Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El debate de siempre, pero la crisis aumenta. Ríos de tinta corren en estos días por la desventura que experimenta el cine colombiano en este 2013 (claro, y de otros años) ante su escasa permanencia en las pantallas nacionales. ¿La denuncia? La reciente película del cineasta caleño Antonio Dorado, Amores Peligrosos, cinta que empezó su calvario al ser informada de su aparición en menos salas tras su modesta primera semana de estreno, lo que desató la indignación de Dorado y los actores de la misma.

Tanto diarios nacionales como esta casa editorial o la Revista Semana en su edición del 3 de noviembre no solo han expuesto la controversia con Cine Colombia, o las limitaciones de las acciones que ha emprendido el Estado colombiano, sino que muestran una radiografía sobre nuestra marca de cine nacional ¿Eso existe? Por eso, en este post expondré cinco razones por las que muchos de nosotros evitamos invitaciones con todo pagado a ver una película si se apellida “colombiana” Es una posición mezcla de espectador y realizador frustrado, advierto. Además soy selectivo al ver cine nacional: no me venden razones para verlas todas. Si usted se identifica con alguna no solo quéjese, piense en una solución.

1. ¿Qué es el cine colombiano?

Esa es la primera cuestión, nuestra identidad cinematográfica ¿Nos debemos distinguir del mercantilismo capitalista de Hollywood? ¿Acercarnos más a los principios de un cine “más intelectual y elaborado” como el europeo? ¿Ser isla flotantes de ideologías tropicales a las que empaquetan como “cine latino”? Nos han vendido y muy mal el concepto. O tal vez es que nunca se ha definido. Entre el taquillazo o el documento neorrealista la reflexión se cuela a medias, y se olvida algo importante: el cine, como lenguaje, como comunicación, es universal en su forma. Ahora ¿tenemos la suficiente trayectoria para hablar del cine colombiano como una tendencia a seguir, una escuela de pensamiento? Creo que esa idea del cine colombiano está lejos de construirse si optamos por el camino de volvernos una colcha de retazos que se mira el ombligo. Aún nos deben nuestro primer gran clásico a nivel global. Yo no lo he visto aún.

2. El cine colombiano no es solo Dago García Productions o Kalibre 35

Este es un reclamo habitual que ya se está convirtiendo en un claro estigma: si nuestra “industria cinematográfica” tiene algún cimiento es la infaltable cita con una guarichada como la mayoría de películas del señor Dago García. Su negocio es redondo año tras año y es absolutamente correspondido. Por mucho encono que genere, necesitamos aprender de esa planimetría: películas digeribles, en una época blanca y con una solvente estrategia de mercadeo. ¡Lo hacen en Francia, Rusia, España, India y en donde se nos ocurra que el cine hecho para entretener debe mantenerse! El problema es que esa sea la única escuela, y por tanto, la única marca. Desde luego, el otro extremo radica en películas ininteligibles, pretenciosas, sin un ápice de conexión con el público y que terminaron en maratones de cineclubes o repuestas adinfinitum por Señal Colombia. Si bien para gustos los colores, el cine es un trabajo y si tu trabajo no te mantiene sino te lleva a la quiebra o a convertirte en empleado de una perversa agencia de publicidad estás en tu derecho de “amar el arte en el siglo de las deudas”

3. Más escuelas…

Admito que soy un cineasta frustrado. La panacea de ingresar a la escuela de cine de la Universidad Nacional se me deshizo como el techo de su Facultad de Derecho. No obstante ¿dónde están las escuelas de guión? Hay buenas ideas mal enfocadas, ideas plagiadas y esfuerzos de formación fuera del alcance de muchos afiebrados. Subexplotamos los géneros cinematográficos y cuando recurrimos a ellos nos convertimos en el hazmerreír general si hacemos las películas “muy a lo Hitchcock con un pedacito de Sexto Sentido”

4. Y más actores

Ahora, tenemos actores y actrices queridos por montones, pero con poco fogueo en cine, o lo que es peor: repitiéndose como en las telenovelas y series. No es posible que salga de ver El Capo o El Cartel de los Sapos a encontrarme Robinson Díaz y Marlon Moreno en dos o tres películas ¡de narcos! Así como hay que aprovecharlos hay que procurar su cambio de registro, pues la gente se aburre de ver a los mismos actores multiplicados por cuatro en los canales privados y de sobremesa en el cine. E impulsar la búsqueda de talentos actorales para el cine. Un actor puede hacer de todo, es lo que siempre oigo, pero el cine exige condiciones y actitudes que no son exportables cien por cien a la televisión o al teatro. Bueno, si Jessica Cediel va a actuar…¡todos tenemos oportunidad!

5. La mala publicidad

No recuerdo la primera película colombiana que me haya atrapado con el trailer. Menos, que me haya seducido con una buena estrategia publicitaria. No es posible que, con las posibilidades de hoy en día, las películas colombianas se promocionen peor que un comercial contra la caries ¡Ya nos cuentan toda la historia en el teaser! Si vamos a hacer escuela que la primera clase sea cómo hacer un buen trailer y una campaña de expectativa que haga historia. Hay que hablar más con el espectador, y las redes sociales son un canal perfecto para recoger ideas.

Estas son solo unas ideas…los lectores configurarán otras, pero ya tienen argumentos desde todos los puntos de vista. Después de este ejercicio ¿verá una película colombiana?

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com

(Visited 165 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Chile nos ha mostrado, a través de sus marchas, a los(...)

3

El medicamento Metformina (Glucofage) puede ser beneficioso para prevenir el aumento de peso causado por estos anticonceptivos.

No es recomendado el uso del implante, la inyección ni el parche anticonceptivo junto con algunas medicinas para bajar de peso como: Sibutramina (Reductil), Pastillas chinas, Fruta Planta o Carnitina.

¿Quién puede utilizar el implante, la inyección y el parche anticonceptivo?

Al suspender las inyecciones y los parches anticonceptivos o al retirar el implante (Implanon) los síntomas de Resistencia a la Insulina reaparecen peor que antes.

Las pastillas anticonceptivas primero llegan al hígado y solo la mitad llega hasta la sangre. En cambio la inyección, el parche y el implante anticonceptivo van directamente a la sangre, alcanzando niveles mucho más altos.

¿Que pasa si utilizo el implante, la inyección (Mesigyna) o el parche anticonceptivo sin supervisión médica?

El parche, la inyección y el implante anticonceptivo causan Resistencia a la Insulina y casi siempre ocasionan efectos adversos como:

He preparado esta Calculadora de ovulación. Es una herramienta útil para planificar tus relaciones en caso que no estés utilizando implantes, inyecciones o parches anticonceptivos.

Recomendaciones médicas:

En las mujeres jóvenes o con parejas no tan estables es preferible el uso del preservativo. Aquellas que deseen retrasar la maternidad por muchos años es más recomendable utilizar el Dispositivo Intra-Uterino (DIU) en vez de tomar pastillas anticonceptivas por tanto tiempo.

ATENCIÓN: Las pastillas, los implantes, las inyecciones y los parches anticonceptivos no ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual (como VPH). La mayoría de las mujeres contagiadas no creía que su pareja era portadora de estas enfermedades. Los hombres infectados no lo descubren hasta que comienzan los síntomas, mucho tiempo después.

Las mujeres que deciden quedar embarazadas deben descansar de los anticonceptivos mínimo 6 meses antes de quedar embarazadas.

Dr Salomon Jakubowicz

www.NiUnaDietaMas.com

Artículos relacionados

Colágeno: ¿cómo tomar proteínas para la piel?

La Glucosamina: causa hiperinsulinismo (engorda)

Pastillas anticonceptivas: ¿cuál recomiendo? -->Es frecuente aumentar de peso por culpa de las pastillas anticonceptivas pero el Postinor, el implante, la inyección y el parche anticonceptivo engordan aún más.

¿Cómo evitar el aumento de peso causado por los anticonceptivos?

El medicamento Metformina (Glucofage) puede ser beneficioso para prevenir el aumento de peso causado por estos anticonceptivos.

No es recomendado el uso del implante, la inyección ni el parche anticonceptivo junto con algunas medicinas para bajar de peso como: Sibutramina (Reductil), Pastillas chinas, Fruta Planta o Carnitina.

¿Quién puede utilizar el implante, la inyección y el parche anticonceptivo?

Al suspender las inyecciones y los parches anticonceptivos o al retirar el implante (Implanon) los síntomas de Resistencia a la Insulina reaparecen peor que antes.

Las pastillas anticonceptivas primero llegan al hígado y solo la mitad llega hasta la sangre. En cambio la inyección, el parche y el implante anticonceptivo van directamente a la sangre, alcanzando niveles mucho más altos.

¿Que pasa si utilizo el implante, la inyección (Mesigyna) o el parche anticonceptivo sin supervisión médica?

El parche, la inyección y el implante anticonceptivo causan Resistencia a la Insulina y casi siempre ocasionan efectos adversos como:

He preparado esta Calculadora de ovulación. Es una herramienta útil para planificar tus relaciones en caso que no estés utilizando implantes, inyecciones o parches anticonceptivos.

Recomendaciones médicas:

En las mujeres jóvenes o con parejas no tan estables es preferible el uso del preservativo. Aquellas que deseen retrasar la maternidad por muchos años es más recomendable utilizar el Dispositivo Intra-Uterino (DIU) en vez de tomar pastillas anticonceptivas por tanto tiempo.

ATENCIÓN: Las pastillas, los implantes, las inyecciones y los parches anticonceptivos no ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual (como VPH). La mayoría de las mujeres contagiadas no creía que su pareja era portadora de estas enfermedades. Los hombres infectados no lo descubren hasta que comienzan los síntomas, mucho tiempo después.

Las mujeres que deciden quedar embarazadas deben descansar de los anticonceptivos mínimo 6 meses antes de quedar embarazadas.

Dr Salomon Jakubowicz

www.NiUnaDietaMas.com

Artículos relacionados

Colágeno: ¿cómo tomar proteínas para la piel?

La Glucosamina: causa hiperinsulinismo (engorda)

Pastillas anticonceptivas: ¿cuál recomiendo?

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar