Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Pocas veces en la historia reciente del país los proyectos políticos cercanos al populismo habían tenido tantas posibilidades de llegar al poder por doble partida, siendo varios los opcionados candidatos de izquierda y derecha que con frecuencia recurren a ese mecanismo.

En esencia, el populismo representa el paso de las ideas a las emociones; la construcción de un programa y un discurso sobre las premisas que las mayorías quieren escuchar, y no sobre las verdaderas responsabilidades de un gobernante frente a las medidas necesarias para la sostenibilidad de una nación, que muchas veces son impopulares.

Las propuestas del populismo, aun viniendo de orillas contrarias, en el fondo son similares. Desde su propia definición y sin distinción programática, los líderes populistas buscan tocar en el nervio los miedos más profundos de los ciudadanos, como el aumento de las tarifas de los impuestos y el peligro que representa un país vecino que amenaza la estabillidad nacional. Lo anterior llega acompañado de un pliego de promesas irrealizables de cara a los anhelos más profundos de los ciudadanos del común.

Cada vez es más evidente que son pocos los candidatos capaces de reconocer durante la temporada electoral, en medio de la búsqueda de apoyo a lo largo y ancho del territorio nacional, que un aumento en el cobro de impuestos resulta inminente por cuenta de los golpes sufridos por la economía y por la falta de recursos para costear las ambiciosas reformas del futuro. En cambio casi todos ofrecen cálculos milagrosos capaces de hacer creer a los electores que reducir los impuestos es viable. ¡Cuánta irresponsabilidad!

Por otro lado, y a diferencia de las elecciones de hace ocho años, la amenaza del vecino peligroso, predilecta de los líderes populistas, no es por cuenta de una posible guerra, sino del miedo a una improbable absorción por parte de su sistema fracasado. Y aunque a ninguno de los opcionados candidatos a la presidencia se le ocurriría emular el fallido esquema económico y social de Venezuela, los discursos populistas querrán hacerlo ver como una posibilidad inminente de la cual solo ellos podrán salvar al país.

Los dos ejemplos descritos, permanentemente discutidos en la actual contienda electoral colombiana, dejan claro que las consignas populistas y engañosas están presentes en los discursos de varios de los opcionados candidatos. Y el riesgo, en esa medida, está en elegir un programa popular ante los ojos de los electores y sus necesidades, pero imposible de poner en práctica. La profundización del desencantamiento de muchos ciudadanos frente a la política y el crecimiento de la polarización son algunos de los resultados directos del populismo en la política. Así como los métodos populistas le permiten a un candidato llegar al poder en poco tiempo, sus secuelas permanecen durante décadas enfrentando a la ciudadanía y carcomiendo las bases de la democracia, convirtiéndola en una arena de emociones por encima de las ideas.

El regreso de las propuestas populistas al debate electoral es una señal de alarma que debe preocupar a los colombianos, recordándoles que elegir a un gobernante trasciende la simpleza de sortear entre los discurso que mejor complazcan al oído y que derrotar el populismo será uno de los objetivos más importantes de este nuevo año.

(Visited 1.485 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo por los diversos(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No es verdad lo que dice el señor Posada sobre los impuestos. Santos ha aumentado éstos de manera descarada y lo único que ha logrado es bajar la inversión, quebrar a muchos y llevar el país a una crisis económica que no se veía desde hace más de 15 años. Más rigor al escribir, señor Posada.

  2. Según usted es muy bueno proponer subir los impuestos ,porque se necesitan los recursos, no sería mejor proponer acabar la corrupción que se lleva cada año 40 billones de pesos , y no seguir metiéndole la mano al bolsillo al ciudadano como fórmula simplista?

  3. juansebastian583139

    Nada mas emocional que este discurso, este articulo plasmado de inclinaciones políticas, nada que ver con periodismo serio y objetivo, solo le dio rienda suelta a sus temores… y marca una clara tendencia, sea serio señor periodista, que por gente como usted es que NO progresa Colombia, ya que le dieron pluma y usted se ufano de profeta, hubiera escrito voten por ¨XYZ¨ y ya esta!!!

  4. Populismo es democracia, lo que No tiene que trunfar son las mentiras. Totalmente diferente al populismo y la democracia. Lo que tiene jodido el país es decir lo que sea para ganar y después hacer lo que quiera, sin consecuencias. Ser presidente debería ser un contrato, si Ud incumple el contrato tiene consecuencias. Así es todo, excepto el gobierno. el único que No tiene consecuencias, tiene investiduras que No debería tener. Pongase en los zapapatos, las leyes apoyan la mentira y el engaño. Quién es tan bruto para decir la verdad y perder la gallina de los huevos de oro? Yo. Jajajajajajaja

  5. Para el periodista que es populismo ?, no votar por los mismos de siempre ?, que tienen este país como está ? si votan por Lleras o por el que diga Uribe no es populismo ?. favor aclarar.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar