Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En 1998, el historiador de la Universidad de Oxford, Alan Knight, elevó una dura crítica al funeral que unos académicos le celebraban al “populismo”. Los especialistas de la ciencia política no alcanzaron un consenso teórico sobre su significado. Con todo, empujaron al “populismo” por la puerta de atrás sin mucho ritualismo. Las décadas posteriores han probado que el estilo político pervive como una gran ballena atracada en las playas de América.

No vale la pena discutir sus muchos matices, estilos y precedentes tanto en la América hispana, los Estados Unidos y Europa.  El populismo es un estilo político caracterizado por la afinidad entre los líderes políticos y el pueblo. Todo en esa definición es vago. Pero hay rasgos identificables. Gaitán, por ejemplo, fue un gran populista: “Yo no soy un hombre, soy un pueblo”. Tampoco fue único en su estilo: fue un campeón del populismo junto a Perón y Cárdenas.

Estos populistas se han apoyado en distintas instituciones a lo largo del tiempo: partidos políticos, sindicatos, iglesias, pueblos, cabildos, etc. Así que podemos decir que el populismo no vive por fuera de las instituciones, no es necesariamente anti-institucional, pero no hay duda que requiere de un líder carismático. Podemos mencionar a Uribe y a Petro, cuyas bases sociales han interesado menos a sus críticos. Me preocupa que este populismo pretenda sobrevivir por fuera de los partidos políticos. Retornamos al siglo XIX, con su sistema notabiliario de lealtades personales que no puede funcionar sin el clientelismo. ¿Es creíble que quiénes pretenden combatir la corrupción y el clientelismo puedan cumplir sus promesas cuando lanzan sus candidaturas por fuera de los partidos políticos? ¿Un presidente sin una coalición definida y disciplinada a merced de los poderes regionales puede romper esta rueda perversa?

La desinstitucionalización es uno de los problemas del país y de algunos populismos. Otro puede ser el chauvinismo religioso. Quizás lo más preocupante sea el discurso de “ellos contra nosotros” tanto en su versión del proceso de paz como de “el pueblo” contra las “élites políticas”, “los pobres” contra los “ricos”, o los “cristianos contra los ateos”. Esta demagogia no es originaria de estas tierras. Nació en Europa y tuvo exponentes altísimos en el género. Es importante recordar un paralelo.

En la historia de Inglaterra los populistas de derecha como de izquierda han pululado. La sociedad inglesa desde siempre fue mucho más compleja que el simple “ellos contra nosotros”. La lección importante es que los políticos no tenían un visión precisa de cómo medir con precisión los cambios sociales. Lloyd George, el gran reformista inglés de principios del siglo XX, no fue un revolucionario bolchevique aun cuando habló de “dos mundos” que nunca se tocaban, así como el muy conservador Lord Salisbury discurrió acerca de “ellos contra nosotros”. No obstante, esta polaridad no era real. Los partidos ingleses fueron multiclasistas y la deferencia de sus capas más pobres siguió siendo palpable en el apoyo al partido Tory. El discurso populista inglés tiene una longevidad de tres siglos. Empezó visiblemente con la revolución francesa, siguió con la industrialización, la debacle del liberalismo entre las guerras mundiales y fue retomado por Margaret Thatcher. Lo que quiero señalar de la sociedad inglesa, que supo reformarse a sí misma pacíficamente, es que tardó tres siglos en derruir el poder del viejo orden aristocrático. A pesar del discurso, ningún reformista logró dar el hachazo que derrumbó el bosque. Se necesitaron varios pasos, varios populistas, para llevar a cabo una verdadera revolución social. Los Lords ingleses se quejaron de la consolidación de las clases medias en 1850. ¡Mentiras! Fue una estrategia retórica para mantener su poder y el viejo mundo jerárquico, que seguiría portentoso hasta 1918.

Knight tenía razón en 1998. El populismo ha vuelto a entrar por la gran puerta en la América hispana. Santos fue todo menos un populista. Quizás ese fue su talón de Aquiles en este tiempo. Colombia necesita una revolución social. Pero quiero recordar dos cosas: las grandes reformas sociales en otros rincones del mundo han sido implantadas por populistas que movilizaron la mayoría de los grupos sociales alrededor de alguna consigna. Por otro lado, necesitaron tiempo para llevarlas a cabo cuando no se trató de revoluciones sangrientas. En la historia no existen teleologías. El caso inglés supone otro mundo comparado con el nuestro. Y sin embargo, demuestra que no existen transformaciones mágicas e instantáneas a menos que deseemos una revolución bolchevique, cubana, chavista o maoísta. Los resultados de estas últimas, como se ha visto, han sido sangrientas y tan desiguales que no pueden servir de receta. La entrega de las armas, por fortuna, ha desdibujado esta posibilidad.

En los formatos actuales de las campañas políticas, con su ligereza y mercadeo de las emociones, parece difícil escapar al discurso populista a menos de quedar rezagado. Cuidémonos entonces en las próximas elecciones de los populistas que quieren oponer “ellos contra nosotros” en todas sus formas extremas, o de quienes prometen con una varita mágica poner el mundo al revés.

 

 

 

 

 

(Visited 123 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Candidato a DPhil en Historia de la Universidad de Oxford. He trabajado de investigador del Centro de Estudios en Historia (CEHIS) de la Universidad Externado de Colombia y de asistente de investigación del Centro de Estudios Latinoamericanos, St. Antony’s College, Universidad de Oxford.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    El sabio Godelier

    Es inútil decirle al lector lo mucho que he aprendido con los libros de Godelier pero es importante recordarle, o(...)

  • Colombia

    Kissinger el idealista

    Escribir sobre Kissinger siempre levantará polvaredas de polémica. No ha sido, desde luego, un hombre común, pero suelen olvidarse los(...)

  • Colombia

    El futuro del Archivo de Paz y Guerra

    Son famosas las palabras de W. Churchill durante la segunda guerra mundial: “Dejaré que la historia se encargue del pasado,(...)

  • Entretenimiento

    Joya de la radio pública británica

    La joya en cuestión se llama “Discos de la Isla Desierta” [Desert Island Discs] de la BBC Radio 4. Este(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

La influencia social es la capacidad que tienen algunas personas, conocidas como(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar