Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Quiero sacarle un poco más el jugo al discurso de Emma Watson que alabado y criticado se volvió tema en las redes sociales. Alabado por, entre otras cosas, “incluir” o invitar a los hombres a participar en las cuestiones feministas y por su sinceridad al hablar desde sus experiencias, por ejemplo, cómo fue sexualizada desde muy joven y se interesó poco a poco por el feminismo. Criticado por ser, de nuevo, la reproducción de la versión del feminismo desde un lugar privilegiado específico: mujer, blanca, de élite, europea, que no reconoce o lo hace con cierta superficialidad, la inequidad REAL de ser mujer con otra etiqueta racial (negra, asiática, latina), en otros lugares geográficos, migrante, de diferente opción sexual, etc. Eso, si me quedo sólo en la cuestión de las mujeres, porque el discurso no incluyó otros géneros o trans-géneros en los cuales las formas de ser femeninos o masculinos o feminidades y masculinidades son distintas.

A mí me gustó el discurso de Watson, no porque me supiera distinto diciéndome cosas nuevas, sino porque su sabor me fue muy familiar, me sentí identificada con su historia. Me gustaron también las críticas que fueron surgiendo de mujeres feministas negras norteamericanas por ejemplo, porque me recordaron que hay diversas interpretaciones, experiencias y opiniones. Ella misma, su discurso, las reacciones, se me presentaron como ejemplo de un trasegar propio del feminismo como tal. Las tensiones entre el discurso o eso que se dice o nos decimos, las interpretaciones y las experiencias tan propias, tan subjetivas, que todo el tiempo me recuerdan que el feminismo no es uno solo, que es un recorrido, una postura que se va construyendo, revisando, variando, replanteando.

Tania, amiga y maestra, lo explicaba muy bien cuando yo era estudiante de Maestría. Con las imprecisiones de la memoria, recuerdo cómo explicaba que hay diferentes feminismos o versiones de éste que tuvieron más fuerza en momentos específicos, pero que no han “terminado” sino que se encuentran y replantean con nuevas posturas.  El feminismo de igualdad cuya bandera fueron los derechos civiles para las mujeres pero tomando como referencia el ser “igual” a los hombres. El feminismo de la diferencia que revisa este aspecto y reivindica que no hay “mujer” sino “mujeres”. O el post-feminismo que separa el género del sexo y las opciones sexuales, y se pregunta por las feminidades y masculinidades que cada cual “performa”, abusando del anglicismo muy común en estos temas, o pone en escena en sus relaciones.

Parece que fuera una pelea eterna pero no. Es revisión, es crítica, ¡es ser flexible! Y esa es la parte más difícil porque es un asunto de poder. Peor, de renunciar a un poco de este al autocuestionarses, ¡es complicado! Sobre todo en este mundo occidental donde, hay que decirlo sin intención de herir susceptibilidades, el punto de vista masculino dominante (menos mal no es el único) niega la posibilidad de la equivocación, la revisión, que se ven como inseguras, inestables, negativas. Pero además de esa flexibilidad, la disposición al diálogo es imprescindible, el manejo de las relaciones, el “me pongo en los zapatos del otro”. Porque hasta las más reconocidas feministas a quienes admiro y respeto, han “pecado” por su inflexibilidad.

El tema de mujeres y género siempre ha sido ácido. Frente a alguna manifestación siempre hay debate, apoyo, críticas. Yo soy feminista. Si se le quiere poner una etiqueta al lugar desde donde hablo. Tengo también un poco de post-feminista, siguiendo con las etiquetas, y voy mezclando posturas en mi sabrosa bebida existencial. Aquí le presento, apreciado lector, lectora o lectores, unos ingredientes para que se animen a pensar los temas relacionados con las mujeres y los géneros, más allá de las versiones que predominan en los medios masivos de comunicación o las conversaciones superficiales.

@caroroatta

(Visited 169 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, editora audiovisual y Activista #ProVida #ProDiversidad #EnfermedadesRaras #WilsonDisease #MaladieWilson

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Amazonía: ¿Cómo conservar el conocimiento indígena ?

    Un estudio de la Universidad Javeriana (28 de enero) evaluó los cambios del conocimiento ecológico tradicional (TEK por sus(...)

  • Vida

    A Colombia le falta tristeza

    A Colombia le falta tristeza, de esa que paraliza ante la perdida de un ser querido. De esa que(...)

  • Colombia

    Abstención de abstenerse

    La Historia lo ha demostrado: "De tout temps la politique a été la science de l'absurdité", desde siempre, la política(...)

  • Vida

    Escenas en femenino

    I «¡Quiero cogerle esas teticas!», le gritó el hombre desde un camión. ¿Teticas?, se dijo, mientras miraba su pecho.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

3

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. “que cada cual performa ” bueno el feminismo no te da la autoridad para escribir barbarismo. Y recuerda que Cantinflas era hombre; así que hay pocas mujeres cantinflescas, o chinchosas. A no ser que ese uso rebuscado, cantinflesco del lenguaje lo utilices para conseguir igualdad 🙂

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar