Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace poco tiempo cumplí años. Y para celebrarlo, decidí salir a caminar por el centro de la ciudad. Aproveché que iba a devolver un libro a la casa de un viejo amigo que vive por los lados del Parque Nacional para hacerlo.

Traté de no demorarme mucho porque temía quedarme charlando más de la cuenta, como normalmente sucede. Debo decir que fue una verdadera visita de médico. Más bien, de médico de EPS. Para que luego no digan que nuestro sistema de salud no está haciendo aportes inconmensurables, al menos, a la evolución de nuestra lengua, entendida desde el punto de vista del idioma, claro está, ya que desde el punto de vista de la medicina nanay.

Siempre que voy al centro paro sagradamente en la panadería de la treinta y cuatro con séptima, costado oriental, a comerme un roscón con pony malta. Adquirí esa costumbre, desde los tiempos en que acompañaba a mi padre a hacer vueltas a los juzgados durante mis vacaciones de fin de año y, esta es la hora, en que todavía lo hago.

Luego de haber terminado de comer mis deliciosas onces, empecé mi recorrido por la carrera séptima. Por un momento pensé subir a la carrera quinta pero el simple hecho de pasar al pie de La Perseverancia hizo que me arrepintiera. Todavía tenía fresca la anécdota de un amigo que vive en La Macarena acerca de una explosión allí ocurrida a principio de año.

Ahora que me acuerdo, tal evento fue atribuido, en su momento, a las bandas de microtráfico con presencia en la zona ante el aumento de los operativos policiales que había habido para desmantelarlas.

Pero lo que realmente quería evitar, a toda costa, era que me robaran. Otro amigo muy cercano me había contado recientemente la odisea que tuvo que vivir al denunciar a un trío de ladrones que quisieron robarlo y que a pesar de haber sido capturados en flagrancia, por las autoridades, habían quedado nuevamente en libertad. Y con ganas de encontrárselo en la calle para limar asperezas, por supuesto.

Soy de las personas que cuenta cada paso que da mientras camina. Lo hago convencido de que algún día perderé la noción del número que llevo en mi cabeza y, con ello, la capacidad de pensar.

Iría apenas por los 500, cuando me percaté de que había oscurecido a la altura del Centro Internacional. Y francamente hablando la iluminación de Bogotá no es que sea tan buena que digamos como para un dar paseo nocturno. Menos si se trata del centro. Así que tuve que aplazar el plan para otro día y dirigirme a la estación de TransMilenio más cercana.

Serían las seis y treinta de la tarde cuando llegué a la estación Calle 26. Es decir, plena hora pico. Justo cuando más personas acuden a nuestro sistema de transporte masivo cuya operación, en la actualidad, está por encima de los dos millones de pasajeros al día.

Quién quiera averiguar qué significa eso de la economía de aglomeración, en la práctica, debería hacer el esfuerzo de subir a un TransMilenio a esa hora.

Se imaginarán la cola que había para entrar a la estación. Me pareció una eternidad llegar hasta el torniquete pero peor fue el enfado que sentí cuando me dijeron que la tarjeta que llevaba no servía por no estar integrada con la tecnología utilizada en las fases 1 y 2 y que, por lo tanto, no había más remedio que volver a hacer la fila para comprar una nueva tarjeta que a propósito saldrá de circulación próximamente. ¿Será posible?

En medio de gritos, improperios, empujones y uno que otro pisotón tuve que abrirme paso para cumplir con las indicaciones que muy amablemente me diera la funcionaria de nombre Esmidanwilson (seguramente en honor a Smith & Wesson, cosas que sólo pasan en Colombia) a quién, de ninguna manera, quise llevar la contraria.

Debo decir que hace rato no veía las estaciones del sistema tan abandonadas. Y eso que se supone que soy todo un viajero frecuente.

Tuve que hacer transbordo en la calle 39. No sé si haya sido paranoia mía pero con noticias tan malas hasta la misma policía me generó desconfianza.

Mientras esperaba el bus me puse a detallar el lamentable estado en que se encontraban las puertas: descolgadas, abiertas de par en par, quebradas, sucias. Se me vino a la cabeza la teoría de las ventanas rotas enseguida.

Subí al bus y leí el titular de un viejo periódico que estaba tirado en el suelo: “Petro defiende su política del amor”.

E inmediatamente me pregunté: ¿Qué tiene de amor una política que ha logrado exasperar tanto nuestros ánimos?

Me pareció una ironía que habiendo nacido yo en la década de los años ochenta cuyos acontecimientos históricos hubieran estado tan fuertemente marcados por la sed de unidad, cooperación y conservación de la vida estuviera ahora celebrando en un entorno tan hostil y salvaje.

Y fue así como tristemente llegué a la conclusión de estar viviendo las consecuencias de la más eficiente política del desamor que jamás haya conocido.

@AJARAMORENO.

(Visited 152 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo de profesión. Postgraduado en Economía. Experto en asuntos de movilidad y desarrollo urbano. Analista, Asesor, Consultor, Emprendedor. Amante de los libros, los periódicos, las revistas, los discos, los museos, las galerías, los restaurantes, la comida, los deportes, las bicicletas y los perros. Urbícola de nacimiento y convicción.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Terror en el Metro de Bruselas

    El terrorismo islamista ha vuelto a atacar. Dos violentas explosiones, una de ellas suicidas, han sacudido la normal tranquilidad(...)

  • Colombia

    ¿La ciudad de la eterna primavera?

    La ciudad de la eterna primavera es el apelativo que históricamente se le ha dado a aquellas ciudades cuyas(...)

  • Bogotá

    Aplausos y rechiflas

    Se nos volvió costumbre criticar por criticar. Hablar mal de alguien, unas veces con sorna, otras veces con saña,(...)

  • Entretenimiento

    La magia de David Bowie

    Tres días después de cumplir sesenta y nueve años, y de haber hecho el lanzamiento del que sería su(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. antonioardila0524

    Menos mal que la solución ya casi llega, por fin se va tremendo petardo de la administración; ojalá y Dios no lo quiera volvamos a elegir otro perverso personaje como ese.

    • La solución depende, en gran medida, de nosotros. Votar informados, a conciencia, por el mejor de los candidatos. Lo cierto es que los ciudadanos estamos hasta la coronilla de tanta improvisación y desidia mostrada por las últimas 3 administraciones que ha tenido la ciudad. No más.

  2. rafabecerrar

    Usted lo vivió solo un día, y a otros nos toca el mismo martirio mañana y noche ya que los monopolios nos llevan a esto; no hay de donde escoger. Inseguridad, maltrato,tiempo perdido en esperas, la inconsciencia de esta administración y el abandono, solo les interesa el dinero de ganancia y no hay inversión que mal negocio para nosotros los ciudadanos pero buenísimo para los empresarios y lo mas lamentable no hay a quien quejarse…

    • Triste pero cierto. Aunque estoy plenamente convencido de que con la gestión adecuada (ampliación de estaciones, integración del medio de pago, re-construcción total de la caracas con pasos deprimidos en todas las intersecciones, renovación de flota, más pie de fuerza, más cámaras en buses y estaciones y un buen servicio al usuario) la operación de TransMilenio mejoraría sustancialmente. ¿No le parece?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar