Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace un par de meses me monté en una avioneta que tenía un sistema de pago inusual, pero de una lógica absoluta: me cobraron según mi peso. Pesé 76 kilos y pagué 440 mil pesos. Llegué a mi destino, estuve cuatro días en una lancha, de 6 a. m. a 6 p. m., comiendo comida fría bajo la lluvia eterna del Chocó. Para el regreso, me volví a subir a la balanza y pesé 72 kilos. Al regresar a mi casa y a la oficina y volver a ver a la gente que me ve todos los días, nadie podía creer lo gordo que me veía. “Llegaste muy gordo”, me decían, sin saber que había perdido un kilo por día de lancha.

Algo más raro me pasó mucho antes, hace seis meses. Viajé a España, al País Vasco y a Cataluña, y me propuse a comer lo que me diera la gana. Y así fue: gambas, tres o cuatro cervezas por día, foie gras. Un día, en Bilbao, pedí cinco platos, uno tras otro, en Rio-Oja, que se convirtió en mi restaurante favorito del mundo entero: pies de ministros, cigalas, escargots, foie y bacalao. Y un bloque de helado en una copa de whisky. Y cinco o seis vasos de sidra. Al regresar a Bogotá, la gente no podía creer lo gordo que estaba, mientras que yo, en silencio, celebraba que le había ganado un hueco al cinturón. ¿Qué creo que pasó? Que por comerme unos almuerzos dignos del imperio romano, en la noche me comía un pedazo de jamón, un gazpacho o nada en absoluto, además que las maratónicas caminatas de turista debieron surtir algún efecto.

Por eso, llevo varios meses pensando que, en efecto, la gordura es una enfermedad mental, no del gordo en cuestión, sino de la gente en general, que al no tener otra cosa que decir, dicen estupideces como “qué gordo estás”, cuando, en realidad, se me están cayendo los pantalones. Y no es que subestime los problemas y los malos hábitos alimenticios, pero creo que ya nos pasamos de la raya, porque una cosa es estar con veinte kilos de sobrepeso, y otra es que tengamos un peso normal, pero todos nos vean gordos, como anoréxicas.

Yo mido 1.78 m de altura, y tendría sobrepeso si llegara a los 80 kilos. Hoy peso 72 kilos, pero todo el mundo me quiere enviar al quirófano. Por eso la gordura es una enfermedad mental hoy en día: el temor que le tenemos deformó la realidad. El mundo ya no es como antes. Vivimos con miedo, vivir con miedo no es vivir y, además, nos deja vulnerables al imperio de los gimnasios, las pesas, las pastillas, las malteadas y los televentas. El miedo a la gordura es un gran negocio. En pocos años será tan rentable como el narcotráfico, si es que ya no lo es ahora. 

En el mundo actual, cada día tenemos menos cosas de qué hablar. Nos vemos con nuestros amigos a charlar o salir a comer, y no tenemos nada de qué hablar porque ya sabemos hasta cuántas veces fuimos al baño gracias a Facebook o Twitter. Así, lo único que hace la gente hoy es comparar qué tan gordos están sus amigos en comparación al avatar de sus redes sociales, y bueno, tomarse selfies en el ángulo en que más flacos parecen. Así, frente a los profesionales de las selfies, el resto del planeta somos unos marranos. Felices, pero marranos.

“Simón, estás muy gordo, tienes papada”, me dicen tres o cuatro veces por semana, y no sé qué quieren que haga, porque no tengo papada por comer, sino porque mis tías abuelas, mis abuelos y mi papá tienen papada. Así, por más que deje de comer, trote o levante pesas con el mentón, la papada va a seguir ahí, soy un esclavo de mi genética, como las nalgas de Sofía Vergara.

La gordura es, entonces, una epidemia. Y la única cura es que la gente se compre un perro, un gato, un marrano, un pony, un pez, o se consigan un novio, una novia, un amante o un trabajo, para que tengan una vida y dejen de estarle diciendo al mundo “¿qué te pasó? ¿Por qué estás tan gordo?”.

(Visited 1.758 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Simón Posada Tamayo, periodista de la Javeriana. Especiales Pirry, Kien&Ke, Editorial Planeta, SoHo, Bocas, Bacánika y La Hoja. Autor de Las barbies también sueñan con muertos (Norma) y Días de porno (Planeta).

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. una cosa que pocos saben … la grasa pesa menos que el musculo …yo entre al gym pesando 83 kilos y buena barriga … meses despues desaparecio en gran media la barriga y pesaba 90 kilos …

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar