Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

O una estadista como Angela Merkel de Alemania, Mette Frederiksen de Dinamarca o Sanna Marin de Finlandia—Primer Ministra más joven del mundo—. Liderazgos así son necesarios para conducir a sus países en tiempos de incertidumbre. Pero no. En nuestro continente nos gobiernan locos. Bolsonaro, Trump o el risueño López Obrador menosprecian la evidencia científica e ignoran lo que significa una decisión que rige la vida de millones. Nuestro Congreso está lleno de “Manguitos”, “Cabales” y “Mejías”. O peor: alguien que se precia de ser estadista, pero advierte con orgullo que “si lo veo le doy en la cara, marica”. Por favor.

Un hombre (o mujer, ya dije) de Estado es, según la definición del politólogo francés René Rémond, “aquel político que está por encima de divisiones partidarias y de los sectores, en inquieta y creativa búsqueda del bien común y asumiendo plenamente sus responsabilidades”. Estas cualidades no son tanto intelectuales como espirituales. Es decir, no basta con que “le queda el país en la cabeza”, sino que su apuesta de vida no se reduzca al hambre de poder y aspiraciones egoístas. En Colombia hemos tenido muchos presidentes y pocos estadistas. De hecho, son más los estadistas que no han llegado a ser presidentes, por ejemplo: Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán, Álvaro Gómez Hurtado—estos últimos asesinados por El Régimen, como decía Gómez, justamente— y Humberto de la Calle, a quien quiero referirme.

Los estadistas se caracterizan por tener una visión periférica de los problemas de país, hacer propuestas estructurales y pocas veces populares, pues los populismos y las medidas cortoplacistas suele tener más adeptos. De la Calle reúne estas características. Liberal, en el mejor sentido de la palabra que ha ocupado las más altas dignidades del Estado: Registrador nacional, magistrado de la Corte Suprema de Justicia, arquitecto de la Constitución del 91, ministro, diplomático, vicepresidente —renunciando a su cargo por la entrada de dinero del narcotráfico a la campaña del presidente, Ernesto Samper— y jefe negociador de paz. Además, es escritor, profesor, litigante, nadaísta y ateo. Esto último lo destaco por su visión de un Estado laico, plural, diverso, en el que pensar diferente no conduzca al sectarismo, que tanto daño le ha hecho al país, el mismo donde una vicepresidenta y la ministra del Interior desconocen la laicidad.

Pero vuelvo a lo importante y aprovecho para solidarizarme con De la Calle por el reciente fallecimiento de su esposa, la economista manizaleña Rosalba Restrepo. Pienso en el esfuerzo que debió haber sido para la señora Rosalba que su esposo estuviera cinco años en La Habana liderando un acuerdo de paz. Un servicio al país que tuvo como protagonistas a las caras visibles del Acuerdo, pero pocas veces reconoce a esas familias que sacrificaron tiempo o tranquilidad. Luego vino, además, una campaña presidencial que empezó coja. El Partido Liberal liderado por César Gaviria y otros gamonales clientelistas, traicionaron su palabra de apoyar a De la Calle en la tarea de conquistar a liberales de base del país. Creo que todos nos equivocamos. En ese momento desperdiciamos la oportunidad de tener a un presidente con las características de Humberto de La Calle y a una Primera Dama como Rosalba Restrepo. El mejor candidato ocupó el último lugar.

En campaña, De la Calle citaba a Gómez Hurtado, ese otro gran estadista, sobre hacer “un acuerdo sobre lo fundamental”. Cuánto convendría hoy, en medio de esta crisis, tener un presidente con una visión de país clara, una hoja de ruta definida. Pero la historia, decía Benedetto Croce, ocurre solo como podía haber ocurrido.

Insisto, alguien como Humberto de la Calle, que a sus 73 años — un «abuelito», diría Duque— empezó a estudiar sobre cambio climático, es necesario para conducir el país. Pero pocos estadistas quedan en Colombia. Ojalá la vida le alcance a los que se proyectan como políticos para hacer una pequeña porción de lo que ha hecho y pensado De la Calle. Ojalá todos podamos trabajar incasablemente por nuestros sueños y servir al país.“Lo único que siempre dejo para mañana es mi muerte”, decía el nadaísta por excelencia Gonzalo Arango. Que así sea.

(Visited 301 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana. Creador del Podcast 'La interviú'. Reportero de Vía Pública de Colmundo Radio.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    El verdadero primogénito de Galán

    El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán Corredor. Ese hijo fue producto del amorío que(...)

  • Entretenimiento

    Mucho más que tetas

    La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana anunció el fin de esta publicación en una(...)

  • Vida

    Directorio de productores campesinos

    La intermediación es el cuello de botella para los campesinos. Esa figura pensada para llevar los productos hacía las(...)

  • Entretenimiento

    No hay nada como el papel

    Por estos días vi 'The Post' (2017), una película ambientada en 1970, dirigida por Steeven Spielberg y protagonizada por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde el inicio de la campaña electoral en Estados Unidos, Donald(...)

2

Creo en Dios todos los días, en el poder inagotable de(...)

3

Las cvt son diferentes a las automáticas tradicionales. La técnica permite(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Usted señor Rivera escribe que está de acuerdo con Sansonbatalla, en que los que no estuvimos a favor del esperpento de acuerdo firmado con las farc, somos unos trogloditas violentos, miento?, está o no está de acuerdo con él?
    Obviamente había que ceder y tragarse algunos sapos en la negociación con las farc pero no de una forma desvergonzada, donde se premió al victimario. Y los hechos son contundentes, no ha habido ni castigo ni reparación. Y ni que decir de la creación de la Jep, hecha a medida de las farc, que solo ha servido para salvar a narcos como Santrich y ahora a corruptos como Musa Besaile.
    Y un gran culpable de ésto es De la Calle. De gran estadista no ha tenido ni tiene nada. Es inteligente y está preparado? sí, pero fue pusilánime en la negociación y se dejo manipular por un personaje tan nefasto como lo es JM Santos.

  2. Como estaremos de mal, que para el señor Rivera y para Sansonbatalla, los trogloditas violentos son los que criticamos un pésimo acuerdo y no los criminales que se han burlado de las víctimas, que no las han reparado, que muchos siguieron con sus actividades delictivas y que nos dejaron de herencia sus propias disidencias. Brillantes!

  3. sansonbattalla

    A de la Calle los trogloditas violentos que habitan este hermoso país nunca le perdonarán haber liderado un proceso que permitió la desmovilización del guerrilla más antigua del continente.

  4. jairoalberto348272

    Muy buena su apreciacion sobre de la calle es inteligente ,es buen orador ,conversador,pero supo lo de Samper, salio cuando comenzo la investigacion, los seres humanos somos soberbios y si el varon de varones dijo le doy en la cara m–.´porque el farcsantos podia contestar ,por que me da la gana » se les olvida , bueno como llamamos a los traidores ,la respuesta de la constructora brasileña ,y esa paz de que es de papel y burocracia, cuanto se gastaron , donde esta la reparacion , y ese esperpento de la Jep que es ?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar