Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tremendo resbalón el nuevo estreno en dramáticos del 2017 en Colombia. La serie de Teleset y Sony Pictures sobre la vida del expresidente venezolano Hugo Chávez Frías, que ansiosamente compró el alicaído canal RCN, creó una apabullante expectativa y se vendió como un lanzamiento mundial no pudo tener otro final diferente al del rechazo de gran parte de los televidentes colombianos y, muy probablemente, de Latinoamérica.

Un colega que estimo muchísimo plasmó contundentemente su opinión frente a este descalabro del siguiente modo: “La mayoría de colombianos odian a Chávez, Maduro y esa línea socialista”. En efecto, con tantos antecedentes de la mala imagen del gobierno vecino ¿no era previsible el riesgo? Durante la existencia de Chávez su aceptación en nuestro país iba de mal en peor, como lo resume el portal Confidencial Colombia. “En el año 2008, donde las relaciones entre los países estaban en su peor momento, la firma encuestadora Invamer-Gallup mostó a un Chávez con un 8 por ciento de favorabilidad, contrastado con el 80 por ciento de su homólogo colombiano [de la época]”. Repuntó levemente a inicios del gobierno Santos, pero no fue ninguna garantía: el antichavismo predicado en la era Uribe le alcanzó para el día de hoy y ya es conocido por todos sus efectos con el sonado plebiscito del año anterior. Hoy en día desafortunadamente todo lo que suena a Venezuela lo impregnan de un tinte político bastante deformado, casi pestilente, llegando incluso a la xenofobia, algo muy injusto y que rebasa toda proporción.

En segundo lugar ¿era el Canal RCN la pantalla? Siguiendo los comentarios de mi colega “La mayoría de los colombianos odia a RCN por vendido, por politizado, por ir en contra de la Paz”. El canal lo sabe: la mayoría del público le ha dado la espalda por su marcada confrontación con el gobierno actual y complacencia con el anterior, amén del poco carisma de sus figuras actuales, entre otras razones. No importan sus escasos momentos de genialidad: su política del prime time encabezada por su noticiero en franca lid con el establecimiento, la inestabilidad de los horarios que tanto la afectó en el pasado y su extraña forma de programar ya no crean hábitos de nada: pasan de series médicas o de abogados con tonos ligeros a bionovelas densas que no disimulan su raíz crítica, sin contar el compás de espera que se dieron al transmitir una serie mexicana, algo que en otros tiempos hubiera alborotado al gremio.

Con ese contexto ¿estábamos llamados a contar su historia? Si pocas veces nos apersonamos de los dramas propios, no podíamos esperar más que indiferencia por un asunto que nunca hemos considerado como nuestro. Ante las dificultades que atraviesa la libertad de expresión en el vecino país, otrora Meca de los dramatizados, al parecer fuimos la mejor opción para contar una versión de la vida de Chávez con la que es difícil estar de acuerdo. No iba a existir un punto medio que calmara los ánimos entre seguidores y opositores, pero semejante “homenaje” artístico planea más por la diatriba y el señalamiento, y esa falta de distancia de los hechos ni siquiera crea morbo por el desconocimiento del contexto, lo que inmediatamente evita cualquier tipo de empatía con el personaje, tan necesaria en las creaciones dramáticas. Tampoco ayuda que gran parte del elenco colombiano que participa representando a venezolanos no lo haga convincentemente y produzca risas o incredulidad.

Entonces ¿todo es malo en El Comandante? El reto era gigantesco y, desde luego, había que asumirlo como lo que era. Andrés Parra hizo su mejor esfuerzo, muestra a un Chávez con matices aunque caiga en cierta caricaturización. Lo rodearon con grandes buenos actores nacionales: Julián Román (post Juan Gabriel), Jimmy Vásquez, Jairo Camargo ¿Les creemos? Ahí si apelo más a los comentarios de espectadores venezolanos, que parecen conformes hasta cierto punto con las interpretaciones. Debo decir que el primer capítulo sí tenía pinta de serie: buen ritmo, un referente histórico que nos ubica al protagonista (el fallido golpe de Estado de 1992) y un final enganchador, pero en los siguientes volvimos a lo de siempre: el recurso de la infancia y adolescencia, por momentos irritante, perdiendo el interés en la perspectiva que eligieron. El flashback me sobra.

¿Fue una pésima estrategia enfrentarlo con la recta final de Sin Senos Hay Paraíso? Dicen que el que pega primero pega dos veces, pero no siempre es una máxima en los negocios. Aunque el tema narco ya está sobresaturado y la historia de Catalina es cada vez más rocambolesca gustó y punto. Nada raro tendría que su reemplazo, la historia de alias Popeye, camine por ese sendero, tomando en cuenta que el personaje en cuestión sigue vivo y dando de qué hablar. De ello hablaré en su momento cuando sea su estreno. Por lo pronto, para los que la quieran seguir, la versión emitida por TNT parece menos editada.

Las historias reales pueden contarse con soberbia o sensatez. La lección más reciente estuvo con el caso de O.J Simpson: tanto la galardonada miniserie de Ryan Murphy como un documental a las puertas del Óscar actualizaron la tragedia y el show mediático generado, dejando las especulaciones al público ¿Seremos capaces de contar nuestras historias con el rigor suficiente para que el público se acerca a ellas y haga los juicios que desee sin prevenciones?

En estreno: 24 Legacy

Ya la había mencionado en un post anterior y merece mi comentario tras ver sus primeros dos capítulos. No era fácil reemplazar a Jack Bauer, pero de entrada es una declaración de intenciones que eligieran a Corey Hawkins para tomar el testigo como el sargento Eric Carter. Su traumático pasado como veterano de guerra es la marca de la casa, y los que siguieron a Bauer en su etapa anterior no se sentirán defraudados al ver a todo un “hinchapelotas” en forma, con habilidades muy similares a las de su antecesor si bien más atemperado, tratando de librarse de una muerte segura mientras corre contra el tiempo para evitar un desastre.  Ases bajo la manga, muertes violentas y personajes con doble fachada estarán a la orden del día en este spin off que llega precedido del Super Bowl en su estreno en Estados Unidos y lo veremos en Latinoamérica el lunes 6 de febrero en Fox. 

The Passing Bells

Los dramas bélicos se resisten a pasar de moda. En esta ocasión, esta miniserie de la BBC llega al canal Film&Arts este 5 de febrero para contarnos en cuatro episodios el relato de dos rivales en medio de las adversidades de la Primera Guerra Mundial.  Emitida en su momento para conmemorar el centenario de este suceso, es una alternativa para el fin de semana.

Cine para todos los gustos

Febrero es mes de premios del séptimo arte, así es que nos vamos ambientando con opciones de diversa índole en todo tipo de canales y plataformas antes de saber el resultado de las diversas ceremonias que se vienen como los premios César, Goya, Bafta y Óscar, entre otros. Para recomendar, los ciclos de Señal Colombia todos los días, cuya programación encuentran en este enlace y para recordar algunos éxitos del cine independiente de los últimos dos años como Carol, El Club o Mommy, HBO GO reúne un buen catálogo de ellos en su aplicación.

 

En Febrero vuelvo con Radiodistractor

Próxima semana les confirmo la fecha del lanzamiento de nuestra sexta temporada en radio. Preparo sorpresas, porque se cumplen 10 años de existencia de este blog y estoy planeando varias novedades, como acompañar las transmisiones radiales y algunos eventos con comentarios vía Facebook Live, tal y como sucedió con las nominaciones a los Óscar. En www.facebook.com/radiodistractor pueden seguirnos y escucharnos en www.stereojoint.com

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com

(Visited 5.144 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Parásito: el arte de vivir con fe

    Tras ver la multipremiada película del director surcoreano Bong Joon-ho, no pude menos que asociar una de las escenas(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas internacionales 2010-2019

    ¡Feliz año! Debía esta publicación como parte del balance de la época, tras revisar listados hechos desde el año(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas del 2019 - Distractor

    Antes de finalizar el año con lo mejor de la década 2010-2019, cuyas votaciones ya van cerrando, deseo indicar mi listado de las series y películas que más me llamaron la atención en lo corrido de este año. Cada vez más resulta difícil seguir el camino a todas, por el volumen de producción que no deja de crecer desaforadamente. Aclaro que mi top en cuanto a series refiere principalmente producciones nuevas. En Cine 10. Joker (Todd Phillips. EE.UU.) Una película cosida al cuerpo del intérprete. Joaquín Phoenix está a las puertas del Óscar por envolverse en la demencia de un villano antológico que no tiene pierde. 9. Las Niñas Bien (Alejandra Márquez, México) De lo poco que vi de cine mexicano me llamó la atención este retrato sobre el estatus, la apariencia y la crisis cuando todo lo demás falla. Ilse Salas, fascinante. 8. The House That Jack Built (Lars Von Trier, varios países) ¿Hay algo más que deba decir? Controvertido como siempre, esta película es de las que incomoda automáticamente. Tenía que verla y es en verdad alucinante, sin contemplaciones. 7. Midsommar (Ari Aster EE.UU-Suecia) Tras Hereditary, Aster no se mide en su segunda película, así que asistimos a una curiosa formulación del llamado folk-horror con bastante maldad de por medio. Confirma también el año de una de las estrellas en ascenso, Florence Pugh. 6. El Irlandés (Martin Scorsese-EE.UU) Si este fuera un año de despedidas, la de Scorsese está firmada con estilo. Tres actores casi incuestionables colman la pantalla en un relato que se salva del lugar común por su guión perfectamente hilvanado. Una película así difícil de repetir. 5. Mid90s (Jonah Hill, EE.UU) Tengo una fascinación por la década de los noventa y vaya que sí exuda nostalgia este relato sencillo pero efectivo de cuatro chicos patinadores. Era lo que necesitaba en una cartelera engolosinada con otro tipo de reivindicaciones de dicha época. 4. The Kindergarten Teacher (Sara Colangelo, EE.UU.) Más que una vuelta de tuerca a un probable trauma de la infancia, es un relato sutil que no es fácil de digerir. Aunque es del 2018 la vi en enero pasado y la recuerdo por su afilada tensión dramática. 3. A Rainy Day in New York (Woody Allen, EEUU) Sin ser una novedad en su ya larga lista de éxitos, Allen saca todo el jugo posible de una comedia romántica enredosa, de su natal New York y de la nostalgia que solo produce el ocaso de una larga carrera. 2. Litigante (Franco Lolli. Colombia) Como lo mencioné en su momento, es de las películas colombianas que me ha sorprendido gratamente por volver a esos relatos intimistas contados con cercanía, apoyados por actuaciones contundentes y un sinsabor que traspasa la pantalla. Una película realmente conmovedora. 1. Once Upon a Time In Hollywood (Quentin Tarantino EE.UU.) Quien ha seguido la carrera de Tarantino sabe que lo entrega todo en sus historias: diálogos voraces, ironía desbordante, referencias culturales a granel o violencia con y sin justificación, entre otros rasgos de su estilo. No obstante, esta película añade un valor testimonial en dos sentidos: tributo a varias de sus raíces artísticas como a una época que no tuvo piedad con lo establecido. Aunque no se vislumbre como una segura ganadora entra directamente en la categoría de clásico. Menciones especiales: El Cuento de la Comadreja (Juan José Campanella, Argentina) por cáustica y morbosa. Monos (Alejandro Landes, Colombia) por su factura de producción, aunque la historia me quedó a deber, y Dolor y Gloria (Pedro Almodóvar, España) cuyo relato no me enganchó, aunque Antonio Banderas y Penélope Cruz encarnan a la perfección los delirios del manchego. En Series 10. The Boys (Amazon Prime) Así me parecen más entretenidas las historias de los “superhéroes”. Mala leche y diversión a raudales. 9. You (Netflix) Adoro las historias de villanos que admiten sus fechorías en cámara. Fuera de ello, no es para nada aleccionador su tono en época del ego hiperexpuesto en las redes sociales. 8. Santos Dumont (HBO) Un buen ejemplo de lo que se debe hacer con la adaptación a la pantalla chica de la vida de un personaje real. 7. Fosse/Verdon (FX) Contar la historia del coreógrafo Bob Fosse y una de sus inspiraciones, Gwen Verdon requería moldear una puesta en escena tan vibrante como su relación. Afortunadamente se logró. 6. Sex Education (Netflix) La dosis perfecta entre drama adolescente con un sentido del humor desbordante. Altamente recomendable para ver de un tirón. 5. Euphoria (HBO) Funciona como contraparte de la anterior. Un relato más crudo y directo que habla de realidades que muchos prefieren ignorar como la salida más cómoda. 4. Years and Years (HBO) Una distopía que no parece muy alejada de la realidad. La capacidad de inquietar que desbordan sus episodios es de locura inmediata. 3. Love, Death and Robots (Netflix) Definitivamente hay que sacar mayor provecho de los formatos cortos, en diversas técnicas. Amplían las posibilidades de abordar historias con mucha personalidad y creatividad. 2. Unbelievable (Netflix) El drama del abuso sexual hacia la mujer resulta abrumador. Su primer capítulo es solo el inicio de una situación que no admite conclusiones apresuradas. 1. Chernobyl (HBO) Nada mejor contado, mejor actuado y mejor documentado que esta serie. Desde su magistral introducción asistimos al horror con los suficientes elementos que nos revelan un juego de poder en medio de una amenaza invisible. La carta tapada de HBO para mantener el interés tras el final de su serie estrella, Game of Thrones. El evento del año en series: El final de Game of Thrones. La producción colombiana del año: La misma que hace 20 años, si desde esa época hubiera llevado un blog. La repetición de Yo soy Betty, la fea paralizó al país como en su primera ocasión, arrasa en Netflix y es de materia obligada para entender la universalidad de su propuesta, a pesar de algunos planteamientos que hoy en día no pasan el tajo de la corrección política. ¿Cuáles fueron sus producciones favoritas del año? No olvide votar acá por las de la década. El 23 de diciembre revelaré la lista de lo mejor de la década en un Facebook Live por la cuenta de Facebook de Radiodistractor. 8:00 p.m. Reviva las series por las que voté en el 2018 acá  juanchopara@gmail.com @juanchoparada

  • Colombia

    Convalidaciones III: La decepción del año - Distractor

    Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista de propósitos que quise adelantar este año, y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Nos cuenta un fiel lector de nuestra columna que por razones(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. DISTRACTOR 10 años/¿El Canal RCN olvida a su público? - ¿Esto le pasa? | Blogs El Tiempo

    […] el descalabro de El Comandante, que reseñé a inicios de este año, en esta ocasión hay que reconocer la apuesta por La Ley del Corazón, una telenovela ideada por […]

  2. Trump enseñando con el ejemplo los gobernantes se eligen para beneficiar a sus pueblos y trabajar primero para ellos, en Amazon Donadl trump lo mejor que le puede pasar a los EU y al Mundo si es elegido Presidente, esta es la gran oportunidad y union para latinoamerica, viene disfrazada de crisis

  3. es como hacer en venezuela patrocinado por telesur y con actores venezolanos, alvaro uribe y sus buenos muchachos y estrenarla con bombos y platillos, no creo que los venezolanos quieran verla, es tomado de los pelos, lo de popeye sera un éxito en medellín, en las comunas, quienes no quisieron ser como el, o son hijos de antiguos subalternos de popeye y pablo escobar, en cambio el resto del país si la ven es que son masoquistas, por que este delincuente le hizo mucho daño al país, como su patrón, pero no falta el bob.o que la quiera ver.

  4. la realidad del fracaso de EL COMANDANTE es simplemente que a este personaje dictador el televidente no quiere saber nada de el,ya que sera heroe para los chavistas pero para el mundo libre fue y es un dictadorsuelo y maduro le sigue los pasos fomentando el odio y destruyendo venezuela.RCN le falto la lógica de saber que una serie con personaje odioso no renta

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar