Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

No es un secreto para nadie. La posmodernidad nos consume. Nos habita. Nos sacia. En palabras de Bauman, vivimos navegando en medio de una “modernidad líquida”, que se caracteriza por ser una sociedad de consumidores individualizada y con escasas regulaciones. Es una sociedad ambivalente que se alimenta por su persistencia de trastocar la disciplina; agredir la moral; violentar la ética y de paso, a toda clase de normas que causen impedimentos a esta nueva especie de “relaciones públicas” que es en lo que se han trastocado las necesarias políticas públicas.

El encumbramiento del ego ha encontrado en las crecientes redes sociales, esas mismas que se están convirtiendo peligrosamente en una caricatura de los mass media, un caldo de cultivo para imponer el bienestar particular sobre la ya romántica premisa del bien común.

El prolífero sociólogo polaco dejó en su legado centenares de frases célebres y, algunas de ellas, sobre la amenaza en que pueden constituirse las redes sociales, el gran primogénito de la postmodernidad: Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa”nos advirtió Bauman, quien hace énfasis en que “…en las redes tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear, es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad, pero la red te pertenece a ti”.

Y en esta “sustitución” de comunidades, los grupos (¿o pandillas?) de amigos, o las comunidades repletas de fanáticos seguidores de un determinado líder político o espiritual, o barras bravas de un equipo de fútbol, tienen cabida sin problema en el mundo virtual, aunque en el real, nadie los quiera ni de vecinos, pero son aceptados, comentados y replicados por sus “amigos” virtuales.

 Es, a través de ese mismo conducto, en el que el individuo, más desde lo visceral que desde lo intelectual,  se limita a una angustiosa necesidad de interconectarse para poder compartir “sus intimidades”, que pueden ser desde unas vacaciones en el mar; una comida con amigos, una convalecencia en el hospital; un familiar muerto en su ataúd, hasta una relación sexual. Conductas propias de comunidades que mantienen vínculos frágiles –y muchas veces efímeros– que buscan con desespero la aceptación del otro a través de un “me gusta”.

A todo lo anterior se le suman los medios de comunicación –ahora en el rol de portales de noticias que se actualizan casi instantáneamente– y que dan cabida (como no hacerlo si mueve el rating y la lecturabilidad) a noticias amarillistas o a replicar hasta el cansancio los últimos escándalos en los que jamás faltan las malas prácticas políticas, los asesinatos, la corrupción  y la miseria.

De todo lo vaticinado por Bauman como profeta de la posmodernidad, se le agrega ahora el concepto de posverdad, definida esta, entre otras muchas acepciones, como “el fenómeno que se produce cuando los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública, que los que apelan a la emoción y a las creencias personales”.

Hoy, gran parte de la sociedad contempla casi con horror la posibilidad de convivir, tal como lo dijera el pensador británico A.C. Grayling, en un mundo dominado por la posverdad ya que ello provocaría indefectiblemente la “corrupción de la integridad intelectual” y un daño irreversible al tejido de la democracia. Es por eso que el anuncio de la Corte Constitucional a través de su Presidenta Gloria Ortiz, de penalizar los delitos cometidos a través de las redes sociales –como la injuria y la calumnia—ha sido de buen recibo por el grueso de la comunidad que ve horrorizada como se agrede sin freno a la honra y buen nombre de las personas sean públicas o no.

En las redes transitan sin control los más bajos instintos y sentimientos. Es por eso que el fanatismo político (solo por poner un ejemplo) está creando una especie de  Lord Valdemort, célebre en Harry Poter, sin importar que esas prácticas estén sumiendo al país a una polarización extrema, loca y desenfrenada, bajo el pretexto de sostener la postura de sus preferencias.

En las redes nada es lo que parece: el cobarde es valiente; el hipócrita sincero; el alienado se convierte en alienador; el grotesco en romántico; el estúpido en pensador; el pensador en ocioso; la infiel en fiel, el religioso en fanático y el político en honrado.  Lo peor de todo, es que así los aceptamos y los aplaudimos cada vez que le damos un “me gusta” a un mensaje compartido aunque, en el fondo, sabemos que ese mismo no corresponde al proceder del que lo emite.

Estamos frente a una nueva muralla que parece aguantar de todo. Una donde la infamia y la mentira se pavonean orondas pisoteando sin reparos a la ética y las buenas costumbres; pisoteando  la honra de los demás; desvirtuando  la verdad real y la nobleza humana. Lástima que uno de los mayores inventos de la humanidad, ese mismo que permitió acercarnos al mundo sin salir de la casa, termine siendo hoy la muralla del canalla.

 

@anuarsaadsaad

(Visited 293 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La universidad para los centennials

    Ya se escuchan los “pasos del lobo” y le llegó la hora a las universidades de reinventarse para que(...)

  • Opinión

    ¿Qué hacía el día en que mataron a Galán?

    [caption id="attachment_171" align="aligncenter" width="950"] Luis Carlos Galán. Foto: Archivo EL TIEMPO[/caption] Ese día, inusualmente, me fui temprano a casa.(...)

  • Deportes

    Todos somos Egan Bernal

    Así somos. Vivimos desplazándonos sin pudor entre las profundidades del infierno y las mieles del cielo. Un mes antes,(...)

  • Opinión

    La muerte llega a domicilio

    Mientras el país y el mundo hablan de economía naranja; mientras se privilegia el emprendimiento desde las escuelas y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar