Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tenía que morir alguien para que le pararan bolas al tema. El popper, o ‘pegante de los ricos’ es muestra de preocupación para autoridades de salud en todo el país, supuestamente ajenas a las movidas de las rumbas de todo tipo y de todas las edades, puesto que no solo son los jóvenes (y mucho menos los pobres o cacos) quienes consumen estas sustancias.

Ahora es noticia la muerte de una señora por una mala toma de yagé, la moda alternativa para trabarse, lo cual esparce un tufillo estigmatizador sobre esta práctica indígena y colabora en su promoción irresponsable, iniciada por algunos neoyuppies amigos dizque de la ‘buena onda’. Y se vendrá la polémica por la inhalación de heroína, que en Cali, según especialistas, ya está causando estragos.

Más allá del estrato afectado por las muertes o la “novedad” con la que venden el asunto, lo cierto es que el consumo de cualquier cosa está más disparado que nunca. Y eso sí es preocupante, desde el punto de vista de cómo llegan las sustancias a las manos de los potenciales consumidores. Por un lado encontramos la satanización: mientras más prohibida nos la muestren suena más tentadora. Por lo común, la palabra ‘droga’ se acompaña de ‘maligna’, y todo lo que caiga en ese concepto es tachado de lo mismo, sin una adecuada información o contexto que permitan reflexionar acerca del modo de acercarme a la sustancia.

Muchas de estas consideraciones sobre la disminución del riesgo han sido objeto de los más encarnizados debates. Las políticas públicas enfocadas a atacar el problema parten del prejuicio de un consumidor carente de toda voluntad y necesitado de amor, cuando la verdadera dimensión del consumo está en lo que no se dice acerca de las sustancias, así como la total falta de perspectiva al analizar el conjunto de situaciones que llevan a alguien a probar una cosa u otra.

Por otra parte está la visión del consumidor de SPA (Sustancias Psicoactivas) como una persona inútil que no se encuentra en condiciones para decidir por su cuenta. C-Hell, una amiga consumidora,  expresa al respectoHay que desmitificar la visión del consumidor de SPA como una persona incapaz de decidir por sí misma y que por el contrario consume porque “la vida así lo ha querido”, es decir, que no escogió ser un consumidor, sino que por el contrario, se convirtió en un consumidor por factores externos y ajenos a su propia voluntad de elección. Debemos reconocer que el consumir o no es una DECISIÓN y que cada individuo tiene la autonomía, la capacidad y el poder para decidir, independientemente del contexto social en el que se desempeña. Y a pesar de que hay que reconocer que hay poblaciones más vulnerables que otras, esto no opaca el poder de decisión.”

Esto último me hace pensar en el camino del exceso, llamado por una canción de Bunbury, frente a la idea de identificarme con una sustancia y encontrar en ella todo lo que necesito. Y del mismo modo considerar si es un asunto de personalidad saberse manejar cuando aspiro popper o meto un bareto. No estamos hablando de una que otra cervecita cada ocho días, o de un cigarrito después del almuerzo ¿Qué piensan ustedes al respecto? ¿Es posible consumir controladamente?

P.D. Que se sollen el concierto de Iron Maiden. Si no pasa nada del otro mundo, pisarán esta tierra. No, no está escrito en la Biblia ni es el Apocalipsis.

BOCADILLO: A propósito del tema, les recomiendo esta canción del Cuarteto de Nos. Ya no sé que hacer conmigo.

(Visited 268 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Social Media Manager. Cronista de TV, Cine, Cultura y Espectáculos. Calvo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Parásito: el arte de vivir con fe

    Tras ver la multipremiada película del director surcoreano Bong Joon-ho, no pude menos que asociar una de las escenas(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas internacionales 2010-2019

    ¡Feliz año! Debía esta publicación como parte del balance de la época, tras revisar listados hechos desde el año(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas del 2019 - Distractor

    Antes de finalizar el año con lo mejor de la década 2010-2019, cuyas votaciones ya van cerrando, deseo indicar mi listado de las series y películas que más me llamaron la atención en lo corrido de este año. Cada vez más resulta difícil seguir el camino a todas, por el volumen de producción que no deja de crecer desaforadamente. Aclaro que mi top en cuanto a series refiere principalmente producciones nuevas. En Cine 10. Joker (Todd Phillips. EE.UU.) Una película cosida al cuerpo del intérprete. Joaquín Phoenix está a las puertas del Óscar por envolverse en la demencia de un villano antológico que no tiene pierde. 9. Las Niñas Bien (Alejandra Márquez, México) De lo poco que vi de cine mexicano me llamó la atención este retrato sobre el estatus, la apariencia y la crisis cuando todo lo demás falla. Ilse Salas, fascinante. 8. The House That Jack Built (Lars Von Trier, varios países) ¿Hay algo más que deba decir? Controvertido como siempre, esta película es de las que incomoda automáticamente. Tenía que verla y es en verdad alucinante, sin contemplaciones. 7. Midsommar (Ari Aster EE.UU-Suecia) Tras Hereditary, Aster no se mide en su segunda película, así que asistimos a una curiosa formulación del llamado folk-horror con bastante maldad de por medio. Confirma también el año de una de las estrellas en ascenso, Florence Pugh. 6. El Irlandés (Martin Scorsese-EE.UU) Si este fuera un año de despedidas, la de Scorsese está firmada con estilo. Tres actores casi incuestionables colman la pantalla en un relato que se salva del lugar común por su guión perfectamente hilvanado. Una película así difícil de repetir. 5. Mid90s (Jonah Hill, EE.UU) Tengo una fascinación por la década de los noventa y vaya que sí exuda nostalgia este relato sencillo pero efectivo de cuatro chicos patinadores. Era lo que necesitaba en una cartelera engolosinada con otro tipo de reivindicaciones de dicha época. 4. The Kindergarten Teacher (Sara Colangelo, EE.UU.) Más que una vuelta de tuerca a un probable trauma de la infancia, es un relato sutil que no es fácil de digerir. Aunque es del 2018 la vi en enero pasado y la recuerdo por su afilada tensión dramática. 3. A Rainy Day in New York (Woody Allen, EEUU) Sin ser una novedad en su ya larga lista de éxitos, Allen saca todo el jugo posible de una comedia romántica enredosa, de su natal New York y de la nostalgia que solo produce el ocaso de una larga carrera. 2. Litigante (Franco Lolli. Colombia) Como lo mencioné en su momento, es de las películas colombianas que me ha sorprendido gratamente por volver a esos relatos intimistas contados con cercanía, apoyados por actuaciones contundentes y un sinsabor que traspasa la pantalla. Una película realmente conmovedora. 1. Once Upon a Time In Hollywood (Quentin Tarantino EE.UU.) Quien ha seguido la carrera de Tarantino sabe que lo entrega todo en sus historias: diálogos voraces, ironía desbordante, referencias culturales a granel o violencia con y sin justificación, entre otros rasgos de su estilo. No obstante, esta película añade un valor testimonial en dos sentidos: tributo a varias de sus raíces artísticas como a una época que no tuvo piedad con lo establecido. Aunque no se vislumbre como una segura ganadora entra directamente en la categoría de clásico. Menciones especiales: El Cuento de la Comadreja (Juan José Campanella, Argentina) por cáustica y morbosa. Monos (Alejandro Landes, Colombia) por su factura de producción, aunque la historia me quedó a deber, y Dolor y Gloria (Pedro Almodóvar, España) cuyo relato no me enganchó, aunque Antonio Banderas y Penélope Cruz encarnan a la perfección los delirios del manchego. En Series 10. The Boys (Amazon Prime) Así me parecen más entretenidas las historias de los “superhéroes”. Mala leche y diversión a raudales. 9. You (Netflix) Adoro las historias de villanos que admiten sus fechorías en cámara. Fuera de ello, no es para nada aleccionador su tono en época del ego hiperexpuesto en las redes sociales. 8. Santos Dumont (HBO) Un buen ejemplo de lo que se debe hacer con la adaptación a la pantalla chica de la vida de un personaje real. 7. Fosse/Verdon (FX) Contar la historia del coreógrafo Bob Fosse y una de sus inspiraciones, Gwen Verdon requería moldear una puesta en escena tan vibrante como su relación. Afortunadamente se logró. 6. Sex Education (Netflix) La dosis perfecta entre drama adolescente con un sentido del humor desbordante. Altamente recomendable para ver de un tirón. 5. Euphoria (HBO) Funciona como contraparte de la anterior. Un relato más crudo y directo que habla de realidades que muchos prefieren ignorar como la salida más cómoda. 4. Years and Years (HBO) Una distopía que no parece muy alejada de la realidad. La capacidad de inquietar que desbordan sus episodios es de locura inmediata. 3. Love, Death and Robots (Netflix) Definitivamente hay que sacar mayor provecho de los formatos cortos, en diversas técnicas. Amplían las posibilidades de abordar historias con mucha personalidad y creatividad. 2. Unbelievable (Netflix) El drama del abuso sexual hacia la mujer resulta abrumador. Su primer capítulo es solo el inicio de una situación que no admite conclusiones apresuradas. 1. Chernobyl (HBO) Nada mejor contado, mejor actuado y mejor documentado que esta serie. Desde su magistral introducción asistimos al horror con los suficientes elementos que nos revelan un juego de poder en medio de una amenaza invisible. La carta tapada de HBO para mantener el interés tras el final de su serie estrella, Game of Thrones. El evento del año en series: El final de Game of Thrones. La producción colombiana del año: La misma que hace 20 años, si desde esa época hubiera llevado un blog. La repetición de Yo soy Betty, la fea paralizó al país como en su primera ocasión, arrasa en Netflix y es de materia obligada para entender la universalidad de su propuesta, a pesar de algunos planteamientos que hoy en día no pasan el tajo de la corrección política. ¿Cuáles fueron sus producciones favoritas del año? No olvide votar acá por las de la década. El 23 de diciembre revelaré la lista de lo mejor de la década en un Facebook Live por la cuenta de Facebook de Radiodistractor. 8:00 p.m. Reviva las series por las que voté en el 2018 acá  juanchopara@gmail.com @juanchoparada

  • Colombia

    Convalidaciones III: La decepción del año - Distractor

    Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista de propósitos que quise adelantar este año, y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Gracias Juancarbez, creo que es más clara tu aclaración (vale la redundancia?) que la forma un poco barroca en que está redactado el post. Pero bien por el tema. Es bueno recordar que la satanización de las drogas ha sido un tema de religiones reaccionarias y, más recientemente, del puritanismo y la doble moral gringas. Y por eso miren donde estamos: una guerra patrocinada por la ilegalidad de las drogas. Hay que empujar desde muchos frentes la legalización del consumo y la comercialización de las drogas, manejando la legalización de cada droga de distinta manera sobre la base de estudios serios. Cómo recibo actualizaciones de este blog sin RSS?
    ——–

  2. Yo era un desgraciao! Pero ví la luz! Cristo me salvó! Se me apareció un día que estaba galiado y me dijo: «haz como yo, deja el pegante y pasate a la bareta». Desde ese día, sólo bareta, nada de boxer.

  3. la mente es muy poderosa todos podemos meter y segun tu mente y fuerza no volver a meter o volverte un adicto, yo lo hize en mi epoca de universidad y nunca me volvi adicto, todo esta en la mente y en el control del cuerpo.

  4. Estimado Passadhi

    Sé perfectamente lo que es el Yagé…por eso soy enfático en afirmar que se popularizó en manos de yuppies amigos dizque de la buena onda…lo que si no dije, y eso es una verdadera lástima, es que algunas comunidades indígenas han contribuido en esa difamación del ritual, al punto de degradarla en una simple ‘traba’. Y lo peor, es que los medios la están vendiendo de ese modo.

  5. Como les decía, el poper y esas cosas que afectan la realidad son manejables mientras no se llegue a lamal pari dez y cuando se llega, ya e ha perdido toda moral y toda responsabilidad familiar y social Se hace inmanejable muy rápido. algunos creen que manejar la cosa es dilatar el consumo por cinco horas. Uyyyyyyyy

  6. El poper y demás cositas son manejabls mientras no llegue a lamalpa ridez propia de las etapas avanzadas, pero antes de lo pensado ya se han perdido el control moral y la responsabilidad social.

  7. ala don juan… buen analisis es importante decirle a la audiencia que el popper se xconsume irresponsablemente desde ahce 40 años… como dijo el tio de un amigo al ver esa noticia en el tele… «ahhhh que ignorantes, si yo metia eso cuando estaba en el colegio»

  8. De acuerdo con el primer comentario. Pues aquello de la dependencia física pudiese controlarse; el verdadero problema es la falta de voluntad; la facilidad de liberarse y de experimentar sensaciones que estas cosas ofrecen, sobre todo para los mas jovenes es algo que genera mas dependencia mental que física; pienso yo…

  9. MiguelonMiguelon

    Pues hombre…excluyendo la heroína yo creo que el consumo de las demás sustancias depende de las personalidades. En lo personal , soy adicto por naturaleza , adicto al estudio, adicto al deporte, adicto a las arepas de huevo de ahí del eje ambiental y así sucesivamente…yo creería que si algún día llego a consumir ese tipo de sustancias me quedaría complicado controlar el consumo sucesivo. Ese es mí caso, de las otras personas no sé….

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar