Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“En Colombia uno trabaja para pagar deudas, aquí no”, concluyó mi madre con su sabiduría cotidiana siempre tan iluminadora para mis escritos. Eran casi las 11 de la mañana de un día festivo en nuestra casa en los suburbios de París y conversábamos durante el desayuno acerca de nuestras impresiones de familia recién llegada a un país extraño.

La noche anterior había hablado por teléfono con varios amigos y amigas en Bogotá, y les contaba a mis padres la extraña sensación que había experimentado en las conversaciones. Con un intercambio mínimo sobre el estado de sus vidas laborales, afectivas y espirituales sentí un acelere y un afán de control en sus relatos con los que me sentí plenamente identificada. Pero me impactó más la toma de consciencia de que, para mí, poco a poco éstos han desaparecido.

Quise ponerlo a consideración en nuestro comedor, porque me negaba a quedarme con mi primera reacción, algo cargada de culpa, de que esta ansiedad había desaparecido simplemente porque soy privilegiada y tuve la oportunidad de venir a Europa como ciudadana, sin experimentar la migración con la misma violencia que lo hacen otros y otras – aunque cabe aclarar que incluso desde el privilegio, la experiencia es impactante y transformadora -.

SAM_2178

Valiente, 2015.

Entonces, a buena hora, en la charla surgieron otras razones desde la comparación inevitable: La primera tiene que ver con un conjunto curioso de leyes y prácticas que en cierta forma “nos protegen de nosotros mismos y de nuestros deseos”, -mi interpretación menos trágica de la “sociedad de control” de la que habla Michel Foucault, el muy leído y citado filósofo francés-.

Dos ejemplos de este “Estado de Bienestar”, llamado también así en otros campos. Aquí, no existen las tarjetas de crédito… en las cuentas bancarias hay una especie de tope de sobregiro, es decir, que si un día no hay dinero para un pago, el banco presta el monto por un tiempo corto mientras el cliente recoge el sobregiro. Algo parecido a lo que ocurre con las cuentas corrientes en Colombia, que sólo usan ciertos sectores sociales mientras que acá es generalizado.

¿Qué quiere decir eso? No me adentraré en minucias financieras porque no conozco del tema. Lo veo desde lo cultural más bien, para afirmar algo simple: aquí no le permiten endeudarse (fácilmente, digamos). Los entusiastas del liberalismo podrían ver esto como una constricción que limita las opciones de progreso individual en la sociedad de consumo. Sí, puede ser, pero a mi parecer, las implicaciones culturales son más interesantes y enriquecedoras.

Miremos Colombia, por ejemplo, allí cada vez es más común que personas con el salario mínimo accedan a préstamos. La publicidad de bancos, supermercados y empresas de energía nos dicen todo el tiempo: “¡endéudate con nosotros!”, “¡aunque ganes poco, ahora es posible!”.

Y entonces todos nos comemos el cuento y compramos lo que siempre quisimos, viajamos al lugar de nuestros sueños y convivimos con la ansiedad de pagar las cuotas mensuales así no haya para comer o los cobradores estén al acecho. Eso le da muy poco espacio a la tranquilidad y la convivencia y muchísimo a la ansiedad y el afán de supervivencia.

No digo que sea “malo” pero definitivamente esas ansias de obtener todo lo que soñamos – o nos hacen soñar – se instala en el inconsciente, en la cultura y creemos que podemos tenerlo todo, controlarlo todo, planearlo todo porque “¡Todo es posible!” (con o sin plata).

Y no. No desde ese lugar de las carreras, los afanes y las ideas instaladas de progreso. Algo fallará por simple equilibrio existencial, ya que es sólo en las crisis grandes o pequeñas que las sociedades, las familias, los seres humanos, aprenden y avanzan.

Sí, sí, aquí y allá hay contraejemplos, este es solo un blog y no vamos a caer en el error de generalizar sin argumentos. Pero, volviendo a las palabras de mi madre, el contraste cultural se siente, en especial porque sin ese bombardeo, de pronto uno se siente más tranquilo haciendo nada y sin comprar más de lo necesario. Aquí mi segundo ejemplo, los centros comerciales NO ABREN LOS DOMINGOS. Se imaginarán el impacto…

Y sí, ese Estado de Bienestar tiene sus fallas, sino no habría crisis europea, proyectos de ley en Francia que quieren que los comercios abran los domingos para enfrentar el desempleo, derechización y xenofobia porque muchos creen desde el miedo y la ignorancia que “la culpa es de los inmigrantes”, y la lista sigue.

Y sí, se ha visto que la sociedad de control se vuelve contra sí misma, creando individuos perezosos y conformistas que creen que el Estado debe solucionarles todo cuando la vida es tan compleja que necesita mucho más que eso, sino ¿cómo sobreviven su día a día los millones de habitantes de los países como Colombia donde la presencia del Estado es nula o corrupta en gran parte del territorio? Algo debe pasar en esas mentes y hogares que impulsa el día a día…

Las charlas en el desayuno se han vuelto el espacio familiar donde socializamos nuestras inquietudes y más allá de los libros leídos, es allí, en el compartir la sabiduría cotidiana de todos, mi madre con su calma, las angustias y aceleres de mi padre, la juventud de mi hermana, donde he ido encontrando algunas respuestas a tan inmensa pregunta.

Hoy fue esta constatación con respecto a nuestra relación con las deudas y el consumo. Y vendrán otras, que les compartiré con gusto, apreciadas lectoras y lectores. Espero les enriquezcan, en el sentido “no-material”, por supuesto, hay que ser consecuentes. Hasta pronto.

@caroroatta

Le invito a leer mis poemas aquí

Y a conocer algunas memorias sobre mi enfermedad aquí

ACLARACIÓN: No recibo ninguna retribución económica o de otro tipo por parte de El Tiempo u otra organización por la escritura de este blog. Las opiniones aquí expresadas son personales.

(Visited 139 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Aquí soy Carolina Gelatina, temblorosa por la rara Enfermedad de Wilson. Mujer, creadora, maestra, yogui y orgullosamente extraña. #CarolinaGelatina #DulcePoetica

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Escenas en femenino

    I «¡Quiero cogerle esas teticas!», le gritó el hombre desde un camión. ¿Teticas?, se dijo, mientras miraba su pecho. Tenía(...)

  • Vida

    Me ves pero no me miras

    “¿Dónde están mis gafas?”, gritaba el papá de Camila, mientras recorría la casa apurado por enésima vez esa semana antes de(...)

  • Colombia

    Chocó To Dance: un “bailao” al estereotipo

    Cuénteme una cosa apreciado lector o lectora, si usted va caminando por la calle desprevenido y le preguntan: “¿qué es(...)

  • Opinión

    Una colombiana en París el 13/11

    Entre las muchas cosas perturbadoras de los atentados en Paris este 13 de noviembre, me impactó la evolución de mis reacciones(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aprender sobre marketing digital con los mejores es posible y sin tener(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. diana543307

    Me encantaron tu artículo y tu redacción. Pienso que una de las razones por las cuales nuestro país ha sido uno de los mas desiguales del mundo es justamente porque ciertos sectores, con el objetivo de conseguir jugosos ingresos, se aprovechan de la ignorancia financiera de la gran mayoria. También porque las personas anteponen la emoción a la razón y facilmente caen en la trampa de creer, como dices en tu escrito “que podemos tenerlo todo, controlarlo todo, planearlo todo porque “¡Todo es posible!” (con o sin plata).” Los estratos más bajos deben endeudarse para poder sobrevivir porque la plata que ganan no les alcanza, (así parezca increíble hay muchísimas personas en Colombia que ni siquiera ganan un salario mínimo), pero como en el sistema financiero colombiano no hay cabida para el que no tenga dinero, se ven obligados a conseguirlo a través de personas inescrupulosas y malintencionadas, convirtiendo los problemas de desigualdad y de violencia en un círculo vicioso que parece no tener fin.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar