Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Reseña: ¡Perdedor! de Francisco Leal Quevedo

Cuando estaba en séptimo, si mi memoria no me falla, comencé a pedirle a mi mamá que me comprara pulseras y manillas, así tapaba el huesito que sobresalía en mi muñeca, odiaba como se me veía, también compraba bufandas o camisetas de cuello tortuga para ocultar mi delgadez. Siempre he tenido la tendencia a ser más delgada de lo normal a pesar de comer mucho, es por constitución, las mujeres de mi familia somos así.

Sin embargo, no lo había notado hasta que me comencé a sentir mal por ello, tenía muchos apodos en el colegio: ‘huesitos’, ‘flacuchenta’, entre otros… Disimulaba fingiendo que no pasaba nada cuando me llamaban así, pero seguía tapando el huesito de mis muñecas y hasta me ponía ropa ancha, aunque no me gustara. Yo tenía unos 12 años y  ya detestaba mi cuerpo.

Hace un par de semanas, conocí la historia de Jorge, un niño tranquilo, maduro y obediente. Le gustan los animales y disfruta el tiempo junto a sus abuelos, una vida que sin pensarlo, era de ensueño. Su mamá, una mujer trabajadora, responsable y dedicada, se destaca en su trabajo, tanto que logró conseguir un ascenso. Cuando Jorge se enteró, se emocionó sin pensar en lo que vendría detrás de esta nueva oportunidad laboral. De Chaparral se trasladaron a Bogotá, un cambio drástico, lugares que tienen abismos del cielo a la tierra en muchos aspectos.

Ese cambio no le agradó mucho a Jorge, el afán, el tráfico, estar lejos de su mascota, todo era un verdadero caos en la nueva ciudad y llegar al colegio no fue un respiro. La banda de los tres estaba en su misma clase y desde el momento en que atravesó la puerta del salón, no se mostraron muy amables con el nuevo chico provinciano, al que comenzaron a molestar de inmediato, les encantaba poner apodos y sabotear tanto a estudiantes como a docentes.

He escuchado comentarios diciendo: ‘eso del bullying y matoneo es una ridiculez, antes no existía y uno sobrevivía con normalidad’. Pero ¿seguros que era así? Le doy vueltas y vueltas y no es tan cierto, cuando yo estudiaba no se mencionó jamás el término bullying, pero sin el término por delante, igual llegué a llorar algunas tardes por un par de bromas pesadas que me hicieron, sin dejar de lado a dos compañeras que se cambiaron de colegio porque no ‘encajaban’.

En mi caso, la situación cambió cuando entré a la universidad y me destaqué en varias áreas, comencé a trabajar en radio, a escribir y no sé en qué momento, pero dejé de pensar en eso, pasó a un segundo plano, luego a un quinto plano, hasta que desapareció del mapa. Jorge por su parte, encontró a una profesora comprometida que a través del arte, la poesía para ser exactos, logró solucionar varios conflictos internos, conocer las razones y problemas intrafamiliares que llevaban a la banda de los tres a sabotear a todos, y generó cambios notables en el ambiente escolar.

A muchos de ustedes tal vez les pusieron apodos o le jugaron una mala pasada, si le afectó o no, eso ya es otro tema, la solución puede estar en fortalecer nuestro autoestima desde niños o, educar desde esa primera infancia para no lastimarnos entre nosotros mismos de ninguna forma. Pero bajo ninguna circunstancia se debe normalizar, no es normal porque antes se callaba y ahora tiene nombre, no es así.

La época de mi vida que en estas líneas les he contado, en la que no me llamaban por mi nombre sino por mis apodos, no se me venía a la cabeza hace años, hasta que página tras página leí la historia de Jorge en el libro ¡Perdedor!, una historia que nace de las múltiples vidas que llegan al consultorio de su escritor, el Dr. Francisco Leal Quevedo, un libro que hoy quise reseñar porque no sólo está escrito en la voz de Jorge, cada capítulo trae parte de la vida de un personaje diferente, el que maltrata, el que es maltratado, el que huye del problema, el que lo enfrenta o el que no hace nada.

Al leerlo me identifiqué pero más allá de eso, espero que pueda ser una lectura compartida en algún aula de clase, en una familia o, un buen regalo de navidad para aquel niño que no quiere regresar al colegio el siguiente año, para el que ha tenido que ir varias veces con el acudiente a rectoría porque molesta excesivamente  a sus compañeros. Realmente sería un logro, tal como lo hizo Gabriela, la profesora del libro, con la que se van a encontrar enseñando poesía en esta historia de conflictos propios y ajenos, que les revelará el crecimiento y madurez con la que sus personajes a una corta edad enfrentan sus problemas y asumen sus errores.

(Visited 2.485 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Daniela Castillo Manosalva es comunicadora social con énfasis en educación de la Universidad Santo Tomás. Empezó su carrera en diferentes espacios radiales, de allí se dio paso al mundo de la televisión, fue periodista y presentadora de la sección de cultura en City Noticias y productora de Invitados y libretista del Programa Bravissimo de CityTv. Sin embargo, su gran pasión siempre fue el mundo de las letras, así que se alejó de las pantallas para ser parte de Panamericana Editorial, lugar donde trabaja actualmente mientras cursa un máster en escritura creativa en la Universidad de Salamanca, España.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Atrapada en una matrioska

    Como si se tratara de un truco de magia, ese que solo es bueno si se sabe hacer con precisión,(...)

  • Bogotá

    Los genios en Colombia sí existen

    ‘Hace 3 años, una mañana cualquiera, y no me pregunten cómo ocurren esas cosas, me desperté y en mi cabeza(...)

  • Colombia

    La perra: de la esperanza a la cruda realidad

    Cuando comencé a leerlo me imaginé a una labradora chocolate que me crucé en una playa de Nuquí, me miraba,(...)

  • Bogotá

    Pobre Jorge

    Reseña: ¡Perdedor! de Francisco Leal Quevedo Cuando estaba en séptimo, si mi memoria no me falla, comencé a pedirle a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y todo(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El matoneo debe ser severamente castigado desde la infancia, alli esta el caldo de cultivo para los mas terribles abusos y criminales despues. A un abusador hay que hacerle ver como sociedad que su comportamiento no es tolerable.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar