Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fernando Olaya no es un tipo de fiesta, es más tranquilo y aplomado. Pero cuando se trata de encender la rumba, su música, que lo ha llevado a grandes escenarios del género electrónico internacional, es una completa catarsis llena de sonidos progresivos que elevan el ánimo o lo apaciguan. Lo presentamos hace un par de meses en Distractor y tuvimos la oportunidad de entrevistarlo para aproximarnos a su trabajo de una manera más personal, conocer sus percepciones sobre el género en la actualidad y su futuro como creador en la industria. Apartes del podcast que podrán escuchar completo al final del mismo. El próximo 1 de junio estará en la ciudad de Pereira haciendo un Live Act en el Tunnel Pereira.

Juancho Parada: ¿Cómo inicia esa pasión por el género electrónico?

Fernando Olaya: Soy un melómano, amante de la música, desde muy pequeño estudié música. Todo esto comenzó por mi padre que coleccionaba vinilos. En esa época mi hermana organizaba fiestas de colegio con las minitecas, yo tendría más o menos 8 o 9 años, y empecé a escuchar la música dance de los 90. Habían sacado algo llamado Lo Más Disco en una serie de volúmenes y empezaron a llegar muchas bandas nuevas europeas. Era raro, pues a esa edad y esa música era totalmente extraña para mí. Me llamó la atención y me pegué a mi hermana para ver cómo grababa los casetes y llevarlos a las fiestas.

Fernando Olaya - Foto Facebook Fernando Olaya

Fernando Olaya – Foto Facebook Fernando Olaya

J.P: Y los primeros pasos en la experimentación con esos sonidos, ¿cómo se dieron? ¿Cuáles fueron sus primeros referentes?

F.O: Hacia los 13 años me dio hepatitis y tuve que ausentarme como unos tres meses del colegio. En ese entonces mi papá tenía un tecladito pequeño, como una especie de sintetizador, que le habían regalado y nunca lo habían usado. Empecé a experimentar con los sonidos electrónicos y ahí me atrajo más. Después de eso llega a Colombia una colección llamada Positiva 2000 y entra el tema del after party, que era una selección de música electrónica nueva, traída de Estados Unidos y de Europa, y empiezo a coleccionar ese estilo de música. Ahí me empiezo a involucrar mucho más con eso. A los 15 años conozco un sello disquero llamado Perfecto Récords de un artista inglés llamado Paul Oakenfold y escucho las colecciones que saca con Sasha y John Digweed y nada, me dije “yo quiero empezar a tocar como este señor”. También me involucro con el rock progresivo: conozco lo que es Kraftwerk, Pink Floyd, todo esto fue para mí nuevo y me llevó por los sonidos de la música progresiva electrónica.

J.P: Cuando empieza a tocar en fiestas en la capital ¿cómo fue conciliar ese mundo con los mitos que existían alrededor de la movida nocturna, agitada y clandestina asociada comúnmente a la fiesta electrónica?

F.O: Al encontrarme con este estilo de vida nocturno y pesado no me gustó. Vengo de una familia muy tradicional, eso lo hacía más por el amor a la música, por el arte, no porque fuera un tema de moda, por las fiestas o por las drogas. Ahí empecé a crear un estilo algo más tecno, que llamé Ferti, pero me salí de eso por un par de años precisamente por ese ambiente.

J.P: Después de haber terminado su formación como músico e ingeniero de sonido, ¿cómo fue su incursión en el escenario internacional?

F.O Salgo de ese cambio de Ferti, que era una producción más de house, me alejo y decido volver a incursionar con la música electrónica pero más con lo que yo era, con los sonidos progresivos. Decido crear mi nombre artístico, Fernando Olaya, y empiezo a enviar mi música a sellos alemanes, ingleses y holandeses, la música empieza a entrar en diferentes tops como Beatport, varios artistas empiezan a tocar mis canciones y empiezan a invitarme para tocar en diferentes fiestas en Bogotá con Paul Van Dyke, con Sasha acá en Piso 30. Luego me invitan a un festival en Holanda, el Amsterdam Dance Event, allí comienzo a conectarme con otros productores y entendí el mundo de la música electrónica real, que hay charlas, talleres, que hay una industria alrededor y empecé a fascinarme más por esa música.

J.P: ¿Qué caracteriza su show actualmente?

F.O: Empecé a incursionar con el Live Act  o creación de música en vivo, no mezclar dos canciones, sino empezar a crear con secuenciadores, sintetizadores, con software. Es más llamativo para la gente, pero es un reto para uno, pues pasa de ser un DJ a ser un artista electrónico en vivo. De hecho, tenemos un proyecto nuevo para este año llamado Melódica que es con música clásica y música electrónica, pero de cámara.

Escuchen la entrevista completa a Fernando Olaya acá

John Wick: Parabellum: la suerte de Keanu Reeves

Si John Wick regresó más invencible, lo de Keanu Reeves es de locura. Desde sus tímidos inicios como adolescente gañán ya apuntaba maneras como héroe de acción en los clásicos Point Break (1991) y la sempiterna Speed (1994), amén de su aspecto de galán con aire de tristeza que fascinó en los videos clips de Paula Abdul o en la versión de Drácula de Coppola (1992). Su consagración en el prime ramo llegó con la fábula futurista de The Matrix (1999), que de cierta manera lo inmortalizó. El nuevo milenio lo sorprendió con altibajos en su vida personal y en su carrera, que parecía condenada a películas mediocres hasta John Wick. De nuevo la acción es la redentora en su calvario artístico y ahora vive una brillante resurrección que no solo lo trae de vuelta con la ahora trilogía de un hombre con el que comparte varias similitudes. John Wick es un curioso alter ego con el que se le ve cómodo, renegado y desafiante.

No estaba muy convencido de este regreso, pero esta tercera película eleva las expectativas, por lo que veremos a un anti héroe de acción que aún padece la desaparición de su mujer, es perseguido por la misma cofradía a la que pertenecía y solo busca aplacar un poco el aullido de su conciencia. Las espectaculares secuencias de acción se alternan con un desenfadado humor negro en medio de las ceremoniosas pugnas por el honor y la lealtad a un sistema que ya no tiene sentido para él. Esa idea la ha comprado bien el público con su taquilla norteamericana, rebasando a los mismos Avengers desde su estreno el pasado 16 de mayo. John Wick llegó para afirmar el mito de Reeves, otro pez fuera del agua, uno taciturno pero letal, que ahora espero disfrute sabiamente de este nuevo aire con su pronta aparición en la cuarta parte de Toy Story (con su voz) y en el spin-off de Rápidos y Furiosos. En un Hollywood que desconcierta por su manera de mantener o acabar carreras, la de Keanu Reeves bien puede ser una excepción: solo esperó el mejor momento para renacer y lograr resultados como si no hubiera pasado 1999.

juanchopara@gmail.com

Twitter @juanchoparada

(Visited 611 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas internacionales 2010-2019

    ¡Feliz año! Debía esta publicación como parte del balance de la época, tras revisar listados hechos desde el año(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas del 2019 - Distractor

    Antes de finalizar el año con lo mejor de la década 2010-2019, cuyas votaciones ya van cerrando, deseo indicar mi listado de las series y películas que más me llamaron la atención en lo corrido de este año. Cada vez más resulta difícil seguir el camino a todas, por el volumen de producción que no deja de crecer desaforadamente. Aclaro que mi top en cuanto a series refiere principalmente producciones nuevas. En Cine 10. Joker (Todd Phillips. EE.UU.) Una película cosida al cuerpo del intérprete. Joaquín Phoenix está a las puertas del Óscar por envolverse en la demencia de un villano antológico que no tiene pierde. 9. Las Niñas Bien (Alejandra Márquez, México) De lo poco que vi de cine mexicano me llamó la atención este retrato sobre el estatus, la apariencia y la crisis cuando todo lo demás falla. Ilse Salas, fascinante. 8. The House That Jack Built (Lars Von Trier, varios países) ¿Hay algo más que deba decir? Controvertido como siempre, esta película es de las que incomoda automáticamente. Tenía que verla y es en verdad alucinante, sin contemplaciones. 7. Midsommar (Ari Aster EE.UU-Suecia) Tras Hereditary, Aster no se mide en su segunda película, así que asistimos a una curiosa formulación del llamado folk-horror con bastante maldad de por medio. Confirma también el año de una de las estrellas en ascenso, Florence Pugh. 6. El Irlandés (Martin Scorsese-EE.UU) Si este fuera un año de despedidas, la de Scorsese está firmada con estilo. Tres actores casi incuestionables colman la pantalla en un relato que se salva del lugar común por su guión perfectamente hilvanado. Una película así difícil de repetir. 5. Mid90s (Jonah Hill, EE.UU) Tengo una fascinación por la década de los noventa y vaya que sí exuda nostalgia este relato sencillo pero efectivo de cuatro chicos patinadores. Era lo que necesitaba en una cartelera engolosinada con otro tipo de reivindicaciones de dicha época. 4. The Kindergarten Teacher (Sara Colangelo, EE.UU.) Más que una vuelta de tuerca a un probable trauma de la infancia, es un relato sutil que no es fácil de digerir. Aunque es del 2018 la vi en enero pasado y la recuerdo por su afilada tensión dramática. 3. A Rainy Day in New York (Woody Allen, EEUU) Sin ser una novedad en su ya larga lista de éxitos, Allen saca todo el jugo posible de una comedia romántica enredosa, de su natal New York y de la nostalgia que solo produce el ocaso de una larga carrera. 2. Litigante (Franco Lolli. Colombia) Como lo mencioné en su momento, es de las películas colombianas que me ha sorprendido gratamente por volver a esos relatos intimistas contados con cercanía, apoyados por actuaciones contundentes y un sinsabor que traspasa la pantalla. Una película realmente conmovedora. 1. Once Upon a Time In Hollywood (Quentin Tarantino EE.UU.) Quien ha seguido la carrera de Tarantino sabe que lo entrega todo en sus historias: diálogos voraces, ironía desbordante, referencias culturales a granel o violencia con y sin justificación, entre otros rasgos de su estilo. No obstante, esta película añade un valor testimonial en dos sentidos: tributo a varias de sus raíces artísticas como a una época que no tuvo piedad con lo establecido. Aunque no se vislumbre como una segura ganadora entra directamente en la categoría de clásico. Menciones especiales: El Cuento de la Comadreja (Juan José Campanella, Argentina) por cáustica y morbosa. Monos (Alejandro Landes, Colombia) por su factura de producción, aunque la historia me quedó a deber, y Dolor y Gloria (Pedro Almodóvar, España) cuyo relato no me enganchó, aunque Antonio Banderas y Penélope Cruz encarnan a la perfección los delirios del manchego. En Series 10. The Boys (Amazon Prime) Así me parecen más entretenidas las historias de los “superhéroes”. Mala leche y diversión a raudales. 9. You (Netflix) Adoro las historias de villanos que admiten sus fechorías en cámara. Fuera de ello, no es para nada aleccionador su tono en época del ego hiperexpuesto en las redes sociales. 8. Santos Dumont (HBO) Un buen ejemplo de lo que se debe hacer con la adaptación a la pantalla chica de la vida de un personaje real. 7. Fosse/Verdon (FX) Contar la historia del coreógrafo Bob Fosse y una de sus inspiraciones, Gwen Verdon requería moldear una puesta en escena tan vibrante como su relación. Afortunadamente se logró. 6. Sex Education (Netflix) La dosis perfecta entre drama adolescente con un sentido del humor desbordante. Altamente recomendable para ver de un tirón. 5. Euphoria (HBO) Funciona como contraparte de la anterior. Un relato más crudo y directo que habla de realidades que muchos prefieren ignorar como la salida más cómoda. 4. Years and Years (HBO) Una distopía que no parece muy alejada de la realidad. La capacidad de inquietar que desbordan sus episodios es de locura inmediata. 3. Love, Death and Robots (Netflix) Definitivamente hay que sacar mayor provecho de los formatos cortos, en diversas técnicas. Amplían las posibilidades de abordar historias con mucha personalidad y creatividad. 2. Unbelievable (Netflix) El drama del abuso sexual hacia la mujer resulta abrumador. Su primer capítulo es solo el inicio de una situación que no admite conclusiones apresuradas. 1. Chernobyl (HBO) Nada mejor contado, mejor actuado y mejor documentado que esta serie. Desde su magistral introducción asistimos al horror con los suficientes elementos que nos revelan un juego de poder en medio de una amenaza invisible. La carta tapada de HBO para mantener el interés tras el final de su serie estrella, Game of Thrones. El evento del año en series: El final de Game of Thrones. La producción colombiana del año: La misma que hace 20 años, si desde esa época hubiera llevado un blog. La repetición de Yo soy Betty, la fea paralizó al país como en su primera ocasión, arrasa en Netflix y es de materia obligada para entender la universalidad de su propuesta, a pesar de algunos planteamientos que hoy en día no pasan el tajo de la corrección política. ¿Cuáles fueron sus producciones favoritas del año? No olvide votar acá por las de la década. El 23 de diciembre revelaré la lista de lo mejor de la década en un Facebook Live por la cuenta de Facebook de Radiodistractor. 8:00 p.m. Reviva las series por las que voté en el 2018 acá  juanchopara@gmail.com @juanchoparada

  • Colombia

    Convalidaciones III: La decepción del año - Distractor

    Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista de propósitos que quise adelantar este año, y(...)

  • Colombia

    The Irishman y Monos, entre lo mejor del 2019 - Distractor

    La temporada de premios arrancó en firme y a mil revoluciones. Como anticipándose al 29 de febrero, varias de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar