Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lejos de ser una solución en contextos de inseguridad y violencia, acabar con las restricciones al porte de armas en nombre de la defensa personal puede convertirse en un problema mayor.

La inseguridad, en forma de fleteo y atracos por parte de sofisticadas organizaciones del crimen, ha puesto en jaque a los habitantes de las ciudades más grandes del país. En medio de denuncias de robos y de inseguridad generalizada, desde la arena pública hay quienes defienden la defensa personal como una forma de solución. Y entonces vuelve a abrirse, como en tantos otros países, un debate sobre las restricciones a la compra, porte y tenencia de armas de fuego.

El problema es que la defensa propia, un deseo que surge como instinto cuando la seguridad es vulnerada, está lejos de ser una respuesta eficaz.

La tesis replicada en todo el mundo, aparentemente ingenua y bien intencionada, postula que una persona de bien con un arma es capaz de evitar ataques y defender a los demás en medio de situaciones de inseguridad, desde casos de atracos callejeros, hasta tiroteos y matanzas. Ha sido bajo esa premisa, conocida como ‘good guys with guns’ (gente buena con armas), que miles de armas han sido vendidas luego de dolorosas masacres en Estados Unidos. La esperanza en el fondo es la misma: que si algún psicópata decide abrir fuego en un lugar público, alguien que coincida con su arma en el lugar del ataque pueda detenerlo.

Pero más allá de convertirse en una productiva estrategia de ventas para la macabra industria de armas, que de por sí cuenta con uno de los más poderosos grupos de lobby en el mundo entero, son pocos los resultados que la teoría de la gente buena con armas puede mostrar. Empezando porque, como bien puede dar fe cualquiera que tenga memoria de las masacres tristemente célebres de los años más recientes, nunca un ciudadano con un arma logró detener un tiroteo ni dar de baja a sus perpetradores.

Tampoco la libre circulación de armas permite enfrentar con mayor eficacia la inseguridad ciudadana. Todo lo contrario: puede convertirse en un factor determinante para su aumento. Devolver a la ciudadanía el derecho a portar armas, algo que en Colombia está estrictamente restringido, permitiría que con facilidad las frecuentes riñas y peleas callejeras escalen a otro nivel de violencia, resultando en tragedias incalculables.

Desear la construcción de una sociedad pacífica, y al mismo tiempo defender la flexibilización de las normas que precisamente buscan restringir el acceso a las armas, una de las principales fuentes de violencia, constituye una contradicción irreconciliable. Solo a través de una política de desarme, que prohíba el acceso ciudadano al porte de armas, y que vigile y sancione a quienes las obtengan de manera ilegal, podrá lograrse un paso fundamental en la reducción de la criminalidad y la violencia.

Twitter: @fernandoposada_

(Visited 682 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar