcto» es cómo las use la gente, aun si este significado no corresponde con su etimología. Así, por ejemplo, «lívido» viene del latín lividus, que significa ‘azul’ y hasta 1970, la Academia consideró ‘amoratado’ como único significado. Solo desde 1984 considera como «correcto» el significado de ‘intensamente pálido’.

  10. Desde mi punto de vista, en cuestiones de significado de las palabras, lo «correcto» es cómo las use la gente, aun si este significado no corresponde con su etimología. Así, por ejemplo, «lívido» viene del latín lividus, que significa ‘azul’ y hasta 1970, la Academia consideró ‘amoratado’ como único significado. Solo desde 1984 considera como «correcto» el significado de ‘intensamente pálido’.

  11. No me imagino utilizando una herramienta para safar un tornillo (desatornillar) y una para apretarlo (atornillar), que perdida de tiempo. La simplicidad en las cosas les genera mucho valor, además si utilizo una sombrilla para no mojarme estoy en todo el derecho de decirle paraguas porque esta cumpliendo esa función. Me parece q el transfodo es pobre y el articulo en si aburrido.

  12. No me imagino utilizando una herramienta para safar un tornillo (desatornillar) y una para apretarlo (atornillar), que perdida de tiempo. La simplicidad en las cosas les genera mucho valor, además si utilizo una sombrilla para no mojarme estoy en todo el derecho de decirle paraguas porque esta cumpliendo esa función. Me parece q el transfodo es pobre y el articulo en si aburrido.

  13. No me imagino utilizando una herramienta para safar un tornillo (desatornillar) y una para apretarlo (atornillar), que perdida de tiempo. La simplicidad en las cosas les genera mucho valor, además si utilizo una sombrilla para no mojarme estoy en todo el derecho de decirle paraguas porque esta cumpliendo esa función. Me parece q el transfodo es pobre y el articulo en si aburrido.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar