Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En el camino que conduce a Jerusalén, hallamos a Jesús y a sus discípulos saliendo al encuentro de María Magdalena y Lázaro. Todos recordarán a Lázaro. Jesús ya había ejecutado uno de sus milagros cuando logró que él se levantara de entre los muertos. En este caso el milagro no se trató únicamente de una violación de la ley natural, como lo alcanzó a entender John Locke. La resurrección de Lázaro fue la obra del Mesías, del Hijo de Dios, y no de un simple mago.

Este reencuentro con Lázaro debió recordarle su naturaleza divina, pero Jesús fue invadido por un súbito instante de angustia. Él sabía que caminaba hacia su propia muerte. Angustiado, se dirigió a Dios diciéndole: “Ahora mi alma está apesadumbrada. Qué habré de decir, Padre, ¿sálvame?”.  Jesús contestó a sí mismo. “No, es por esta razón que he venido. Padre, santificado sea tu nombre”. Del cielo se escuchó una voz: “Lo he santificado y lo santificaré de nuevo”.

Las voces que retumban del cielo son extremadamente raras, de acuerdo a los teólogos. Aquella voz confirmó de nuevo que Jesús es el Hijo de Dios, Emmanuel, como también había sido el caso en su bautismo. Cerca de la casa de María Magdalena y Lázaro, la gente escuchó esta voz sin comprenderla. Jesús les explicó que la voz no acudió en socorro suyo sino en el de ellos. Dios habló para recordarle al mundo de su existencia en los momentos de pesadumbre.

Pero ¿cuál es el nombre que Dios ha santificado y santificará? “Yo soy el que Soy”, el mismo que Moisés comunicó a los israelitas. Jesús se identificó con El que ha sido, Es y Será. Este nombre en hebreo, Yahvé, significa algo distinto: “Yo estaré en el pasado, en el presente y para siempre”. La distinción es importante.

Jesús enfrentó un camino difícil hacia la cruz. Un viaje de 40 días, cifra que simboliza el número de semanas de gestación humana. Todos marchamos hacia nuestro Jerusalén. Todos cargamos nuestra pesada cruz, que a veces se aligera con los años, con la sabiduría y con el amor. La vida es un viaje, como también lo fue para Ulises, Dante, el Quijote y el pilluelo de Kim. De algún modo, ya está trazado y sólo queda recorrerlo. Jesús se sintió abandonado más de una vez pero sabía que su vida tenía sentido porque conducía a la muerte. El viaje a la cruz era la travesía hacia una nueva vida. Allí donde terminan las dudas empieza la fe.  “Yo soy el que Soy” quiere decir en realidad “Yo estoy y estaré contigo ayer, hoy y siempre”.

 

(Visited 260 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Candidato a DPhil en Historia de la Universidad de Oxford. He trabajado de investigador del Centro de Estudios en Historia (CEHIS) de la Universidad Externado de Colombia y de asistente de investigación del Centro de Estudios Latinoamericanos, St. Antony’s College, Universidad de Oxford.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    El nombre de Dios y la cuaresma

    En el camino que conduce a Jerusalén, hallamos a Jesús y a sus discípulos saliendo al encuentro de María(...)

  • Mundo

    El indio acerca de dios

    El hombre común, por ser quizás común, opina que habitamos un mundo rodeado de gentes extrañas. Lo cree hoy(...)

  • Opinión

    Para una historia del municipio de nuestra América

    Entre los muchos papeles acumulados en el archivo del presidente Eduardo Santos, una carta de un político liberal cubano(...)

  • Mundo

    Vistazo a la jerarquía en Oxford

    La Universidad de Oxford es una federación de colleges (colegios) prestigiosos, la inmensa mayoría de ellos con su tradición(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Hace unos años ningún colombiano hablaba de visitar esta isla del(...)

3

El municipio de Ricaurte, Cundinamarca, es al que más cédulas le(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar