Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hacer política en Colombia es tan difícil como hacer un buen arroz con habichuela. Esa fue la conclusión a la que llegué mientras bailaba una canción del gran combo en Cali, salsa a la cual acudo para buscar en sus letras algo de inspiración. La curiosa visión de aquella noche sucedió unos meses antes de ser candidato por primera vez en una elección popular, y la recuerdo hoy, meses antes de volver a participar en una elección popular, esta vez al Concejo de Bogotá por el Partido Liberal.

Desearía poder explicarles las cosas que llegaron a mi mente mientras bailaba esta canción del gran combo, pero ya que no puedo bailar con cada uno de los veinticinco mil votos que se requieren para ser concejal de Bogotá, haré uso de este espacio para exponer algo del proyecto político que voy a ofrecerles a los Bogotanos.

La canción empieza así: Esto no es lo que tú piensas ♪ 

Si hay algo que puedo afirmar con total seguridad, es que la política no es como la pintan, es peor. Detrás de las entrevistas, las corbatas y los discursos se esconden cientos de hombres y mujeres que están dispuestos a encontrarle el precio a cualquiera. Son miméticos, puesto que se abanderan de causas nobles ante la tarima y al tiempo planean en las sombras el siguiente ilícito. Como este es el estado actual de las cosas, se deduce que la política es corrupta y por ende imposible de cambiar. Error.

El primer reto es aceptar que no necesariamente la situación tiene que seguir siendo así. Tenemos una lucha ética por librar. No es una batalla por separar a los decentes de los indecentes, o repartir certificados de buena conducta, es más bien una reflexión en la que estamos en la capacidad de reconocer que sí puede haber candidatos honestos y serios. Es también ganarle la lucha a la ‘fracasomanía’, o sea, la idea generalizada de que todo está mal y nada puede cambiar.

Y el gran combo sigue así: esto no es ensaladita Light

De la reflexión sincera, aquella en la que somos capaces de revelarnos contra la ‘fracasomanía’, damos espacio como sociedad civil a que candidatos nuevos hagan sus propuestas, las cuales deben gozar de rigurosidad en forma y contenido. ¿Pero a qué tipo de rigurosidad me refiero? a aquella propuesta política que cumple con unos mínimos, como por ejemplo, que no dependa de la iluminación de un líder, que sea capaz de reproducirse en miles de ciudadanos que puedan asumir la responsabilidad de ejercer el poder.

De esta manera, es posible medir el vigor del cambio en la capacidad del proyecto político de volcar el descontento nacional de las redes sociales en votos, pero también, en cuantos ciudadanos dejan de colarse en los sistemas de transporte del país y que se traduce al mismo tiempo en menos agresiones por intolerancia en las calles.  El gran salto cualitativo del país no se logra con pequeñas acciones o activismo mediocre, y es por ello que se requiere de tiempo y paciencia, pero sobre todo, de políticos que lideren estos procesos con la mayor solvencia intelectual posible. Algo que resume magistralmente Joaquín Leguina así:

‘La solvencia intelectual que le es exigible a un político no es la del erudito o la del sabelotodo, sino la de la mente capaz de elaborar síntesis. Comprender y expresar los problemas y las propuestas de solución. Una visión de la realidad crítica y radical. Ideas, pero no ocurrencias. Promesas, pero no milagros. Críticas, pero no demagogia. Reclamarse de  la palabra y no de la imagen ni de los titulares de prensa. En fin, negarse a ser engullido por la trivialidad y el oropel mediáticos.’

Ya se va complicando el baile: esto tiene su truquito (la política) ♪ 

Lograr que la política funcione depende, en primera instancia, de las condiciones en las cuales el político asume el reto de representar a su prójimo para llegar a ejercer dicha representación. Si lo hace bajo las condiciones que hacen parte de la política tradicional, el cambio es imposible. Es un sofisma justificar el comprar votos, el ofrecer puestos, el usar la miseria moral o material de los ciudadanos para ejercer una representación política digna y eficaz. El fin no justifica los medios.

En segunda medida, está el cuerpo de ideas que le dan forma y fondo al proyecto político. La democracia de verdad, esto es, la que cumple con lo expuesto con el primer punto, es decir, rechazar los métodos de la política tradicional y proponer nuevos, puede llevar al poder también a un dictador o a un cretino. De manera que el cambio no llega única y exclusivamente con la forma de hacer política. Se requiere de un cuerpo de ideas, no dogmático o evangelizador, sino abierto al diálogo, pero con principios claros, como el liberalismo.

La defensa respetuosa del proyecto de vida del prójimo y que busca la prosperidad no repartiendo lastimas a los hombres o privilegios, sino generando las condiciones mínimas sobre las cuales cualquier individuo puede desarrollarse: respeto por la propiedad privada y justicia. Escéptico con el estado y su aparente omnipotencia para resolver los problemas, pero que no tenga miedo a asumir las riendas del mismo para transformar lo que tenga que ser transformado.

Acaba así la canción: esto no es llegué y pegué

Ganar elecciones es importante, pero no es el primer objetivo del proyecto político. Son las ideas quienes hacen de pilares y las que en últimas llevan a que una propuesta política alcance el poder. Hayek denunció a los socialistas de todos los partidos como los enemigos de la libertad, yo me dirijo a los liberales de todas las corrientes, como defensores de la libertad. La invitación es a construir juntos una agenda liberal a la cual podamos acudir para defender, sin importar quien la abandere. 

Para finalizar, espero un día volver a Cali, poder bailar un buen rato y decirles a ustedes, como el gran combo en su canción: esto es poquito a poquito, luego el esfuerzo se premia.

 

(Visited 544 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Precandidato al Concejo de Bogotá por el Partido Liberal.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar