Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Fernando Posada

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los colombianos permanecemos atónitos luego de la euforia por la visita del Papa Francisco, a quien muchos tuvimos la fortuna de ver y de escuchar. Pero más allá del revuelo por el viaje de Francisco a Colombia, el país necesita ver muchas de sus enseñanzas llevadas a la práctica.

Porque si en algo somos expertos los colombianos es en ovacionar a los más destacados líderes, aplaudiendo cada palabra de sus discursos, pero rara vez poniendo en práctica sus enseñanzas. Y en el corazón de muchos de nuestros fracasos como nación radica una contradictoria combinación entre cristianismo e inmoralidad. La figura de Cristo es idolatrada, pero su mensaje es ignorado a diario.

Basta con revisar el rol de las iglesias en debates recientes, como el matrimonio entre parejas del mismo sexo y el plebiscito por la paz; asuntos cruciales en la actualidad nacional. Cuando menos, resulta confuso y difícil explicar cómo los seguidores de quien predicaba el principio de “amar al prójimo como a uno mismo” terminaron tantas veces convertidos en un actor organizado en contra del proceso de paz y en el principal defensor de la discriminación contra las minorías.

Ha acertado el Papa Francisco al distanciarse de la faceta más incoherente de la Iglesia, para volver a la fuente primaria de las tesis católicas: las enseñanzas de Jesús. Y precisamente desde ahí, Francisco no mostró temor en exponer a los colombianos cada una de sus absurdas contradicciones. Porque un pueblo que se define como cristiano no puede seguir dando prioridad al rencor y al miedo sobre la esperanza, ni a la venganza por encima de la paz.

Al mismo tiempo, Francisco dejó en evidencia la farsa de tantos dirigentes que han apuntado con sus estrategias políticas a la desesperanza, a la perpetuación de los viejos odios y al miedo frente a la posibilidad de un futuro distinto y mejor.

La visita del Papa Francisco se quedaría convertida en un episodio más, como resultó ocurriendo con las visitas previas de Juan Pablo II y Pablo VI, si su mensaje no se ve traducido en medidas reales capaces de generar impacto. De los ciudadanos y de sus líderes depende que la necesidad de reparar el daño ambiental causado durante siglos sea una prioridad desde las esferas políticas y sociales. De poco servirá la vieja costumbre colombiana de rezar de cara a la catástrofe, si no se estremecen las medidas para evitarla desde la cotidianidad.

Pero sin duda el capítulo que debe ser atendido con mayor urgencia es el del perdón, de cara a un proceso de paz que avanza hacia el fin de las longevas guerrillas pero que ha sido incapaz de sustraer los odios de lo más profundo de la mentalidad colombiana. Los ciudadanos de un país tan cristiano como Colombia deben entender que ningún acuerdo de paz, por perfecto que sea, logrará acabar con la violencia si en el día a día se mantienen vigentes los discursos que han permitido la reproducción del odio.

Durante su visita a Colombia, el Papa Francisco le recordó a los ciudadanos que es posible la construcción de un nuevo liderazgo desde la esperanza, poniendo a un lado la desesperación de las voces reaccionarias que durante años le han apostado al miedo. Es hora de que una sociedad tan católica como la colombiana revise cada una de las inconsistencias puestas en evidencia por el Papa Francisco. Y que dé el primer paso hacia la coherencia.

(Visited 835 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista investigador de RCN Radio y politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. arturorodrigu0825

    Ud. Esta más inclinado a promover y difundir las enseñanzas del papa que las enseñanzas de las Escrituras. La aplicación de las enseñanzas de las Escrituras nos garantizaría fundamentos sólidos en la construcción de un mejor país, pero eso iría en contra vía de los cantos de sirena provenientes de Roma.

  2. arturorodrigu0825

    Insiste Ud. En el discurso que quienes se oponen al modelo Santos Farc se oponen a La Paz. En términos bíblicos, no papales, el fruto de la justicia será La Paz. La Paz es el resultado, el fruto de una justicia efectiva. Un presidente de la Corte suprema de justicia afirmó que la justicia no sería un obstáculo para La Paz. Considerar siquiera que la justicia sea un obstáculo y no el ingrediente fundamental para una paz genuina, estable y duradera nos permite entender porque la CSDe J ha resultado ser el centro del escándalo de corrupcion más grande en los últimos años en Colombia.

  3. arturorodrigu0825

    Jesucristo no vino a predicar el perdón sino el arrepentimiento. Donde hay arrepentimiento genuino, hay perdón, primeramente de parte de Dios y en consecuencia de parte de los hombres. En muchos casos la víctima está más dispuesta a perdonar que el victimario a arrepentirse lo que hace imposible que el perdón se haga efectivo. En términos bíblicos, no papales, el arrepentimiento implica reconocimiento y confesión del pecado, restitución de lo robado e indemnización de la víctima, sin esto cualquier proceso de reconciliación es inútil.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar