Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La democracia es uno de los atributos más hermosos que puede tener un Estado. Es esa democracia la que nos da derecho a elegir y a ser elegido. Y nos da derecho, además, de pedirle cuentas a quienes elegimos y no cumplen con lo que prometieron.
Quince meses han pasado desde que ese joven regordete, que hace “cabecitas” con el balón de fútbol, rasga bien la guitarra y canta vallenatos, llegó a la Casa de Nariño. El hombre tiene cara de gente decente y usa siempre un tono conciliador que agrada, aunque tiene un pésimo gusto para usar las guayaberas que quedan embutidas en sus kilos de más que no le favorecen. Pero eso es lo de menos. Lo de más, es que en estos quince meses, aún el pueblo está esperando que haga lo que se suponía debía hacer al ser elegido: gobernar.
El problema más grande del Presidente Duque no es ni siquiera la fuerte oposición. Ni que detrás de él, halando los hilos, esté el expresidente Uribe. Ni que el desempleo haya llegado a una cifra de dos dígitos ni que las matanzas selectivas sean pan de cada día. Tampoco la creciente racha de impuestos y anuncios de una oscura reforma laboral sumado a la devaluación histórica del peso que golpea todos los bolsillos, ni la impopularidad e ineficiencia de sus ministros. No. El problema más grave del Presidente Duque es que parece que viviera en otro mundo.
Y es que la desconexión total del Presidente con nuestra realidad, asusta. El país se desmorona en todos sus frentes. La violencia renació en sus narices y la brecha social se hace cada vez más amplia, pero él parece no darse cuenta. Los colombianos extrañan al presidente. A un mandatario que le duela el país. No a uno que se entere, en una plenaria del Senado, que ocho menores murieron en un bombardeo.
O al que con cara de abstraído y rayando en un cinismo que no le queda bien (porque a pesar de todo él no es Uribe) le contesta a un periodista en Barranquilla que lo indaga sobre el bombardeo en Caquetá “¿…de qué me estás hablando, viejo?

No confundir marcha con terrorismo

Seguir hablando de conspiraciones internacionales para deslegitimar la marcha del 21; acusar de terroristas a los que llaman a la protesta sin acordarse de que hace dos años él mismo y su fórmula vicepresidencial convocaban a «una gran marcha para protestar contra el Gobierno Santos», hace pensar que, además de desconectado, Duque tiene mala memoria.

La marcha y la protesta ciudadana son derechos legítimos de los ciudadanos para manifestar sus inconformidades. Pero las protestas no pueden servir de excusa para que delincuentes de diferentes procedencias la utilicen  como escenario para crear el caos, la asonada, el  asalto a almacenes, o destruir el patrimonio público y privado y arrasar las ciudades. Una marcha multitudinaria, y sobre todo pacífica, donde no haya cabida para el terrorismo, validará las quejas de los colombianos que sienten que este  Gobierno no les ha cumplido. ¿Pero cómo evitar que en el anunciado paro se filtren fuerzas oscuras? He ahí el dilema.

Recordemos que en las últimas semanas diferentes sectores sociales, comunidad indígena, campesinos, docentes de escuela y universitarios, estudiantes, trabajadores en general, pensionados, partidos políticos y sindicatos, anunciaron que se movilizarán en todo el territorio nacional para protestar por la forma como se está manejando el país, la pobreza, la desigualdad, la violencia contra comunidades indígenas, los falsos positivos, la muerte de ocho niños en el Caquetá y la anunciada reforma laboral.

Los desaciertos de Duque han sido repetitivos y evidentes (basta con recordar el oso con el dossier sobre venezuela a instancias internacionales y la negativa de la corte a la Ley de Financiamiento, entre otros)  y a su falta de respaldo en el Congreso, se le suma también la falta de respaldo en la opinión pública: casi el 70% de los colombianos desaprueba su gestión. Y es que a él parece interesarle más lo que pasa en otros países, que la crisis aguda que se vive en el suyo.

Su campaña fue en gran parte en torno a la situación de Venezuela y al posesionarse no dudó en prometer (otra salida en falso) que “los días de Maduro estaban contados”. Y lo sigue haciendo ahora inmiscuyéndose en los asuntos de Bolivia y Chile.

En las últimas semanas  Latinoamérica ha sido noticia mundial. Las protestas de distintas vertientes se han tomado a Chile, Bolivia y Ecuador en las que el pueblo se ha levantado en una sola voz contra la corrupción y la inequidad social.

Todos a rendir cuentas

Tan cierto es que estos movimientos no son solo «un asunto de la izquierda», que  las protestas  «de la derecha» terminaron tumbando  a Evo Morales, quién sacó pecho para decir que “mejoró las condiciones sociales del país”, pero se le olvidó decir que también estaba manipulando los  resultados electorales, según los veedores internacionales, para  perpetuarse en el poder, cosa que parece repetitiva en los gobiernos de izquierda en nuestro continente.

Los desaciertos de Duque han sido repetitivos y evidentes (basta con recordar el oso con el dossier sobre venezuela a instancias internacionales y la negativa de la corte a la Ley de Financiamiento, entre otros)  y a su falta de respaldo en el Congreso, se le suma también la falta de respaldo en la opinión pública: casi el 70% de los colombianos desaprueba su gestión».

En el caso de Venezuela todos quieren que Maduro caiga, y que su gobierno, que azota con crueldad a los hermanos venezolanos, termine para siempre. Pero Colombia tiene suficientes problemas propios que merecen atención, para hacer política con los problemas de otros. Presidente:  si no lo ha notado, los colombianos estamos esperando que usted empiece a gobernar y a enfrentar los innumerables problemas, especialmente sociales, que se han agravado en estos últimos meses.

Esta protesta que se avecina, Duque debe entenderla como la reacción de una sociedad que se cansó de las mentiras, de la indolencia, de la inseguridad, de los altos impuestos, de la incertidumbre laboral y de que los pobres sean quienes sigan poniendo los muertos.

Y mientras el país sigue esperando el timonazo necesario que pueda llevar a este «barco» que  parece zozobrar a un puerto seguro, los colombianos manifestarán sus desesperanzas en una marcha esperada por muchos y satanizada por otros.  Una marcha en la que, por desgracia, no faltarán oportunistas que querrán capitalizar la protesta como si fuera apoyo a sus causas. Que no se engañen los dirigentes de esa  izquierda recalcitrante: la protesta será también contra la polarización y, en general, contra la corrupción política (de todos los bandos) que ha flagelado por décadas al pueblo.

Ojalá que después del 21, en una jornada que esperamos sea memorable por lo pacífica, el presidente Duque pueda, por fin, escuchar la voz de los colombianos para que entienda, de una vez por todas, de qué es lo que le estamos hablando desde hace quince meses.

(Visited 2.856 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Alberto Gamero es uno de los mejores entrenadores de la liga,(...)

3

Hay muchas maneras de crecer tu negocio. Probablemente encuentres una industria(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Cuando alguien, para dar una opinión sobre una persona, acude a su aspecto físico, solo nos muestra la bajeza del opinador. Y todavía es más lamentable cuando él que lo hace es un periodista que además dirige una escuela de periodismo. Patético!.
    En el resto del blog, el señor Saad destila su odio y su total falta de objetividad. Tiene todo el derecho a tener una opinión negativa del presidente pero mentir o decir verdades a medias no debería ser propio de un periodista. La mayoría de los indicadores económicos son actualmente mejores que los del gobierno pasado, el crecimiento económico, el record de proyectos de inversión extranjera, el aumento del consumo, la reducción de los gastos de funcionamiento en 3 billones de pesos…eso no es gobernar?. Es cierto que el desempleo ha subido pero sin duda la llegada en el último año de al menos 1 millón de venezolanos ha influido en ésto. Miente al insinuar que la violencia se ha disparado, los homicidios y las muertes de lideres sociales son menores que las del último año de Santos. Es claro que a Duque le han hecho ruido por cada muerto, lo que no ocurrió con Santos (prensa y congreso comprados con ‘mermelada’). Sobre los menores muertos, se ha dado golpes de pecho el señor Saad, lo que jamás hizo con la llegada del ‘carnicero de Bojayá’ al congreso (45 menores murieron allí) ni con que el congreso dejara impune los delitos sexuales contra los menores por parte de las cabecillas de las farc (doble moral). Muestrenos con cifras que la brecha social ha crecido en éste gobierno, diganos cual es la racha de impuestos? el peor golpe impositivo fue el que hizo el gobierno anterior cuando subieron el IVA del 16 al 19% y nadie salió a protestar. La ley de financiamiento tiene bastantes prebendas para los emprendedores y solo sube los impuestos a salarios por encima de 40 millones.
    Es cierto que no hay buena gobernabilidad porque el congreso quiere extorsionar al presidente por haberlo dejado sin mermelada. Y eso no era lo que todos pediamos, que los congresistas no siguieran abusando de las arcas del estado?
    De verdad alguien puede decir que el problema de Venezuela no influye en Colombia? Tener 2 millones de venezolanos aquí no cambia nada? Que Maduro protega a los cabecillas de las guerrillas tampoco? de verdad?
    Duque ha aceptado todas las jornadas de protesta que le han organizado, muchas veces sin una razón clara, pero tambien tiene el derecho a estar preparado para que no le incendien el país que es lo que quieren muchos personajes tenebrosos de la oposición. Muchas personas han sido manipuladas con información falsa que corre por las redes.Es absurdo salir a protestar por unas reformas que no existen
    El señor Saad tiene todo el derecho a marchar y protestar pero también su obligación como periodista es ser objetivo y no dejarse llevar por su resentimiento y su oportunismo.

  2. jhosepshalaiv0523

    En Colombia todo el mundo se cree con derecho a opinar y criticar y como país donde la libertad de prensa es aun libre, pues hablan mucho, opinan mal, desacreditan a todos, algunos creen tener la razón y lo mejor se la creen. Un viejo profesor de mi universidad nos decía: Cuando tengas un problema llega siempre con 10 posibles soluciones, en la actualidad llegan con el problema y 10 posibles formas de aumentarlo, lo digo porque en todas las áreas conocidas (Política, Económica, periodística, etc.) sucede y lo mas triste es que nadie hace nada por resolverlo. La dejo para que la piensen.

    • Ridiculizar es caricaturizar la realidad. Pero, nos guste o no, Duque (como muchos de nosotros) es regordete y no faltó a la verdad. La ventaja que tiene él sobre regordetes como yo, por ejemplo, es que tiene muchos años menos. Pero ¿Crees que ese es el problema del Presidente? Hay otros muchos que debe empezar a resolver.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar