Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estimado lector escéptico,

El acuerdo para el fin del conflicto con las Farc tiene su dosis de pragmatismo, es cierto; pero todos los procesos de paz en el mundo han tenido un componente de sacrificios y de concesiones, que aunque costosas, han sido por lejos preferibles que la muerte y la destrucción que trae consigo la guerra. Quiero decirle que comparto la mayoría de dudas que usted ha mantenido desde el escepticismo frente a los diálogos de paz. Pero si nos quedamos buscando un acuerdo utópico y perfecto, pasará de largo una oportunidad histórica para terminar con este conflicto armado que de manera intermitente ha golpeado al país por más de un siglo.

Son muy pocos, me atrevo a decir, los colombianos que dentro de su ideal de nación han soñado con ver a los jefes de las Farc sentados en el Congreso, pronunciando discursos y votando leyes en representación del pueblo. Luego de tantos años de guerra, de muertes y sufrimiento, las Farc han sido las propias responsables de relevar su agenda política a un segundo plano y de ser reconocidas por encima de todo como un aparato generador de violencia. Y entiendo bien que a usted lo atemorice la idea de que los excombatientes lleguen al Congreso de la República, como si fuera un premio, o al menos una conquista de la guerrilla en la mesa de negociación.

A mí me genera muchas dudas el hecho de no saber concretamente cuáles serán las causas que las Farc defenderán como partido político, ni qué tan ortodoxas serán sus prácticas dentro del sistema electoral. Pero debo decirle que desde el Congreso serán tomadas decisiones trascendentales para el futuro de la paz y visto de esa manera, es necesario que la guerrilla participe dentro de esta discusión de manera activa y ojalá propositiva. Es importante, no por tratarse de una demanda de la guerrilla, sino por la consolidación de una paz estable, que representantes de los desmovilizados de las Farc tengan voz en el Congreso y desde ese espacio puedan comprometerse con la no repetición de la violencia.

Imagino también, escéptico lector, la indignación que puede causarle a usted, un ciudadano común y corriente, como yo también lo soy, que siendo la vida tan difícil para los ciudadanos, los guerrilleros desmovilizados reciban un subsidio estatal de casi un salario mínimo mensual. Sin duda en un mundo ideal este tipo de paradojas jamás tendrían que considerarse. Pero ahora imagínese usted que si la vida es tan dura para quienes hacen las cosas bien, un guerrillero desmovilizado que busca regresar a la vida civil y conseguir un trabajo, la tiene aún más complicada. La asignación temporal y provisional de recursos para los excombatientes, mientras consiguen definir su futuro, ha probado ser efectiva en muchos procesos de paz en el mundo, para evitar que regresen a la ilegalidad por cuenta de la falta de oportunidades. Entre menos desmovilizados regresen a la criminalidad, más completa y exitosa será esta paz.

Entiendo que usted quisiera ver a muchos de los guerrilleros de las Farc en la cárcel, pagando por los delitos que cometieron. Es cierto que la mayoría de los desmovilizados no tendrán que pisar una prisión, a pesar de haber cometido crímenes en el marco del conflicto. Pero quisiera contarle que este tipo de beneficios solo serán entregados a los guerrilleros que contribuyan con los procesos de verdad y reparación de las víctimas. Así mismo, existirán penas alternativas para la restricción de la libertad, particularmente para quienes cometieron crímenes atroces. La cárcel no es la única manera de evitar la impunidad y la experiencia en casos como el de Sudáfrica ha evidenciado que acciones como el esclarecimiento de lo ocurrido, la reparación de las víctimas y la reconstrucción de comunidades pueden aportar mucho más a una paz estable que llevar a los excombatientes a la cárcel. También hay que aclarar que los guerrilleros que no cumplan con estos parámetros perderán beneficios jurídicos y tendrán condenas más largas.

A usted, respetado escéptico, quiero decirle por último que la única manera de construir una paz estable es si todos aceptamos ceder un poco en nuestras demandas. Ningún conflicto se ha solucionado de manera definitiva, sin que la ciudadanía ofrezca algunos sacrificios muy puntuales, que aunque incómodos, jamás serán más costosos que los que impone una guerra. En medio del intenso debate y del fanatismo en todos los bandos, no debemos olvidar que la historia juzgará para siempre la decisión que tomemos como ciudadanos y poco serán recordados los argumentos que desde la arena política se han reproducido contra el acuerdo. Sepamos preferir la incertidumbre de un paz nueva que la estabilidad de la guerra de siempre.

(Visited 839 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juanaranguren0616

    Con esos mismos planteamientos que usted acaba de exponer, habría que canonizar a Pablo Escobar, a “los Mellizos” Múnera y a un sinfín de narcoterroristas, que cuando ven que la presión de las autoridades, les empieza a hacer mella en sus finanzas mal habidas y en su ostentoso estilo de vida, buscan salir a la luz pública a dárselas de víctimas y exigir reformas en el sistema legal y constitucional, para blindarse del alcance de la justicia penal colombiana o internacional

  2. Todo esto parte de creer que las instituciones que van a recibir a las FARC son buenas. Pues no. Dos malos no hacen un bueno sino un peor. Sigo de escéptico especialmente cuando el optimismo de racional no tiene un pelo: Sólo fe y entusiasmo los mueve mas no certeza ni dirección.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar