Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando comencé a leerlo me imaginé a una labradora chocolate que me crucé en una playa de Nuquí, me miraba, batía la cola y dejaba sus huellas pintadas en la arena, luego lamenté haber pensado en ella mientras leía.

Reseña de La Perra, escrito por Pilar Quintana.

Una pintura costumbrista es la forma como imagino que se dibujó este libro, la playa del pacífico colombiano y una pareja humilde de esas que se conocen desde muy jóvenes y ya se van a vivir juntos. Así son nuestros protagonistas, Damaris y Rogelio, quienes guían el relato pero a la larga no terminan siendo tan protagonistas como los son sus perros, en especial una hembra que Damaris adopta y le pone por nombre Chirli, como quería que se llamara la hija que nunca tuvo.

Pilar Quintana logra con su narrativa contagiarnos de los sabores, olores y, en general, sensaciones de una región geográfica rica en paisajes y cultura pero carente de dinero. A través de la historia de la pareja y el trato que tiene sobre sus animales, se nos permite adentrarnos en las costumbres del lugar y pasa de algo tan personal como esa crianza de sus mascotas, a las perturbaciones y presiones sociales frente a las prácticas y relaciones de dicho hogar.

Los personajes viven situaciones que en otro contexto seguramente no tendrían que padecer. Por ejemplo, el hecho de no poder tener hijos los lleva por una ruta de curanderos, chamanes y brebajes, algo que, a kilómetros de esa playa, no hubiera sucedido.

Página a página se devela el trabajo de investigación en el texto, de lo contrario, serían poco veraces los datos que brinda, desde el trabajo de un pescador con salario y el tipo de peces que atrapa según la zona donde se ubica, hasta la duración de un viaje a Buenaventura y los medicamentos que compran para desparasitar a los animales, los detalles brindan esa verosimilitud que con cualquier paso en falso hubiese podido caer.

El título de este libro no podría ser más preciso y a su vez llamativo, pasaron por mi cabeza varias hipótesis antes de leerlo pero no lograba relacionarlo con su carátula. Sin embargo, las primeras páginas te dan el contexto y todo cobra sentido, el cielo turbio y las chalupas desgastadas.

La tinta con la que Quintana escribió este libro, es una tinta adhesiva porque una vez inicias su lectura, no logras separarte de él hasta finalizar, se lee de un tajo pero se asimila con mucho más tiempo. Nos lleva de la desesperanza y la derrota, pasando por algunos visos de esperanza, hasta estrellarnos con la realidad.

Terminé de leerlo queriendo encontrar páginas adicionales que explicaran mis sentimientos encontrados, pero solo me quedé pensando en cómo Pilar logra que una persona buena haga algo malo y nosotros como lectores, solo miremos sin reaccionar de inmediato o sin saber qué postura tomar frente a los personajes con los que ya nos hemos encariñado.

(Visited 968 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Daniela Castillo Manosalva es comunicadora social con énfasis en educación de la Universidad Santo Tomás. Empezó su carrera en diferentes espacios radiales, de allí se dio paso al mundo de la televisión, fue periodista y presentadora de la sección de cultura en City Noticias y productora de Invitados y libretista del Programa Bravissimo de CityTv. Sin embargo, su gran pasión siempre fue el mundo de las letras, así que se alejó de las pantallas para ser parte de Panamericana Editorial, lugar donde trabaja actualmente mientras cursa un máster en escritura creativa en la Universidad de Salamanca, España.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    El regreso de Juan Camilo

    Tercera y última parte.  Yo siempre, desde pequeño me he dedicado a viajar, es algo que disfruto mucho y como mi(...)

  • Sin categoría

    El secreto de Carolina

    Segunda parte.  Sus manos me acariciaban dulcemente la cintura, mientras sus labios comenzaban a rozar con los míos, ignorando el(...)

  • Bogotá

    Los recuerdos de Constanza

    Primera parte.  Sus ojos se abrieron lentamente con la mirada fija en la ventana, la persiana a medio abrir mostraba(...)

  • Bogotá

    Hambriento de poesía

    En el año 2012 aproximadamente conocí el nombre de Nach, un amigo que es gran admirador de su trabajo musical,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el apetito(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar