Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: El radio del abuelo

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Me da miedo perder mis fotografías. No hablo de imágenes profesionales sino de las fotos cotidianas, de esas que uno se toma con el celular a cada rato. Simples la mayoría, pero con lo frito que tenemos el cerebro una foto de hace dos días puede ser un tesoro para la memoria.

Por eso me gusta cuando Facebook muestra algunos recuerdos que ya se habían perdido en la cabeza y aunque nos bajoneamos un rato es bueno porque revivimos personas o micromomentos que un día fueron la felicidad absoluta –así hoy solo sean una foto más de los 400 millones que subimos a esta red cada día-.

En mi caso tengo un disco duro con 300 gigas de carpetas que guardan lo mejor de mi vida. Son alrededor de 40 mil archivos que van desde mi traga del colegio, el grado de la universidad y hasta la borrachera del fin de semana pasado. Qué días encontré una foto de mi primer trabajo como periodista, cuando soñaba con ganar el Pulitzer y me removió el corazón. Es lindo ver esas imágenes en las que uno aún conservaba algo de ingenuidad o inocencia frente a lo que vendría después. Entonces noté que en las fotos sonreímos como si los que nos rodean al momento de cerrarse el obturador fuesen a estar con nosotros toda la vida.

No debería estar escribiendo sobre esto. Estoy asustado de lo nostálgico que ando últimamente. No creo que sea culpa de la crisis de los 30, he sido existencialista desde que tengo memoria pero así sobrevivo. A veces trato de ayudarme mirando películas y escuchando canciones que en algún momento me hicieron feliz y funciona en el instante pero después me suelto a llorar como un niño. Y recuerdo todos los traumas infantiles, después los mezclo con los días más felices de mi vida y me vuelvo nada. Recuerdo por ejemplo cuando mis papás nos anunciaron a mi hermano y a mí que se separarían. Esa noche lloré hasta quedarme dormido convencido de que al despertar al día siguiente todo volvería a la normalidad. Pero no funcionó, fue algo así como apagar y prender el televisor esperando que la vida se arreglara.

Hace poco tuve que organizar mis 300 gigas de fotografías y encontré varias imágenes que me derrumbaron, entre esas esta foto con mi uniforme de colegio. Buzo azul oscuro y camisa blanca -salgo  de mal genio porque el fotógrafo pidió quitarme las gafas para que el flash de la cámara no rebotara en mis lentes-. El caso es que me solté a llorar y como vivo solo aproveché para llorar duro y sin pena. Lloré como cuando tenía 8 años y cursaba tercero de primaria. No era un ángel de Dios pero comparado con lo que soy ahora podría decir que en 1994 era uno de los tres niños de Fátima.

Cuando tomaron esta foto era ingenuo e ignoraba lo que somos capaces de hacer los humanos. Era feliz básicamente porque no conocía el amor, la muerte ni la nostalgia.

Lo peor de la nostalgia es eso, extrañarse a uno mismo.

Pitufo1

 

Jorge Jiménez

(Visited 387 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sobreviviente de tres novias santandereanas, catador de dramas cotidianos y fenómeno internacional de la autoayuda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Los trancones de Bucaramanga

    La verdad es que soy un perezoso y lo que menos busco es complicarme la vida. Por eso vivo en(...)

  • Entretenimiento

    Cerrar ciclos

    Todo el mundo habla de cerrar ciclos como si se tratara de cambiar de zapatos cuando terminar con algo o(...)

  • Opinión

    Mis fotografías

    Me da miedo perder mis fotografías. No hablo de imágenes profesionales sino de las fotos cotidianas, de esas que uno(...)

  • Entretenimiento

    Nuestros fracasos

    Hay que aceptarlo: hemos fracasado. No en el sentido definitivo de la existencia pero hay cosas que ya se escaparon(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Por: Diego Laserna @dglaserna La semana pasada discutía en un artículo que para reducir la creciente(...)

3

Algunos dieron por sentado que Pep no podría con el juego de(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar