Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
FUFrank Underwood nos mira, directamente, a los ojos, para decirnos: “Quizás crean que soy un hipócrita. Pues deberían hacerlo”. Sentados cómodamente en nuestra silla nos sentimos interpelados, convocados, casi cómplices, de este famoso personaje de ficción que ha descubierto que estamos allí, que lo vemos y al parecer él nos ve.
El cine es un placer para la mirada, el placer de mirar sin ser mirado, el placer del voyeurista que puede acceder hasta los territorios más íntimos de los personajes sin que estos se percaten de nuestra presencia. Desde el teatro clásico se acuñó el término de “Cuarta pared” al recurso dramático de presentar un escenario con tres paredes en el cual la cuarta es invisible y corresponde al lugar en donde se sienta el público. En el cine, autores como Edward Dmytryk plantearon la invisibilidad de la cámara como un recurso fundamental para encubrir el artificio de la ficción cinematográfica, porque en el fondo todos sabemos que la realidad del cine es ficticia, pero queremos creer que no lo es.
El teatro contemporáneo (y las vanguardias desde hace décadas) ha trasgredido en múltiples ocasiones el recurso de la cuarta pared, buscando que el público se involucre con la trama, participe activamente y, en los casos más osados, sea un constructor de la obra misma y su sentido. Cada vez son más frecuentes las propuestas que ponen al público en medio de la escena y en donde la acción no ocurre al frente sino alrededor. En estas propuestas se busca que el espectador no sienta distancia frente a la obra, no se sienta un simple observador de un espectáculo sino parte de una experiencia inmersiva.
En el cine, la cuarta pared suele estar presente y ayuda al código común entre director y espectadores que permite que sintamos que no estamos viendo una obra sino presenciando el desarrollo de una historia desde un lugar privilegiado. Cuando el actor se ubica frente a la cámara y nos habla directamente a nosotros (no a otro actor, porque eso sería cámara subjetiva), reconocemos nuestro lugar en la historia y establecemos un tipo de vínculo distinto con los personajes. Este recurso narrativo es sumamente arriesgado, porque puede generar que el espectador se salga completamente de la historia y se desconecte desconcertado al “descubrir el truco” o, por el contrario, que se involucre definitivamente con la trama al lograr cierto nivel de intimidad con los personajes.
Así, cuando Frank Underwood nos habla mirándonos a los ojos, deposita en nosotros una información que nos hace sus confidentes y nos pone en un nivel de información superior al que tienen los demás personajes. Podemos amarlo u odiarlo, pero sin duda podríamos llegar a entenderlo mejor que sus personas más allegadas.
Quizás el primer sorprendente caso de ruptura de la cuarta pared sea la película The big swallow (James Williamson, 1901) en donde un hambriento hombre “devora” la cámara, con operador y todo. Este brillante experimento, hecho por uno de los principales directores de la llamada “Escuela de Brighton”, demostró que el espectador puede llegar a reconocer que la cámara existe y que los personajes pueden hablarle directamente. Ya en 1895, en la primera proyección de cine de la historia, los Hermanos Lumiere presentaron La llegada del tren a la estación de Ciotat y habían demostrado, sin quererlo, que los límites del encuadre pueden romperse en el concepto del “fuera de campo” cuando los espectadores se asustaron al pensar que el tren saldría de la pantalla.
deadpool-waving-bannerLa cuarta pared es invisible pero existe, por eso tomar el riesgo de romperla para evidenciar el truco y entrar en complicidad con el espectador, tanto con fines dramáticos como cómicos, puede ser una apuesta efectiva si se hace bien. Desde las comedias de Mel Brooks en donde se pone en evidencia la cámara más allá del set o la película que aun se está filmando (ver video), pasando por personajes de comics como Deadpool que desde las páginas o la pantalla “conversan” con el espectador, hasta intimidantes miradas como las de Anthony Perkins (Psicosis) o Hannibal Lecter (El silencio de los inocentes); la cuarta pared está allí presente para que al romperla se note y genere reacciones.


Entre el público y la obra la distancia se acorta. Una buena historia nos puede llevar a la reflexión, a las lágrimas o a la indignación. Durante el tiempo que dura la película, no somos conscientes de que estamos solo viendo luces sobre una pantalla, la ilusión permite que sintamos que hay una historia que podemos ver pero, al mismo tiempo, nos estamos mirando en un espejo en el que aprendemos tanto de los personajes como de nosotros mismos.

Comparto con ustedes un interesante video realizado por Leigh Singer, en donde aparecen varios ejemplos de películas en las que se rompe la cuarta pared.

 

Nota: En mayo estaré en Medellín dictando el curso Cine colombiano: mitos, retos y oportunidades, gracias al apoyo del Centro Audiovisual de Medellín. Dando click a la imagen, puedes encontrar más información.
jeronimo_rivera

 

 

Próximo post: Cinéfilos vs Seriéfilos
Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en Twitter 
Suscríbete a mi Canal de Youtube

(Visited 2.238 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: PhD en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Los "vengadores", más allá de Avengers

    [caption id="attachment_2708" align="aligncenter" width="1024"] Title: DSCN2142. Creator: cerebus19. License: CC BY-NC-SA 2.0 Source: Flickr[/caption] Twitter: @jeronimorivera Llevamos más de(...)

  • Entretenimiento

    El "Capitán América" nos visitó la semana pasada

    [caption id="attachment_2669" align="aligncenter" width="1024"] Imagen: El locutorio[/caption] Twitter: @jeronimorivera Avengers End Game va camino a convertirse en la película(...)

  • Entretenimiento

    Del cine a la tv

    [caption id="attachment_2655" align="aligncenter" width="542"] Bates Motel[/caption] Hace algunos días, nuestra amiga Catalina Serrano, del blog Tiempo de Series By Cats (...)

  • Entretenimiento

    Películas de hace 10, 20 y 30 años

    Twitter: @jeronimorivera Una buena manera de medir el paso de los años es hacer un recuento del tiempo que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Más allá de que el final de Game Of Thrones represente la culminación de una era y el fin de una de las series más impresionantes de la cultura pop de la última década, para mí lo que significa es una tusa* de grandes proporciones. Cuando uno empieza una serie, tácitamente se establece una relación y un compromiso con los personajes y la historia en sí misma. Una relación que tiene fecha de vencimiento, pues uno sabe a conciencia que eso se va a acabar tarde o temprano, ya sea porque la serie tiene un número de temporadas establecido o porque un día cualquiera, por lo general en mayo, el canal decidió cancelarla. En el caso de Game Of Thrones, desde el 2017 sabía que eso iba a ocurrir, sabía que se iba a acabar, pero no estaba preparada emocionalmente para que terminará así. Adicional al hecho de que se acabó mi serie favorita, y no se ustedes pero yo me entuso cada que se acaba una serie a la que le había cogido cariño, en esta ocasión mi tusa se ha visto agrandada debido a lo poco satisfactoria que fue la última temporada.   [caption id="attachment_267" align="aligncenter" width="1049"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons[/caption]   Es por eso que, más allá de analizar en este post lo mal escrita que estuvo la temporada; cómo se tiraron el arco narrativo de personajes como Daenerys, Jaime y Jon; cómo desdibujaron otros como Cersei y Brienne; cómo primó la espectacularidad por encima de la historia; cómo las muertes que debían ser épicas fueron insípidas y sin sal;  o cómo desde el domingo 19 de abril, día en que Juego de tronos finalizó, la producción ingresó a las listas de Grandes series con finales desastrosos, lo que quiero compartir aquí es la tusa en la que ando por el final. Así que después de pensarlo por unos días, identifiqué que mi tusa está dada por los siguientes factores:

  1. No entendí qué le hicieron a una de mis series favoritas. No sé que pasaba por la cabeza de David Bnioff y D. B. Weiss, no es claro para mí cuál era la necesidad de acabar 'a lo maldita sea' una de las mejores series de la década, a la que la habíamos dedicado ocho años de nuestras vidas.
  2. Si Jon Snow se iba a convertir en el personaje más inútil de la última temporada, para qué revivirlo y armarle una trama diciéndonos que era el heredero del trono y el fruto del amor entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen si eso no le iba a importar a nadie y no iba a servir para nada.
  3. Esta temporada hizo algo que Game Of Thrones nunca había hecho: poner a los televidentes a suponer, especular y justificar lo que pasaría en el final. GOT siempre nos mostró por qué ocurrían las cosas.
  4. El impacto que tuvo GOT en la cultura popular y la conversación y comunidad que se creó en las redes sociales al rededor de la serie, es algo que muy pocas producciones han logrado. Esto es una de las cosas que más voy a extrañar: la conversación en tiempo real después de cada capítulo en las diferentes plataformas (Twitter, Facebook, etc.).
  5. La emoción que generaba la serie en sus primeras temporadas. En este final todo estaba tan anticipado, que no tuve ninguna emoción o sorpresa en el capítulo final.
[caption id="attachment_268" align="aligncenter" width="700"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94 Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94[/caption]   Frente al capítulo final solo tengo que decir que el momento que más me emocionó fue cuando salió el conteo regresivo en la pantalla del televisor antes de que iniciara el capítulo. Es triste que una serie termine, pero más triste fue la manera como terminó Game Of Thrones. Así que sin más preámbulos llegó la hora de darle play al vídeo y desahogarnos juntos. Gracias por ver y leer. *Tusa: Despecho

———————

Comparte este vídeo con tu familia, amigos, vecinos, compañeros de clase y trabajo, pareja y en general con todos, todos, todos.

Conversemos en:

YouTube: Tiempo de Series By Cats 

Facebook: Tiempo de Series by Cats

Twitter: @CatsDeChocolart

Instagram: @CatsDeChocolart

2

El caso Huawei, a fondo Por un "ban" o restricción ordenada(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar