Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No hay respuestas obvias. No todo se reduce a mayor apoyo económico en realización y promoción. La reciente entrega de los premios Óscar dejaron en evidencia que nuestra cultura audiovisual no solo es prometedora sino que es capaz de igualarse a las más exigentes o intrincadas producciones de cualquier rincón del mundo.

El triunfo de Ciro Guerra y su equipo con El Abrazo de la Serpiente no es para nada fortuito, pero tampoco es el resultado de una apuesta decidida por nuestro cine, en la medida en que no se trata únicamente de recurrir al apoyo estatal y ya está hecho el trabajo, sino a la conexión con el público y cómo este debe responder (con criterio, desde luego, para no hablar de falsos nacionalismos) frente a lo que le ofrecen en pantalla.

Pensemos ahora en el cortometraje animado chileno que aquí recomendamos y casualmente fue nominado y ganó en su categoría: A Bear Story  En un contexto donde la animación no se encontraba muy desarrollada, tal y como lo expresa esta investigación de hace unos años, el trabajo de Gabriel Osorio y Patricio Escala dio en el clavo al escenificar un fuerte contenido político y personal con elementos aparentemente didácticos, pero sin perder el horizonte de su mensaje ¡No era como tal un trabajo para hacer plata!

En ese orden de ideas ¿a qué apuntar ahora que ya nos medimos el aceite en el banal y yanqui mundo hollywoodesco?  Si miramos en retrospectiva, el año anterior fue Relatos Salvajes la alumna destacada, y no es una historia que marque su acento en su procedencia, un hecho histórico o una comunidad marginada. Simple y sencillamente es un vodevil de lados humanos que no nos gusta reconocer plasmado y rubricado con la agudeza del humor negro. Con el ejemplo quiero mostrar que no hay una única fórmula para cautivar a la audiencia y asombrar a la crítica. La comedia mezclada con sátira y cierto desencanto también tiene su lugar.

En un escenario de postconflicto serán incontables los tratamientos a todos los dramas humanos que ha dejado la guerra en nuestro país y allí el cine, la televisión o los sistemas de streaming -como las demás expresiones artísticas- deberán hacer su aporte. ¿Qué contar del proceso de paz? ¿De los escándalos que a diario protagonizan los personajes públicos? ¿Del hambre que azota a la Guajira? ¿De los asesinos en serie que ruborizan al propio Hannibal Lecter?

Y no hablo de documentales como salida exprés a estas reflexiones. Desde la ficción se puede armar ese panorama. Recuerdo la película mexicana La Dictadura Perfecta como una clara manifestación de inconformismo frente al juego que suele tejerse entre el poder y los medios de comunicación.

Esas historias ya empezaron a contarse. Llega a nuestras pantallas la película La Semilla del Silencio, el debut en pantalla grande del director Felipe Cano, que se apoya en el thriller policíaco para mostrarnos la impotencia y el miedo que día a día enfrentan agentes de la ley cuando se enfrentan a la podredumbre que entorpece el deseo de hacer justicia. Esto nos contaron Camilo de la Cruz y Camilo Molano, sus creadores y productores en el programa Radiodistractor

La verdad, la memoria y hasta la reparación pueden llegar de la mano del arte. Intentarlo por lo menos. Además de no desconocer que las nuevas plataformas y pantallas exigen la preparación adecuada para asumir estos escenarios. Por el hecho de que en nuestro país Netflix no esté en todas las casas no significa que hay que torpedear de alguna manera la oportunidad de entretenimiento que brinda. Hay que buscar condiciones justas para cualquier participante del negocio, sí, pero sin perder de vista la realidad del mismo, y ya en esa dirección Televisa salió con Blim, que ha recibido todas las críticas posibles, pero que en sí constituye la primera respuesta latinoamericana al modelo de OTT que ya HBO y otras cadenas están presurosas de consolidar. Allí también hay una alternativa para demostrar de qué estamos hechos, contenidos inmersivos exclusivos para esas plataformas. La otra semana vamos a profundizar más en este tema.

En #YoHiceEsto traemos para esta ocasión el trabajo de Juan Guillermo Robayo, estudiante de 19 años de Cine y Televisión de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, que incursiona con su primer trabajo audiovisual en el mundo de las convocatorias artísticas internacionales como lo es el caso de la alianza DirectTV y Sundance Channel con su concurso Directv Cinema + Channel, que creó su primer concurso de cortometrajes dirigido a estudiantes activos de cinematografía. El primer trabajo de Juan Guillermo se llama Happy Hour y llegó a las semifinales en esta convocatoria. Aquí se los presento

Recuerden que si desean enviarnos sus trabajos en cine, música, arte, literatura, blogs, series web y demás, solo contácteme a través de Twitter en @radiodistractor o @juanchoparada, al correo juanchopara@gmail.com o a la fanpage www.facebook.com/radiodistractor. Pueden acompañarnos en vivo durante el programa que emitimos cada semana con la emisora virtual Stereo Joint radio. 

(Visited 675 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar