Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A papá, ese hombre dulce que se evaporó…

En la casa de mi infancia
hubo un jardín con azaleas
moradas, blancas y violetas,
árboles de brevas con sus frutos
dulces y suaves,
peras, durazneros,
matas de rosas con espinas
que rayaban nuestras manos,
sietecueros, pinos, eucaliptos,
enredaderas que remontaban
los muros de ladrillos,
daban curubas con las que mamá
hacía jugos espumosos,
y árboles de moras rojas
e hinchadas que
Carolina, Daniel y yo
comíamos con entusiasmo…

Una fuente reproducía
el murmullo de la vida
en compañía del canto
de copetones y mirlas
que hacían nido sobre
los pinos y eucaliptos
mientras mamá
nos sentaba a leer
o revisaba nuestras tareas…

Roco,
nuestro bóxer ciego,
era el rey de un lugar
en el que las lombrices,
orugas, caracoles
y marranitos
reclamaban un pasto
de un color intenso
y una tierra negra,
fértil y cargada
de ese olor a minerales,
restos vegetativos, musgos
líquenes y microorganismos…

Los colibríes
picoteaban el néctar
de las flores
mientras que papá
me enseñaba a pegarle
al balón de fútbol
con el empeine,
Daniel caminaba sobre
las piedras para mejorar
su posición corporal
y Carolina era una adolescente
de pelo pintado
que escuchaba a Madonna,
Prince, Eurythmics,
Billy Idol,
y Brian Adams…

Los domingos papá
invitaba al tío Omar
con nuestras primas
Francesca, Olguita y Samantha,
y a sus primos Oscar, Beatriz,
José, Silvita y Luisita…

Hacíamos asados
y hablábamos de historia,
fútbol, literatura, poesía,
y la vida más allá
de los confines
del mundo…

La casa de mi infancia
es hoy un edificio más,
una estructura de concreto
y sin color,
que algún niño
reclamará algún día
como paraíso perdido…

 

 

Eduardo Bechara Navratilova

www.eduardobechara.com

www.enbuscadepoetas.com

escarabajomayor1@gmail.com

 

 

 

(Visited 1.066 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es Eduardo Bechara Navratilova. Escribo como acto liberador que me ayuda a escapar del mundo, así termine volviendo a él. Me sirve para entender mis propios actos, aunque admito que acabo con más preguntas que respuestas. Tengo defectos despreciables, que dejaré al lector descubrir por si mismo. Detesto los trancones, las modelos y hacer fila en los bancos. Me gusta el fútbol y la rumba, me gusta la gente que persiste. Tengo los títulos de derecho (1999) y literatura (2005) en la Universidad de los Andes. La novia del torero, Editorial La Serpiente Emplumada (2002) y Unos duermen, otros no, Editorial Escarabajo (2006), son mis dos novelas publicadas. No tengo un peso en el banco, pero me he recorrido medio mundo en viajes. El ser humano y su comportamiento son mi tema de fondo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hoy les traigo las historias más locas e inspiradoras de inversionistas que(...)

2

María Paula Navas, bióloga, ambientalista y creadora de Sanacomilona y yo, coach y(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar