Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En estos días, cuando uno va por las calles de Bogotá, la sensación que producen oír palabras como ‘marcha’, ‘protesta’, ‘Esmad’ o ‘Policía’ en boca de los transeúntes es de una total ambigüedad:

– «Hay que marchar para asegurar el legado de nuestros hijos».

– «Otra vez protesta. Hoy tampoco dejarán trabajar».

– «No he salido de la casa. Los estudiantes y el Esmad se dan con toda por la universidad».

– «El Estado asesino».

Y tantas otras expresiones en las que se confunden impotencia con indolencia, pero también de un amargo hastío.

Paro Nacional- Imagen Niek Veerlan en Pixabay

Imagen: Niek Veerlan en Pixabay

Hace un poco más de veinte años, días después de un fatídico 15 de septiembre de 1999, acompañé la primera marcha de mi vida tras abandonar mi casa. Me refiero al asesinato del catedrático de la facultad de Economía de la Universidad Nacional, Jesús Antonio Bejarano, hecho que ocurrió dentro de las instalaciones del alma máter en Bogotá y casi a un mes del homicidio del humorista Jaime Garzón.

El desconcierto por el escabroso hecho motivó que el estudiantado se congregara activamente para organizar una marcha. Era razonable: la magnitud de lo ocurrido exigía una manifestación poco más que vehemente. Entre los alumnos de Filosofía cundió el llamado, por lo que nos congregamos en la emblemática Plaza Che para iniciar el recorrido que se tomó la calle 45 hasta encontrar la carrera Séptima y de allí hasta la Plaza de Bolívar. De todas las arengas que cantamos ese día la que se me quedó grabada fue “El que no salte es paramilitar”, acompañada de una coreografía básica que contagió a todos de energía durante parte de las casi cuatro horas de caminata.

La Policía nos acompañó ese día. De vez en cuando varios uniformados sonreían ante nuestras ocurrencias, pero se mantenían en su sitio. En ese momento pensé que la protesta era un encuentro real, una suma de voluntades que podía clamar a viva voz ¡Justicia!, a la vez que permitía cierta festividad donde nos expresábamos sin cubrirnos el rostro. Sin celulares que estorbaran los abrazos. Sin egos henchidos. Sin agresiones. Vi personas salir de sus negocios para unirse a los cantos o regalar agua.

Hoy, las marchas nacen en las redes sociales. Más ambiguas de lo que uno puede imaginarse. Todos buscan sus mejores ángulos para las fotos. Todos se cubren el rostro, tanto policías como manifestantes, sean o no vándalos. Una especie de gen violento parece aflorar en ambos bandos (¿siempre se ha tratado de eso?). La calle no es una plaza pública sino un improvisado polígono de tiro, en medio de fachadas cubiertas de cartones o telas rígidas. Unos celebran que veinte personas pateen con furia a un policía que se cayó de su moto. Otros cuestionan que menores de edad salgan a protestar a las calles junto con los adultos, pero que si les pasa algo “¿quién los mandó?”, asegurando implícitamente que salir a marchar es el nuevo deporte de alto riesgo. Y lo peor del caso es que en ambos bandos todos se autodenominan “los buenos” o la “gente de bien”.

Por alguna razón el estallido social llegó a nuestro país. Los reclamos son justos, pero la movilización se desdibuja entre la desinformación y las mentiras que se multiplican en la virtualidad, un perpetuo desfile de vanidades y la insufrible soberbia. Personalmente no puedo con eso. No apoyo la muerte o la violencia en ninguna de sus formas. Menos en estas circunstancias. Se impone la teoría de que el odio es más inspiracional. Aunque suene trillado, una protesta legítima es la que una a todos en un propósito común. Pero en estos días de eso hay más bien poco.

He acompañado alguna de las manifestaciones recientes, pero las miro de lejos. Ahora, solo pienso que tenía la misma edad de Dilan Cruz cuando salí a protestar por primera vez. Quizá más romántico e ingenuo que él.

#LoMejor2010sDistractor

#LoMejor2010Distractor - Juancho Parada

#LoMejor2010sDistractor – Juancho Parada

Volviendo a mi tema del blog, invito a todos mis lectores a elegir conjuntamente las mejores producciones de esta década que casi termina. Para ello he habilitado un pequeño formulario en el siguiente enlace donde podrán registrar el nombre de su producción favorita según la categoría. Para no hacerlo extenso solo me remito a categorías generales en Cine, Televisión e Internet y algunos géneros. En la medida en que participen bastantes personas podré sacar un top diez de cada categoría que se publicará el lunes 23 de diciembre de 2019. El plazo para inscribir a sus favoritos inicia desde ahora y hasta el viernes 20 de diciembre. Compártalo con sus familiares y amigos, hagamos quinielas y veamos si coincidimos con mi top, que saldrá publicado el mismo día. El sondeo es totalmente confidencial y pueden participar personas de todo el mundo. De pronto preparo un FB Live para revelar el top 10 ese lunes antes de Navidad. Les estaré avisando.

Estaré moviendo la conversación con el HT #LoMejor2010sDistractor para que hagan sus aportes. Gracias a todos por apoyar este listado.

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com

(Visited 662 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Parásito: el arte de vivir con fe

    Tras ver la multipremiada película del director surcoreano Bong Joon-ho, no pude menos que asociar una de las escenas(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas internacionales 2010-2019

    ¡Feliz año! Debía esta publicación como parte del balance de la época, tras revisar listados hechos desde el año(...)

  • Entretenimiento

    Mi top de series y películas del 2019 - Distractor

    Antes de finalizar el año con lo mejor de la década 2010-2019, cuyas votaciones ya van cerrando, deseo indicar mi listado de las series y películas que más me llamaron la atención en lo corrido de este año. Cada vez más resulta difícil seguir el camino a todas, por el volumen de producción que no deja de crecer desaforadamente. Aclaro que mi top en cuanto a series refiere principalmente producciones nuevas. En Cine 10. Joker (Todd Phillips. EE.UU.) Una película cosida al cuerpo del intérprete. Joaquín Phoenix está a las puertas del Óscar por envolverse en la demencia de un villano antológico que no tiene pierde. 9. Las Niñas Bien (Alejandra Márquez, México) De lo poco que vi de cine mexicano me llamó la atención este retrato sobre el estatus, la apariencia y la crisis cuando todo lo demás falla. Ilse Salas, fascinante. 8. The House That Jack Built (Lars Von Trier, varios países) ¿Hay algo más que deba decir? Controvertido como siempre, esta película es de las que incomoda automáticamente. Tenía que verla y es en verdad alucinante, sin contemplaciones. 7. Midsommar (Ari Aster EE.UU-Suecia) Tras Hereditary, Aster no se mide en su segunda película, así que asistimos a una curiosa formulación del llamado folk-horror con bastante maldad de por medio. Confirma también el año de una de las estrellas en ascenso, Florence Pugh. 6. El Irlandés (Martin Scorsese-EE.UU) Si este fuera un año de despedidas, la de Scorsese está firmada con estilo. Tres actores casi incuestionables colman la pantalla en un relato que se salva del lugar común por su guión perfectamente hilvanado. Una película así difícil de repetir. 5. Mid90s (Jonah Hill, EE.UU) Tengo una fascinación por la década de los noventa y vaya que sí exuda nostalgia este relato sencillo pero efectivo de cuatro chicos patinadores. Era lo que necesitaba en una cartelera engolosinada con otro tipo de reivindicaciones de dicha época. 4. The Kindergarten Teacher (Sara Colangelo, EE.UU.) Más que una vuelta de tuerca a un probable trauma de la infancia, es un relato sutil que no es fácil de digerir. Aunque es del 2018 la vi en enero pasado y la recuerdo por su afilada tensión dramática. 3. A Rainy Day in New York (Woody Allen, EEUU) Sin ser una novedad en su ya larga lista de éxitos, Allen saca todo el jugo posible de una comedia romántica enredosa, de su natal New York y de la nostalgia que solo produce el ocaso de una larga carrera. 2. Litigante (Franco Lolli. Colombia) Como lo mencioné en su momento, es de las películas colombianas que me ha sorprendido gratamente por volver a esos relatos intimistas contados con cercanía, apoyados por actuaciones contundentes y un sinsabor que traspasa la pantalla. Una película realmente conmovedora. 1. Once Upon a Time In Hollywood (Quentin Tarantino EE.UU.) Quien ha seguido la carrera de Tarantino sabe que lo entrega todo en sus historias: diálogos voraces, ironía desbordante, referencias culturales a granel o violencia con y sin justificación, entre otros rasgos de su estilo. No obstante, esta película añade un valor testimonial en dos sentidos: tributo a varias de sus raíces artísticas como a una época que no tuvo piedad con lo establecido. Aunque no se vislumbre como una segura ganadora entra directamente en la categoría de clásico. Menciones especiales: El Cuento de la Comadreja (Juan José Campanella, Argentina) por cáustica y morbosa. Monos (Alejandro Landes, Colombia) por su factura de producción, aunque la historia me quedó a deber, y Dolor y Gloria (Pedro Almodóvar, España) cuyo relato no me enganchó, aunque Antonio Banderas y Penélope Cruz encarnan a la perfección los delirios del manchego. En Series 10. The Boys (Amazon Prime) Así me parecen más entretenidas las historias de los “superhéroes”. Mala leche y diversión a raudales. 9. You (Netflix) Adoro las historias de villanos que admiten sus fechorías en cámara. Fuera de ello, no es para nada aleccionador su tono en época del ego hiperexpuesto en las redes sociales. 8. Santos Dumont (HBO) Un buen ejemplo de lo que se debe hacer con la adaptación a la pantalla chica de la vida de un personaje real. 7. Fosse/Verdon (FX) Contar la historia del coreógrafo Bob Fosse y una de sus inspiraciones, Gwen Verdon requería moldear una puesta en escena tan vibrante como su relación. Afortunadamente se logró. 6. Sex Education (Netflix) La dosis perfecta entre drama adolescente con un sentido del humor desbordante. Altamente recomendable para ver de un tirón. 5. Euphoria (HBO) Funciona como contraparte de la anterior. Un relato más crudo y directo que habla de realidades que muchos prefieren ignorar como la salida más cómoda. 4. Years and Years (HBO) Una distopía que no parece muy alejada de la realidad. La capacidad de inquietar que desbordan sus episodios es de locura inmediata. 3. Love, Death and Robots (Netflix) Definitivamente hay que sacar mayor provecho de los formatos cortos, en diversas técnicas. Amplían las posibilidades de abordar historias con mucha personalidad y creatividad. 2. Unbelievable (Netflix) El drama del abuso sexual hacia la mujer resulta abrumador. Su primer capítulo es solo el inicio de una situación que no admite conclusiones apresuradas. 1. Chernobyl (HBO) Nada mejor contado, mejor actuado y mejor documentado que esta serie. Desde su magistral introducción asistimos al horror con los suficientes elementos que nos revelan un juego de poder en medio de una amenaza invisible. La carta tapada de HBO para mantener el interés tras el final de su serie estrella, Game of Thrones. El evento del año en series: El final de Game of Thrones. La producción colombiana del año: La misma que hace 20 años, si desde esa época hubiera llevado un blog. La repetición de Yo soy Betty, la fea paralizó al país como en su primera ocasión, arrasa en Netflix y es de materia obligada para entender la universalidad de su propuesta, a pesar de algunos planteamientos que hoy en día no pasan el tajo de la corrección política. ¿Cuáles fueron sus producciones favoritas del año? No olvide votar acá por las de la década. El 23 de diciembre revelaré la lista de lo mejor de la década en un Facebook Live por la cuenta de Facebook de Radiodistractor. 8:00 p.m. Reviva las series por las que voté en el 2018 acá  juanchopara@gmail.com @juanchoparada

  • Colombia

    Convalidaciones III: La decepción del año - Distractor

    Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista de propósitos que quise adelantar este año, y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Todo esto que nos esta sucediendo prueban la realidad de un pueblo enloquecido embrutecido que demuestra lo mas bajo de sus instintos y lo mas doloroso es que la prensa que deberia llamar a la cordura que ha tenido en el pasado los valores para evitar este horror que vivimos le echa leña al fuego y todo se
    enardece mas y lo mas triste y doloroso cuesta vidas humanas especialmente de los que nos defienden de los que ofrecen su vida por la seguridad de todos :los policias, los soldados los del ejerctio, cuantos han muerto?cuantas viudas, cuantos huerfanos,cuantas madres colombianas, cuantos padres cuantos esposos cuantos hijos,cuyo angustia les durara hasta su muerte, cuanto desequilibrio cuanto dolor inmenso, pero a la vez cuanta indiferencia?por que llego nuestro pais hasta aqui? por que tanta rabia,insolita tanta indignacion sin motivo contra un gobierno que quiere acertar?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar