Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Medellín, Antioquia. Foto: Guillermo Ossa - EL TIEMPO

Medellín, Antioquia. Foto: Guillermo Ossa – EL TIEMPO

Twitter: @jeroriveracine

Medellín es una ciudad de contrastes.  Después de la estigmatización de los años ochenta y noventa por cuenta del narcotráfico, que la llevó a ser considerada como la ciudad más violenta del mundo, la capital de Antioquia es asociada hoy con progreso y emprendimiento. El cine colombiano ha registrado distintos aspectos de esta ciudad y constituye un ejercicio interesante explorar lo que las películas han dicho sobre ella y sus habitantes. Más allá de la promoción oficial, algunos realizadores han abordado distintos temas de la ciudad y, en muchos casos, han puesto el dedo en la llaga para traernos historias dolorosas sobre su cotidianidad.

Un nombre imprescindible, sin duda, es el de Víctor Gaviria, que en sus largometrajes no solo ha representado la violencia y los conflictos de la ciudad, sino que ha construido una narrativa y un estilo muy particular que ha tenido una importante influencia en otros cineastas. Su cine, más allá de lo que habitualmente se cree, no se regodea en la violencia y explora la poética de los personajes, lugares y conflictos de la vida cotidiana.

Comparto hoy un listado de diez películas de ficción que, en distintas épocas, han representado a Medellín y que ayudan a comprender los conflictos, idiosincrasia y cotidianidad de esta hermosa ciudad, mi ciudad. He dejado por fuera a los documentales (que son muchos y hay algunos títulos imprescindibles), y he tratado de seleccionar títulos de distintas épocas, empezando por los más recientes.

 

Pd: Gracias a ustedes, estamos nominados como mejor Blog de Colombia en los premios TW.  Hasta el próximo domingo pueden votar todos los días aquí. Muchas gracias.

 

Los días de la ballena (Catalina Arroyave, 2019):


Lo más interesante de esta película es la puesta en escena de la confrontación entre los violentos y quienes le apuestan al arte en sectores convulsionados de la ciudad. Esta película adopta el punto de vista de los héroes cotidianos para exaltar el valor de la resistencia pacífica y del arte para la construcción de un tejido social.  El conflicto es fuerte y complejo, y no se pude ignorar, pero hay muchas personas que hacen pequeños aportes para el progreso y bienestar de sus comunidades.

'Los días de la ballena'. Imagen: Cortesía de la Oficina de prensa del filme 'Los días de la ballena'. Imagen publicada en www.eltiempo.com (https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/los-dias-de-la-ballena-de-catalina-arroyave-ser-joven-en-medellin-410336)

‘Los días de la ballena’. Imagen: Cortesía de la Oficina de prensa del filme ‘Los días de la ballena’. Imagen publicada en www.eltiempo.com (https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/los-dias-de-la-ballena-de-catalina-arroyave-ser-joven-en-medellin-410336)


Amigo de nadie (Luis Alberto Restrepo, 2019):
La Medellín de los años 90, la brutalidad de la violencia del narcotráfico y la irrupción de las clases altas en el conflicto son el telón de fondo para contar esta historia de psicopatologías de la vida cotidiana. Aquí puedes leer mi crítica.


Matar a Jesús (Laura Mora, 2018):
Una historia casi autobiográfica es el punto de partida para esta película que cuenta, desde el dolor, la difícil travesía de una joven que, después del asesinato de su padre, se debate entre vengarlo y seguir adelante.  Además de un guion bien estructurado, actuaciones convincentes y una dirección de fotografía sobresaliente; su directora emerge como una voz potente del cine colombiano.

'Matar a Jesús'. Foto: Cortesía producción. Imagen publicada en www.eltiempo.com (https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/matar-a-jesus-de-laura-mora-redencion-o-condena-191436)

‘Matar a Jesús’. Foto: Cortesía producción. Imagen publicada en www.eltiempo.com (https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/matar-a-jesus-de-laura-mora-redencion-o-condena-191436)

Los nadie (Juan Sebastián Mesa, 2016):
Esta película ya no representa la ciudad del no futuro si no la de ‘los nadie’, jóvenes excluidos y sin un fuerte arraigo por su ciudad.  Aquí puedes leer mi crítica sobre esta película.
Eso que llaman amor (Carlos César Arbeláez, 2015):
Después de su exitosa ópera prima, Los colores de la montaña, Arbeláez elabora este tríptico en el que, en una breve jornada y teniendo a una cafetería como punto de confluencia, asistimos a tres historias de antioqueños que luchan en su cotidianidad. Con la irregularidad que suelen tener las películas corales, la historia mejor lograda nos presenta un bonito y fugaz romance entre un par de artistas callejeros.
Apocalípsur (Javier Mejía, 2005):
Un grupo de amigos se desplaza hacia el aeropuerto para despedir a uno de ellos quien abandona la ciudad.  Esta película de carretera es un retrato de la juventud paisa de los años noventa, un momento de desasosiego en que los traumas y secuelas de la violencia configuran la relación de amor y odio con una ciudad que representa violencia pero también amor, pasión y amistad.
La vendedora de rosas (Víctor Gaviria, 1998):
En Rodrigo D, Gaviria representó el universo de los sicarios y la guerra fratricida de las comunas populares de Medellín, pero en su siguiente película puso el foco en los niños de la calle que sobreviven en medio de las duras condiciones de pobreza y violencia de la ciudad y de la mirada indiferente de amplios sectores de la sociedad. Esta película, de gran reconocimiento internacional, es una cruda pero poética mirada a la población más vulnerable y vulnerada. La trágica vida de su protagonista fue adaptada para la televisión en la serie Leidy, la vendedora de rosas y el detrás de cámaras de su difícil rodaje en el documental Poner a actuar pájaros del productor Erwin Goggel.

Lady Tabares, protagonista de 'La vendedora de rosas'. Foto: Édgar Domínguez - EL TIEMPO (Marzo 31 de 2004)

Lady Tabares, protagonista de ‘La vendedora de rosas’. Foto: Édgar Domínguez – EL TIEMPO (Marzo 31 de 2004)


Rodrigo D no futuro (Víctor Gaviria, 1990):

Este film presenta el desgarrador relato de una generación que murió joven en una guerra en la que algunos eligieron ser victimarios y otros cayeron como víctimas.  Una ciudad hostil y dividida en la que el futuro no existe y en la que los más bajos eslabones de la cadena del narcotráfico prefieren vivir la vida al límite para dejar un «bonito cadáver» y «dejarle algo a la cucha». Esta película es una de las más importantes del cine nacional y constituye un importante documento histórico de la ciudad.
María Cano (Camila Loboguerrero, 1990): 
A diferencia de la televisión, en el cine colombiano no son abundantes los biopics (películas biográficas) y este enorme esfuerzo de Camila Loboguerrero constituye un buen homenaje a la primera gran líder políticas de la década de 1920 realizado por la primera directora colombiana de cine de ficción.  La puesta en escena de tintes épicos, consigue representar la sociedad antioqueña de la época.

 

Bajo el cielo antioqueño (Arturo Acevedo, 1925):
Una de las primeras películas de la historia del cine colombiano se realizó en Medellín.  En una época en la que el mundo ya contaba con algunos de los grandes clásicos del cine, Colombia apenas balbuceaba con una película con tintes parroquianos, poco lenguaje audiovisual y una mirada a los valores y cotidianidad de las clases privilegiadas antioqueñas.  Mención aparte merece el curioso proceso de producción de la película, coordinado por el empresario Gonzalo Mejía con los socios del club Unión de Medellín, cuyas familias participaron también como actores del film.

 

 

 

Algunas películas de ficción sobre Medellín son: La virgen de los sicarios (Schroeder, 2000), Rosario Tijeras (Maillé, 2005), Sumas y restas (Gaviria, 2005), En coma (Restrepo y Rivero, 2011), Lo azul del cielo (Uribe, 2013), Plata o plomo (Human, 2010), La mujer del animal (Gaviria, 2016), Lola drones (Patiño, 2019) y Me llevarás en ti (Obando, 2019), entre otras.

 

Fotograma de la película 'Sumas y restas', del director paisa Víctor Gaviria - Archivo EL TIEMPO.

Fotograma de la película ‘Sumas y restas’, del director paisa Víctor Gaviria – Archivo EL TIEMPO.

Comparto con ustedes el más reciente video de nuestro canal de YouTube, Amigos del cine, en que hacemos un homenaje al gran Stan Lee, en el primer aniversario de su fallecimiento.

Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en Twitter
Suscríbete a mi Canal de Youtube y a mi página de Facebook

(Visited 404 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    2019: Un año de buenas películas colombianas

    [caption id="attachment_2954" align="aligncenter" width="950"] 'Los días de la ballena'. Imagen: Cortesía de la Oficina de prensa del filme 'Los(...)

  • Colombia

    Medellín en diez películas

    [caption id="attachment_2948" align="aligncenter" width="950"] Medellín, Antioquia. Foto: Guillermo Ossa - EL TIEMPO[/caption] Twitter: @jeroriveracine Medellín es una ciudad de(...)

  • Entretenimiento

    ¡Estamos nominados a los Premios TW!

    [caption id="attachment_2928" align="aligncenter" width="960"] Imagen: Premios TW[/caption] Con gran agradecimiento comparto con ustedes la noticia de que nuestro blog(...)

  • Entretenimiento

    Los monstruos que más asustan en el cine de Halloween

    [caption id="attachment_2905" align="aligncenter" width="1280"]Collage: Jerónimo Rivera Collage: Jerónimo Rivera[/caption] Twitter: @jeroriveracine Halloween es una tradición que poco a poco ha desplazado a los niños, quienes cada vez asocian menos esta celebración con los dulces y más con toda clase de seres que los espantan. Este ya no es el mes de los niños si no el de asustar a los niños.  Reconozco que me gustan los conteos y por eso aprovecho estas fiestas para presentar los personajes más aterradores del cine de terror.  Como siempre se hace en estos casos, aclaro que es un conteo subjetivo y que lo que a mí me gusta no tiene por qué gustarle (o asustar) a todos.  Aunque sé que algunos personajes de la vida pública colombiana dan mucho susto, solicito que la discusión se quede exclusivamente en los personajes de la ficción cinematográfica.

    A continuación presento los personajes que a mí me asustan más, aclarando que el terror no es mi género favorito y que la mayoría de las películas de este género suelen producirme más revoltura de estómago y risa que auténtico pánico.  

    10. Tomás (El Orfanato). 

    Este personaje ocupa un lugar en el conteo, pues aunque la película me pareció entretenida y hasta tierna, el único plano que me asustó fue el de la cara del pequeño Tomás sin su habitual capucha. Sobrecogedor.

    9. Toshio (La Maldición). 

    Los niños han sido los responsables del cine de terror desde hace varias décadas. Varios de ellos están en este conteo y esto tiene que ver con que su inocencia contrasta con la maldad que reflejan sus personajes. Este pequeño niño japonés es inolvidable cuando emerge de las aguas.

    8. Jason Voorhes (Viernes 13). 

    Su cara cubierta por una máscara de Hockey ocultando su identidad y su crueldad extrema ha sido suficientes para crear la saga más extensa de la historia reciente del cine de terror (Después del “capítulo final”, la octava parte, ya van tres películas más).

    7. El Zarco (La vendedora de rosas). 

    Este personaje debería estar en la primera posición. Al Zarco se suman otros personajes como el hombre de la motosierra de Perro come perro y El animal de La mujer del animal, inspirados en nuestra dura realidad y que presentan grados de crueldad e indolencia alarmante sin ningún asomo de compasión.

    6. Fredy Krueger (Pesadilla sin fin). 

    Su aspecto físico no es tan impresionante como la idea de que aparezca en los sueños, un territorio que no controlamos. Su gusto por lastimar a los niños y sus uñas de cuchillo lo hacen un ser despreciable y aterrador.

    5. Asami Yamasaki (Audición). 

    Asami protagoniza una de las escenas que más me ha perturbado en la vida.  Quienes hayan visto la película Audición recordarán para qué puede usarse una cuerda de piano.  Aunque su causa es justa (vengarse del acoso sexual), sus métodos extremos y su sadismo la convierten en la versión hardcore de Alex, el personaje de Glen Close, en Atracción Fatal.
     

    4. Pennywise (It- eso, el payaso asesino).

    Personalmente, me intrigaba mucho el pavor hacia este personaje aparentemente inofensivo, pero es precisamente esta condición la que lo hace tan terrorífico. Desde que vi la película clásica, protagonizada por Tim Curry, el personaje me pareció un tanto ridículo. Sin embargo, me demoré para dormir.  La nueva versión, protagonizada por Bill Skarsgaard, tiene también un buen nivel.

    3. LeatherFace (Matanza en Texas). 

    Un hombre con cara de cuero (la cara de un cadáver) ya es aterrador; pero si a eso sumamos que se deja manejar por su familia caníbal y que le gusta jugar con una motosierra, tendremos uno de los personajes más temidos de esta saga que inició en 1974 y tuvo sus más recientes entregas en 2013 y 2017 .

    2. Personajes de Freaks (La parada de los Monstruos).

    Este miedo es tan personal como mi fobia a las serpientes. Me aterran los personajes deformes de esta película y mucho más sabiendo que se trata de personas reales. Su aparición en pantalla mezcla la morbosa curiosidad con la lástima y el miedo, generando ansiedad e incomodidad. Esta película de Tod Browning de 1932 aun asusta (y mucho).

    1. Regan McNeill (El Exorcista).

    La mezcla entre la dulzura de una niña y la posesión de un demonio genera una relación ambivalente entre público y personaje. Con Regan no sabemos si queremos protegerla o asesinarla. Esta dualidad produce angustia y físico miedo y esto lo han sabido bien muchos directores que han repetido la fórmula en películas como La Profecía, La Huérfana, El Aro Caso 39, entre otras.
    Por fuera quedan otros personajes terroríficos como Sadako (Samara en la versión norteamericana) de El Aro, El Babadook de Babadook, La bruja de La bruja, Hannibal Lecter de El silencio de los inocentes, Michael Myers de Halloween y Jack Torrance de El Resplandor, entre muchos otros. Nuestra realidad, no obstante, es tan cruda que me atrevo a decir que ninguno de estos personajes nos asusta tanto como algunos monstruos de nuestra vida real.  
     
    Sin duda, buena parte del éxito de estos personajes, además del buen desempeño de los actores, depende de la labor de maquilladores, vestuaristas y, en general, de todo el equipo de dirección de arte.  En Amigos del cine te contamos en que consiste este departamento:
    Respuestas a foto inicial: LeatherFace (Gunnar Hansen), La huérfana (Isabelle Fuhrman), Regan McNeill (Linda Blair), Samara (Daveigh Chase), Fredy Krueger (Robert Elglund) y Pennywise, el payaso asesino (Bill Skarsgård). 
    Acabo de ser nominado en la categoría de Mejor blog de los Premios TW. Los invito a votar por mi blog en Twitter, copiando este mensaje:
    Voto por [@jeroriveracine] en la categoría #MejorBlog de los @PremiosTWCo
     
    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta Sígueme en Twitter Suscríbete a mi Canal de Youtube y a mi página de Facebook

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar