Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
barrylyndon

Barry Lyndon de Stanley Kubrick

Twitter: @jeronimorivera

Siempre me he declarado cinéfilo, y digo “declarado” porque, además,  la cinefilia es una declaración de amor al séptimo arte. El cine siempre ha sido un arte colectivo y una manifestación social, la oportunidad de ir a un espectáculo público para estar completamente solo. La magia de la gran pantalla, el sonido envolvente, los personajes e historias que pasan por tus ojos en medio de la oscuridad en donde puedes desconectarte de todo, han ido perdiendo el carisma de antaño mientras llega una nueva y fuerte competencia: el video online.
La cartelera cinematográfica es cada vez más monótona y repetitiva. Poca competencia tienen en nuestra cartelera las secuelas, precuelas, adaptaciones de best sellers o comics, franquicias e historias con efectos pero sin sustancia. El cine de otras latitudes (y aun el cine independiente norteamericano) tiene poca o nula presencia en las pantallas y esta circunstancia ha llevado a que muchos (me incluyo) terminemos cediendo ante el cine online, que se presenta como una de las pocas opciones de conciliar las ganas de ver buenas películas con una escasa y poco atractiva oferta. 
Las tiendas de video fueron reemplazadas hace años por el video online, y en buen momento surgieron las plataformas legales de video on demand, que nos permiten ver las películas que realmente queremos sin estar preocupados por la aparición de virus, troyanos y toda clase de huéspedes indeseables en nuestros equipos. Esta opción de ver video online coincide con lo que algunos denominan la nueva era de oro de la televisión. Después de ser la cenicienta, la hermanita menor, la caja tonta… la televisión respira con fuerza y (por lo menos la norteamericana) empieza a superar sus complejos para enfrentarse y ganarle muchas batallas al cine.
Las series de hoy llegan a tener presupuestos por capítulo que se equiparan al de una película de Hollywood, cuentan con los mejores guionistas y los mejores actores y generan un grado tal de fidelidad (y adicción) que se han vuelto un negocio muy atractivo por sus posibilidades de merchandising… ¿por qué creen que Game of Thrones acaba de anunciar que su última temporada se dividirá en dos años?
Así las cosas, muchos cinéfilos somos ahora también seriéfilos. En conversaciones, tertulias y hasta ponencias académicas nos gusta también hablar de los personajes, las historias y los giros argumentales de algunas de las mejores series de TV. Por supuesto, no todas son buenas y la vida no alcanza para ver todas las que nos recomiendan, pero es cierto que en general estamos viendo un mejor nivel en las series norteamericanas que en sus películas.

A riesgo de generalizar, presento algunas de las ventajas de las buenas películas sobre las buenas series:
1- Es posible seguir la trayectoria de un director a través de sus películas y, al ser una obra acabada, el estilo y la narrativa puede ser más coherente. Los desarrollos y finales de las series, por el contrario, suelen ser más complacientes con el público, que siempre está siendo “testeado”.
2- Al ser una obra unitaria, la película tiene una estructura fija que no está sujeta al raiting, ha sido planeada por más tiempo y se toma un mayor tiempo para realizarse. Al tener planes de grabación más apretados y hacerse por años, las series suelen dar tumbos que a veces hacen que caigan estrepitosamente de temporada a temporada.
3- Al hacer énfasis en el autor o en el género más que en el estudio, las buenas películas pueden ser apuestas más seguras que las series, a menudo bastante relacionadas con estudios de mercado.
4- A pesar de todo, la experiencia de la sala de cine aún es incomparable.

breakingbad

Breaking Bad

En contrapeso, estas son algunas ventajas de las series sobre las películas:
1- Los mejores guionistas hoy están en las series, porque les permiten contar la historia con más tiempo, planear giros argumentales, desarrollar o dar mayor importancia a personajes e, inclusive, tener en cuenta el ritmo y dinámica de la historia para construirla sobre la marcha.
2- Al contarse en capítulos y temporadas, se logra una participación más activa de los espectadores (con lo bueno y lo malo que esto implica) que disfrutan o padecen el desarrollo de la serie y empatizan o no con sus personajes. El largo proceso permite una mayor implicación emocional con personajes con los que podemos “convivir” por años.
3- Algo que siempre ha tenido la televisión: la expectativa; ahora se reemplaza por la impaciencia y la necesidad de “maratonear”. 
4- Las series se han especializado tanto que es posible encontrar toda clase de temas con tratamientos profundos y, en ocasiones, polémicos.

No es necesario ser lo uno o lo otro en exclusiva. Se puede disfrutar de las películas y no sentir ninguna culpa al declararse fan de alguna serie. Yo me emociono con cada muerte de Game of Thrones, viví los saltos temporales y aprendí a querer los personajes de Lost, padecí la transformación de Walter White (Breaking Bad) y admiré descaradamente su habilidad y la de Saul Goodman (Better Call Saul) para la maldad, siento el agobio del encierro de las chicas de Orange is the new black y las injusticias de Prision Break, río hasta el cansancio con los apuntes de Sheldon en The Big Bang Theory, fui amigo de los muchachos de Friends y adoré las referencias de Los Simpsons hasta que la serie murió (hace más de 10 temporadas). Las buenas series, como las buenas películas, envejecen bien y siempre nos acompañan.
Y tú, ¿te consideras más cinéfilo o seriéfilo?

game-of-thrones-episode-9-5

Game of Thrones

Pd: En un mes debe estar saliendo mi libro “Cinefilia: Entre el gusto y la calidad”.  Interesados, escríbanme a Twitter.
Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en Twitter
Suscríbete a mi Canal de Youtube

(Visited 829 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: PhD en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Los "vengadores", más allá de Avengers

    [caption id="attachment_2708" align="aligncenter" width="1024"] Title: DSCN2142. Creator: cerebus19. License: CC BY-NC-SA 2.0 Source: Flickr[/caption] Twitter: @jeronimorivera Llevamos más de(...)

  • Entretenimiento

    El "Capitán América" nos visitó la semana pasada

    [caption id="attachment_2669" align="aligncenter" width="1024"] Imagen: El locutorio[/caption] Twitter: @jeronimorivera Avengers End Game va camino a convertirse en la película(...)

  • Entretenimiento

    Del cine a la tv

    [caption id="attachment_2655" align="aligncenter" width="542"] Bates Motel[/caption] Hace algunos días, nuestra amiga Catalina Serrano, del blog Tiempo de Series By Cats (...)

  • Entretenimiento

    Películas de hace 10, 20 y 30 años

    Twitter: @jeronimorivera Una buena manera de medir el paso de los años es hacer un recuento del tiempo que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Más allá de que el final de Game Of Thrones represente la culminación de una era y el fin de una de las series más impresionantes de la cultura pop de la última década, para mí lo que significa es una tusa* de grandes proporciones. Cuando uno empieza una serie, tácitamente se establece una relación y un compromiso con los personajes y la historia en sí misma. Una relación que tiene fecha de vencimiento, pues uno sabe a conciencia que eso se va a acabar tarde o temprano, ya sea porque la serie tiene un número de temporadas establecido o porque un día cualquiera, por lo general en mayo, el canal decidió cancelarla. En el caso de Game Of Thrones, desde el 2017 sabía que eso iba a ocurrir, sabía que se iba a acabar, pero no estaba preparada emocionalmente para que terminará así. Adicional al hecho de que se acabó mi serie favorita, y no se ustedes pero yo me entuso cada que se acaba una serie a la que le había cogido cariño, en esta ocasión mi tusa se ha visto agrandada debido a lo poco satisfactoria que fue la última temporada.   [caption id="attachment_267" align="aligncenter" width="1049"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons[/caption]   Es por eso que, más allá de analizar en este post lo mal escrita que estuvo la temporada; cómo se tiraron el arco narrativo de personajes como Daenerys, Jaime y Jon; cómo desdibujaron otros como Cersei y Brienne; cómo primó la espectacularidad por encima de la historia; cómo las muertes que debían ser épicas fueron insípidas y sin sal;  o cómo desde el domingo 19 de abril, día en que Juego de tronos finalizó, la producción ingresó a las listas de Grandes series con finales desastrosos, lo que quiero compartir aquí es la tusa en la que ando por el final. Así que después de pensarlo por unos días, identifiqué que mi tusa está dada por los siguientes factores:

  1. No entendí qué le hicieron a una de mis series favoritas. No sé que pasaba por la cabeza de David Bnioff y D. B. Weiss, no es claro para mí cuál era la necesidad de acabar 'a lo maldita sea' una de las mejores series de la década, a la que la habíamos dedicado ocho años de nuestras vidas.
  2. Si Jon Snow se iba a convertir en el personaje más inútil de la última temporada, para qué revivirlo y armarle una trama diciéndonos que era el heredero del trono y el fruto del amor entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen si eso no le iba a importar a nadie y no iba a servir para nada.
  3. Esta temporada hizo algo que Game Of Thrones nunca había hecho: poner a los televidentes a suponer, especular y justificar lo que pasaría en el final. GOT siempre nos mostró por qué ocurrían las cosas.
  4. El impacto que tuvo GOT en la cultura popular y la conversación y comunidad que se creó en las redes sociales al rededor de la serie, es algo que muy pocas producciones han logrado. Esto es una de las cosas que más voy a extrañar: la conversación en tiempo real después de cada capítulo en las diferentes plataformas (Twitter, Facebook, etc.).
  5. La emoción que generaba la serie en sus primeras temporadas. En este final todo estaba tan anticipado, que no tuve ninguna emoción o sorpresa en el capítulo final.
[caption id="attachment_268" align="aligncenter" width="700"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94 Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94[/caption]   Frente al capítulo final solo tengo que decir que el momento que más me emocionó fue cuando salió el conteo regresivo en la pantalla del televisor antes de que iniciara el capítulo. Es triste que una serie termine, pero más triste fue la manera como terminó Game Of Thrones. Así que sin más preámbulos llegó la hora de darle play al vídeo y desahogarnos juntos. Gracias por ver y leer. *Tusa: Despecho

———————

Comparte este vídeo con tu familia, amigos, vecinos, compañeros de clase y trabajo, pareja y en general con todos, todos, todos.

Conversemos en:

YouTube: Tiempo de Series By Cats 

Facebook: Tiempo de Series by Cats

Twitter: @CatsDeChocolart

Instagram: @CatsDeChocolart

2

El caso Huawei, a fondo Por un "ban" o restricción ordenada(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar