Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El rollo de hoy

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hacer ejercicio, bajar de peso, dejar de fumar, cambiar de empleo, graduarse y conocer el mar. Estos son solo algunos ejemplos de la larga lista de propósitos que por esta época invaden la cabeza de la gente que quiere saldar deudas con el espíritu. Todos reflejan la(...)

Continuar leyendo

En el momento de escribir esta columna, a mi hijo le falta muy poco para salir de vacaciones. Y recuerdo las pasadas, en las que hizo de todo: salió de Bogotá durante un par de fines de semana, visitó a su prima y a sus amigos y sacó todos los juegos de mesa y las(...)

Continuar leyendo

El año pasado perdí mi inocencia. Mi papá compró dos paquetes de dulces para el Halloween y no abrió ni el primero. Se sentó a esperar a que llegaran los niños disfrazados de brujas, de duendes, de momias, y no apareció nadie. Los dulces se quedaron guardados y yo pensé(...)

Continuar leyendo

Me encanta ir al dentista. Pero no a cualquiera, a MI dentista. La razón es simple: creo que es el único médico en todo el mundo que es puntual. No hablo de puntual “diez minutos tarde”, hablo de puntual a lo inglés. Si uno llega con algo de atraso, él, con una(...)

Continuar leyendo

Advierto, para empezar, que no tengo nada en contra de las celebraciones con rosas de todos los colores, del consabido peluche regalado, de las esquelas melosas que prometen amor eterno, de las cenas románticas a la luz de las velas y del manido broche de Cupido. Insisto: nada(...)

Continuar leyendo

En una serie de televisión mostraron un video perturbador: un aparato les cortaba los picos a los pollos de una granja avícola. Decían en el programa que lo hacían porque los animales estaban tan apeñuscados y sufrían tanto de estrés que se atacaban unos a otros. Por lo(...)

Continuar leyendo

En estos de días de centenarios y bicentenarios de independencia me he puesto a pensar en irme de la casa. A esta tierna edad, me digo, que arribita de los treinta y pico hay que tantear el mundo exterior, correr una aventura, comerse el mundo a dentelladas… me doy vuelta(...)

Continuar leyendo

Hace muchos años, mi restaurante favorito era Le petit bistrot. Me encantaba ir allá a que Madame Colette, una francesa bajita y menuda, me regañara a modo de saludo y luego empujara su carrito de patés hasta mi mesa. Había paté de conejo, de hígado de pollo, tres tipos de(...)

Continuar leyendo

El Día de la madre suele ser una tragedia. Para ser precisos, una tragedia en tres actos. El primer acto comienza unos días antes, cuando hay que decidir qué regalo darle a la mamá. ¿Una cartera negra? Ese fue el regalo del año pasado. ¿Unos zapatos? Todos le tallan. ¿Y(...)

Continuar leyendo

Estamos viejas. Pero no solo yo, sino usted, así tenga ocho años, catorce o noventa. No hay duda. La vejez no se mide en los años, ni siquiera en el espíritu, sino en ir quemando ciertas etapas, alcanzando algunos mojones y pensando que esos momentos en la vida nos han(...)

Continuar leyendo