Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando uno empieza a trabajar ochos horas diarias detrás de un computador, cinco días a la semana, es imposible dejar de notar el aumento excesivo de masa corporal en el abdomen. Sí, entre más se gana experiencia laboral, también se gana más barriga.

Y como ante todo la vanidad, hay que buscar soluciones para no perder del todo ese cuerpo atlético que uno tenía de estudiante.

Madrugar dos horas más de lo habitual para ir al parque a trotar, una opción, pero no me convence del todo. Me gana la pereza. Ir en bici al trabajo puede ser, pero en las noches podría ser peligroso llegar a mi barrio. Ir al gimnasio en las noches tampoco es una buena idea, porque después de trabajar es sano para la mente ir a beber cerveza o a cine, ya lo sabemos.

De tanto dar vueltas en mi cabeza, encontré la solución perfecta a mis problemas y además muy económica:

Son las seis de la mañana y ya estaba preparado para una eventual jornada deportiva camino al trabajo. No crean que me volví un deportista de alto nivel, simplemente voy a coger un bus.

Todo inició cuando, en la avenida con un frío bárbaro, me paré con la esperanza de que un bus me recogiera – fui hasta optimista y esperé que llevara puestos- para ir a trabajar.

Creo que los conductores son maldadosos y paran varios metros adelante con el fin de que uno saque ese Usain Bolt que lleva adentro para lograr alcanzarlo antes de que ponga en marcha de nuevo el vehículo.

Y en una jugada triste del destino, y obviamente de la malicia del conductor, cuando uno está a treinta centímetros de la puerta, este arranca y deja el polvero. Después de varios intentos, quién le gana a uno en los 100 metros planos. ¿Quién?

Ya exhausto, me tocó detectar a una mujer que fuera para donde yo iba y me le acerqué a un metro. Si lo hacía más, ella podría pensar que la iba a robar y esa no era la idea. Cuando ella sacó la mano para parar el bus, me quedé tranquilo y esperé que el vehículo se detuviera a recogerla. En ese instante corrí lo que más pude y me subí junto a ella.

Sin embargo, ese fue solo el calentamiento, ya dentro del bus la cosa se puso mejor. Los constantes frenos y arrancadas del vehículo me ayudaron a tonificar brazos y piernas de la fuerza que me tocó hacer para no caerme o para no terminar encima del que iba sentado.

También ejercité la espalda y le hice estiramientos: esto pasó cuando un hombre intentó pasar detrás de mí y ninguno de los dos quería que ninguna parte de nuestros cuerpos se llegaran siquiera rozar. Las maromas y cómo doblé el cuerpo para que eso no sucediera no las hace ni un experto en yoga.

También logré ejercitar la mente: estar pendiente y analizar quién de los que van sentados, en un radio de un metro, puede o tiene intenciones de bajarse. Ayuda para la concentración.

Pero si creen que todo es esfuerzo, pues no, también montar en bus tiene su recompensa: nada más relajante que un sauna. Ese vapor que libera toxinas y ayuda a mejorar la circulación lo puedo disfrutar por tan solo 1.500 pesos en horas pico.

El sudor de la gente mezclado con perfumes de todos los olores y precios se combinan para crear un ambiente perfecto, ya que quienes van sentados nunca, óigase bien: NUNCA, abren las ventanas. Bueno, los perfumes se pueden sentir en la mañana. En la tarde los olores cambian radicalmente y son un poco más fuertes, más humanos, por llamarlo de alguna manera.

Además, cuando está lloviendo esta experiencia puede ser mucho más valiosa, puesto que el vehículo en su interior se pone mucho más caliente de lo normal y se pasa de estar en un sauna a un temazcal, esa tradición de la medicina natural en la que ‘vuelves a nacer’.

Así que si eres uno de los míos y aparte de que montas en servicio público a diario vives en los extremos de la ciudad, mira el vaso medio lleno y ejercítate mientras desperdicias dos horas diarias de tu vida en un bus.

Fernando Castañeda
@Stalkista

Lea también: ¿Sin trabajo? Tranquilo: decálogo de un desocupado

Blog original: http://elescribista.blogspot.com

(Visited 206 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social con experiencia en el periodismo digital. Hincha del glorioso Independiente Santa Fe y rumbero hasta el cansancio. @stalkista

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El covid-19 ha sido el tema más hablado, informado y controvertido(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar