Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Esta semana tuve una sensación muy particular frente a la ola de indignación por el horrible asesinato de niños en Caquetá. Es un hecho que me deja sin palabras, que rechazo totalmente y me plantea preguntas muy profundas sobre nuestra humanidad, como ocurre con todo atentado a la vida en cualquier latitud.

Sin embargo, sentí un molesto reclamo en las comparaciones con la movilización alrededor de los asesinatos de Charlie Hebdo en las redes y las críticas a aquellas personas que son, en apariencia, indiferentes. Decidí escribir sobre eso ya que es un interesante ejemplo coyuntural del esnobismo, propio del elitismo que caracteriza nuestra idiosincrasia.

La Real Academia de la Lengua Española define el esnob como “persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos”. Distinción que hoy se asocia también a las formas de indignación, cómo si hubiera sólo una forma o, más inquietante aún, cómo si el hecho de manifestar la indignación constituyera la solución del problema.

Esnobismo que subyace una dualidad problemática: que hay unos que hacen las cosas bien y otros que no, unos que “saben” como indignarse “correctamente” y otros que no porque, como leí en algunos memes, “están pendientes de James o Miss Universo”. Esnobismo que sustenta también una idea elitista del orden, donde el sistema favorece a una minoría rectora que para el caso, “sabe de verdadera indignación”, si me permiten el tono sarcástico.

Me pregunto entonces si no caemos de nuevo en la misma dualidad que justifica actos tan atroces como los que denunciamos. Dualidad que subordina o anula al otro o la otra porque es diferente a nosotros, bien sea en el plano simbólico o en la desgarradora realidad de la violencia. Guardando las debidas proporciones, por supuesto.

¿Cómo actuar entonces? Sobre todo, para trascender la indignación puramente emotiva y generar mensajes más constructivos, más allá de pedirle a los otros que piensen o actúen como nosotros en medio de nuestra válida angustia.

Una de mis expresiones favoritas es “tomar distancia”. Nada mejor que tomarse un tiempo para reflexionar, analizar, considerar o elaborar las opiniones y, sobre todo, las acciones. Y qué mejor que hacerlo en todos los escenarios de la vida, “tomar distancia” de sí mismo y de los otros en lo personal y de los acontecimientos, en lo público, en estos tiempos de inmediatez mediática dónde todo el mundo cree que puede opinar sobre todo, todas y todos.

Tal vez así la vida en redes pueda ser más llevadera para aquellos que son muy sensibles ante la injusticia y quieren evidenciarlo todo el tiempo o para quienes son indiferentes. Cada quien en su cuento sin agresiones.

@caroroatta

Le invito a leer mis poemas aquí

Y a conocer algunas memorias sobre mi enfermedad aquí

ACLARACIÓN: No recibo ninguna retribución económica o de otro tipo por parte de El Tiempo u otra organización por la escritura de este blog. Las opiniones aquí expresadas son personales.

(Visited 374 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, editora audiovisual y Activista #ProVida #ProDiversidad #EnfermedadesRaras #WilsonDisease #MaladieWilson

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Amazonía: ¿Cómo conservar el conocimiento indígena ?

    Un estudio de la Universidad Javeriana (28 de enero) evaluó los cambios del conocimiento ecológico tradicional (TEK por sus(...)

  • Vida

    A Colombia le falta tristeza

    A Colombia le falta tristeza, de esa que paraliza ante la perdida de un ser querido. De esa que(...)

  • Colombia

    Abstención de abstenerse

    La Historia lo ha demostrado: "De tout temps la politique a été la science de l'absurdité", desde siempre, la política(...)

  • Vida

    Escenas en femenino

    I «¡Quiero cogerle esas teticas!», le gritó el hombre desde un camión. ¿Teticas?, se dijo, mientras miraba su pecho.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Por: Libardo Aldana  Si algo ha enseñado la pandemia del covid-19,(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar