Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: El hombre in-culto

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El Engaño del Siglo (Reino Unido- Francia), película dirigida por Stephen Frears, detalla la historia triunfal y a la vez mentirosa del ciclista Lance Armstrong. Como pieza histórica es rotunda y en su actuación protagónica es muy convincente.

La vi sin pestañear. Aun sabiendo que el desenlace revelaría la forma en que el pedalista estadounidense se dopó sistemáticamente, entre 1999 y el 2005, para ganar siete tours de Francia, y cómo caería en su mentira en el 2011, la tensión narrativa goza de muy buen manejo y mantiene al espectador con la necesidad de querer saber más detalles de lo sucedido.

La historia avanza en orden cronológico y permite que en principio el público se conmueva con Armstrong, al verlo superar un cáncer testicular y salir de él para convertirse en campeón, el que parecía el mejor de todos los tiempos. A la vez uno llega a conmoverse y a sentir que el personaje hace lo correcto al tratar de ganar cueste lo que cueste, pues no cualquiera sale de una enfermedad tan agresiva y avanza contra todo pronóstico.

Si a lo anterior le agregamos que el tipo crea Livestrong, una fundación para el estudio del cáncer, con énfasis en la ayuda a los niños, no parece que estemos ante menos que un héroe contemporáneo. Pero no. Todo se mancha cuando presenciamos el funcionamiento de El Programa, lo que ha sido denominado como el más sofisticado y sistemático modelo de doping en la historia del deporte moderno. Y el papel del ‘gringo’, gracias a las investigaciones de un obstinado periodista, no se ve como el de un participante secundario sino como aquel que lidera e incita a sus compañeros de escuadra a usar sustancias y métodos prohibidos: goza pasándose las reglas por la faja.

Ben Foster, el actor que representa a Armstrong, formidable. Se hace querer y también odiar, porque el guion cuenta con la facultad de revelar al personaje en múltiples facetas, hasta llevarlo a la arrogancia absoluta, hasta el punto en que ya no se puede bajar del bus de la victoria, porque su ego es quien lo domina.

En el aparte estético, El Engaño del Siglo (o The Program) cumple con suficiencia su propósito. En verdad nos sentimos en la ronda gala de principios del siglo XXI y los míticos ascensos a los Alpes son tan bien recreados que a veces parecen piezas documentales. Muy bien lograda en ese punto.

Justo ahora que Colombia vive años de glorias ciclísticas (Nairo Quintana, Esteban Chaves, Rigoberto Urán, Miguel Ángel López y demás escarabajos) bien vale la pena ver esta película, que a la vez nos deja percibir el sufrimiento que implica la disciplina del pedal. Es también una oportunidad para recordar que ganar no siempre es bueno, al menos si no se hace con honestidad.

En Twitter @felipemotoa 

(Visited 658 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Cronista en EL TIEMPO. Gustoso de las narraciones escritas y audiovisuales. Las palabras no se las lleva el viento.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar