Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La farsándula criolla acaba de ofrecer un nuevo postre para los ávidos en novelones rosa. El escándalo de los actores Robinson Díaz y Adriana Arango anima las comidas de los colombianos al especular sobre las razones de la infidelidad, quien de los implicados es el más culpable y cúal es el castigo para cada uno. 

No obstante el bochornoso episodio también abre la discusión sobre la conveniencia de estos espectáculos para sus protagonistas. En la vida pública los escándalos sexuales y el dinero son las trampas más fáciles por las cuales alguien termina crucificado. El asunto lo traigo a colación tras ver el especial del canal VH1 de los 40 escándalos más salvajes de las celebridades en donde se hace un singular recorrido por toda clase de sucesos que marcaron época bien sea por lo encumbrado de sus personajes o por lo absurdo del acontecimiento.

El caso Clinton con la ex becaria Mónica Lewinsky es uno de los principales ejemplos de escándalo ante los cuales lo del mago Kandú y señora es apenas una inocentada. Clinton redefinió la infidelidad al proponerla como una relación impropia y, como lo advierte el especial, fue el legado más resonante de su mandato, incluso por encima de los logros alcanzados durante el mismo.

Los videos porno de Paris Hilton y Pamela Anderson pusieron de moda los ‘sex tape´ como una atrevida manera de hacer publicidad.  Los tribunales se pusieron la justicia de ruana con sonados casos como O.J Simpson y la mutiladora de penes Lorena Bobbit. Las evasiones fiscales y negocios fallidos de los artistas también son carne fresca para los devoradores de desgracias ajenas.

¿Hay lecciones que sacar de estas historias? Desde luego. Los escándalos producen efectos inesperados: te hunden en el lodo o son una fuente inagotable de fortuna. Los medios de comunicación son los grandes beneficiados con titulares rocambolescos. No obstante, en la vida cotidiana, no hay cámaras o periodistas inquisidores. Las peleas callejeras, los golpes, los robos y las traiciones están a la orden del día. Lo paradójico de esto es que, mientras nuestras existencias anónimas padecen toda clase de infortunios sin recibir algún rédito por ello, salgamos a pedir corrección moral de quienes igualmente son seres humanos como nosotros. El que sean reconocidos por la sociedad quizás no los exime de mantener una conducta intachable, pero no podemos lanzar juicios sin antes reparar en su condición humana.

Para los que me leen ¿cuál es el precio que paga el ser protagonista de un escándalo? Por culpa de uno ¿en donde ha terminado?

juanchopara@gmail.com  

  

(Visited 107 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Social Media Manager. Cronista de TV, Cine, Cultura y Espectáculos. Calvo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: Sebastián Zapata Callejas Ad portas de acabarse el primer año(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Por: Lucía Ramírez Bolívar* La experiencia de las personas con enfermedades(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Hola Juan… no se puede anterior tu anterior post… me quedé con ganas de leerlo y en cuanto al escándalo… sólo puedo recordar un caso (no el mío por cierto) en el que fue la mejor forma de romper una relación tortuosa y destructiva, en frente de todos los asistentes a un congreso… como dice un amigo mío, say no more…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar