Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En mi infancia, siempre imaginaba a Dios como un doble de Platón, con pelo y barba cenizos y un dedo con el que señala la tierra. También a Jesús, a quien comparaba con el Marco Antonio Solís de las películas de Semana Santa hasta que apareció el Cristo de South Park y me quedé con él. Igual me pasaba con el Espíritu Santo, a quien veía como una paloma color Naranja Postobón. Pero jamás de los jamases se me hubiera ocurrido pensar en un Dios con el fenotipo de Octavia Spencer, o un Espíritu Divino a la que le dicen Sarayu y tiene rasgos orientales, o un Jesús que bien podría ser modelo de Benetton. Pero como todo en la vida, siempre está bien cambiar.

TS_D17-1862.cr2

Pues ya ustedes mismos lo ven. El tipo de Avatar ahora anda con Dios, Jesús y el Espíritu Santo, que son uno solo pero tres a la vez, en una especie de química corporal equiparable al agua: hielo, agua y vapor que son una misma sustancia, pero se pueden presentar distinto. Creo que cada uno es libre de reconstruir a Dios como quiera, aunque él mismo supera nuestras estructuras mentales presentándose como lo necesitamos, no como lo esperamos. Me gusta pensar en un Dios tan creativo que tiene emociones, que nos hace barra cuando estamos en competencia pero nos frena cuando estamos a punto de estrellarnos, que se ríe de nuestras caídas pero llora cuando la vida nos raspa.

Esto porque por fin vi una de las películas que más he esperado en toda mi vida, La cabaña. Leí el libro en 2008, año en el que hasta ahora estaba descubriéndome como escritor audiovisual, pero eso sí valorando la oportunidad de confirmar que no estaba loco, pues siempre he creído en un Dios totalmente distinto al que los entes religiosos nos han intentado presentar a la fuerza.

Nunca he podido imaginar a un Dios tirano que creó robots perfectos, programados a vivir en un mundo feliz y con la cara de Ned Flanders. Eso me llevó a dudar del esquema doctrinal que muchos intentaron inyectarme a contrapelo. Así le sucede a Mackenzie Phillips, padre de familia como cualquiera, y con esto me refiero a traumatizado, lleno de taras y problemas que por más que intenta no heredarle a sus hijos, su misma condición no se lo permite.

La historia va avanzando hasta lo importante, momento en el que Mack debe enfrentarse a su peor temor, la desaparición de su hija Missy, desbaratando su acomodada teoría de vida familiar para quedarse en ese oscuro rincón que todos tenemos. En un país como este en el que vivo, plagado de violencia y corrupción, nadie está exento de tener una oportunidad única de redención, donde el peso de nuestros actos puede descargarse, liberando los brazos para recibir el perdón que tanto necesitamos.

Alguna vez alguien me preguntó: ¿Cómo es tu Dios? Esto, para mí, que he querido dedicar mi vida a redimir esa falsa imagen del Señor de los cielos -no el narco, sino el Demiurgo del universo- es la perfecta oportunidad para hablar de la eternidad, porque soy de esos cristianos que todavía creen en el amor y en el respeto como el camino genuino de evangelización. Películas como esta me hinchan el pecho de orgullo porque por fin parece que el cine y los contenidos espirituales superan el clásico planteamiento apocalíptico, para adentrarse en la médula de la vida cotidiana y real, que siempre será más feroz que la ficción.

La cabaña es un llamado a la reconciliación y al perdón, pero sobre todo, a reconocernos desde nuestras debilidades y anomalías, lugar en el cual todos somos igualmente humanos, tal como Dios nos quiso crear y ver. Me parece curioso que la historia deja establecido que Dios se interesa por mí, o por usted, o por todos los protagonistas de los millones de vidas que hay en el planeta, quienes podemos conversar con él, tomando té y hasta tocando bajo en un concierto. Todo esto me inspiró a plasmar en palabras cómo es ese Dios al que llamo amigo.

La gente erróneamente cree que para agradarle a Dios hay que hacerle caso sin cuestionar, y es por ese frenesí que muchos andan como zombis. Pero no, esto se resume en equilibrio, en aprender a obedecer y a poner a las personas por encima de las normas. Uno decide creer, no es que se sienta obligado o que si no cree se vaya a arder en la caldera de Satán.

Dios nos permite escoger, y cuando lo elegimos a él, es como si descubriéramos un nuevo mundo en Super Mario World; pero también hay cosas que no se piensan para creer, solo se experimentan. Me acuerdo de Indiana Jones, cuando Henry Walton debía cruzar un abismo, no se detuvo a meterle cabeza al asunto, solo dio el paso. Y cuando caminó, salió la baldosa que lo sustuvo. Así es Dios: no lo veremos hasta que no demos el paso de fe.

No vengo a hacer publirreportajes de la película, primero porque no me han pagado por eso -ay, cuánto quisiera vivir así-, pero también porque considero que las películas le pueden hablar diferente a la gente. A mí, que Star Wars me evangelizó más que La Pasión de Cristo, o que La Naranja Mecánica me habló de propósito más que la misma Hasta el último hombre, me es difícil recomendar «buen cine», primero porque para gustos los colores y sabores.

Lo cierto es que creo que la fe, así como es personal, es eterna. Y lo único que cambia y debe adaptarse a la época son los mecanismos secundarios, la forma de contarse y expresarse. Si Jesús viniera ahorita, no predicaría en sandalias ni daría sermones desde montañas: más bien alquilaría teatros y andaría en Converse, porque el mensaje viene a ser el mismo: ama a los demás así como te amas a ti mismo, ni más ni menos. Y de eso sí que nos falta.

TS_D30-3472.CR2

Luis Carlos Ávila R

(Visited 3.334 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alias ‘benditoavila’ (como su @ tuitera), es célebre por dos cosas: por ser el colombiano que más sabe de la vida y obra de Chespirito, y por haber bailado ‘aeróticos’ con Nerú en televisión nacional. Comunicador javeriano que tiene en su haber diversas experiencias: locutor de Javeriana Estéreo, libretista y creativo del Canal RCN, libretista en Sony Teleset, director creativo y fundador de la Revista Mallpocket, copywriter en E-nnovva y autor del blog www.lafiebredelascabanas.com. Ahora es Magíster en Escrituras Creativas de la Nacional, Líder de Investigación de Canal Trece y Bajista suplente.

Más posts de este Blog

  • Vida

    ¿Dónde estaremos de hoy en un año?

    Nadie se imaginó que 2020 sería tan atípico, tan impredecible, tan intenso. Menos mal el año empezó con Parásito(...)

  • Vida

    Consejos para el teletrabajo

    El planeta entero intenta resguardarse para evitar el contagio del covid-19, y quienes llevamos ya un buen tiempo trabajando(...)

  • Vida

    Todos somos parásitos

    En esta era, donde la pereza digital predomina y nos hace pensar que leyendo el titular nos estamos enterando(...)

  • Opinión

    Sin miedo al #21N

    Colombia convulsiona y yo solo pienso qué puedo hacer o decir. Por un lado, llegué a ese momentum oficinista(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No me identifico en absoluto ni con la cultura ni con(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

En Twitter: @EdgarMed

Nuestra parrilla televisiva se encuentra plagada de adaptaciones mediocres de los seriados estadounidenses. No cabe resquicio de duda: una parte considerable de nuestros guionistas no se precia por su creatividad. Cuando produjeron la versión colombiana de Desperated Housewives (Amas de casa desesperadas, 2006), me sorprendí por la falta de originalidad, pero no me indigné. Cuando repitieron la fórmula con Grey's Anatomy (A corazón abierto, 2011), enarqué una ceja. No me agradó la serie, pero tampoco consideré que fuera un adefesio.

Cuando un amigo me comentó que una versión colombiana de Breaking Bad se encontraba en camino, lancé un grito ahogado (seguido de un ¡¿cómo se atreven?!). Me mostré escéptico pero intenté no condenar la propuesta sin antes conocerla con mayor detalle. No obstante, cuando vi los primeros panfletos promocionales, 'me dio cáncer'. Breaking Bad no es una serie cualquiera. No pocos críticos la consideran como una de las mejores producciones de la historia de la televisión. Crear una imitación de poca calidad no es un halago, es una ofensa. Podría tratarse de un caso similar al de "Vuelo 1503", la triste versión colombiana de Lost.

Analicemos el elenco principal:

breaking_bad.jpgcancer.jpg

Walter Blanco:
Empezamos mal. 'Walter Blanco' suena ridículo. Hace apenas una semana terminó la serie original y a nadie le puede sonar bien Walter Blanco en lugar de Walter White. Lo primero que se me cruza por la cabeza cuando veo a Diego Trujillo es que Walter va a soltar alguna frase como: "Ah, bestia, tengo cáncer de pulmón, mejor me dedico a traficar cocaina -imagino que no va a traficar metanfetaminas en nuestra versión-".

José Miguel Rosas: Me cuesta encontrar la similitud entre "Jesse Pinkman" y "José Miguel Rosas" (excepto que ambos empiezan por J). Roberto Urbina luce como un típico galán de Protagonistas de Nuestra Tele. ¿Debemos creer que es un adicto a las drogas? ¿Quién diablos hizo el casting? ¿Quién optó por esos nombres? 

Cielo Blanco: Suena estúpido ese nombre. Imaginen esta escena: "Cielo, no estoy en peligro, yo soy el peligro". 

Henry Narravo: Hank es un hombre rudo, entrado en años. Julián Arango parece una versión descaifenada del hijo adolescente que nunca tuvo Hank. De nuevo, ¿en qué pensaban los encargados del reparto? Julián Arango no luce como un agente de la DEA, ni siquiera sería creible como uno de los patrulleros que cuidan las estaciones de TransMilenio.

No sé quién interpretará a Walter White Jr., pero con base en el reparto conocido, imagino que eligieron al tipo que hacía de "Pablito" en Padres e Hijos o a Pacho Santos. 

Este primer aspecto de la producción es crucial y luce descuidado. Ayer se publicó el primer tráiler:




Sería justo afirmar que no luce tan atroz como "Vuelo 1503", pero no se ajusta a los niveles de calidad de la serie original. La peluca de Diego Trujillo es evidente, demasiado evidente. Rescato el nombre de la adaptación: Metástasis suena impactante, tiene fuerza.

En el video de YouTube se registran 183 votos negativos contra 37 positivos (al momento de escribir esta crítca). Casi una razón de 6 a 1. Por cada persona que aprueba el proyecto, seis no le dan su visto bueno. 

Esto se debe, entre otras razones, a que Breaking Bad acaba de terminar. La transformación de Walter White y el talante implacable de Heisenberg aún se encuentran impresos en la retina de los espectadores. Atrás quedaron los tiempos en que debíamos esperar meses para ver las series en los canales locales de televisión. En esta ocasión, una considerable mayoría siguió los capítulos casi de forma simultánea con la emisión estadounidense. Los que no la conocían, recurrieron a Netflix, u otros portales, para ver los capítulos antes de unirse a la final que convocó a 10,3 millones de televidentes.

Se presupuestan cinco temporadas para Metástasis. No creo que pasen de la primera. Para muchos, como yo, se trata de una burda adaptación de una obra maestra, no es más que un reflejo de nuestra mediocridad y un magro tributo a la serie original. Es, en resumen, un insulto inverosímil a la joya de Vince Gilligan. 

¿Usted qué opina de la versión colombiana de Breaking Bad? 

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. german.g.martinez.7

    Es una historia que me impactó con la lectura del libro….me ayudó a profundizar en mi relación con Dios y remover taras de la formación religiosa de antaño…..espero ver la película ésta semana y lo haré con la seguridad que no será igual la percepción que da el libro. Al menos el reparto, la puesta en escena y el argumento que se vislumbran en los cortos promocionales dejan ver que han procurado ser fidedignos con la trama del libro….Gracias por comentar Luis Carlos. Escribes muy bien.

  2. rolando919076

    Cuánta palabreria para decir al final de cuentas que no se cree en ningún Dios y que lo de la Encarnación es una parodia de mal gusto. Así está el mundo, con muchos discursos y poca realidad, todo se queda en palabras tan sólo palabras, como dice la canción y nada de profundidad filosófica. Uno más que vive de la andanada de los 60, hay que vivir el momento, nada de prohibir, nada de corregir, nada de creer ni siquiera de pensar porque para eso está la imaginación.

  3. maximiliano573802

    Luis vas por buen camino,pero te falta llegar,no creer o tener Fe,pero en su lugar practicar mas la Espiritualidad.No es facil,hay que aplicar las 7 «P».Plan,Principios,Persistencia,Perseberancia,Paciencia,Productividad para llegar a ella o pa presencia de Del Magnifico,Miserircordiozo,Master del Universo en ti desde que nacistes.Lee al poeta Prsa RUMI,Notradamus y los 4 papas Gregorios,y asi entenderas el problema del cristianismo sin Espiritualidad.

  4. Buena pelicula muy universal podemos hacer de Colombia el mejor vividero del mundo el plan de Claudia Lopez y Fajardo incluye empleo para todos con jornada de 36 horas y 4 horas semanales de capacitación permanente para mejorar competencia y productividad rebaja entre el 5 y el 10 por ciento en renta para las empresas que aumenten sus nominas de trabajadores con prioridad en jóvenes y mujeres, sistema universal de salud para todos por igual, aumentar cupos en universidades publicas y subsidios de educación superior, lucha frontal con aumento de penas para acabar la corrupción, seguridad en la ciudades y el campo, llevar el país al siguiente nivel reducir el desempleo a menos de 5 por ciento y duplicar los ingresos en los siguientes 8 años con crecimiento económico superior al 6 por ciento y énfasis en producción nacional, consumo interno y Turismo

  5. aunque tiene unas ideas personales de ciencia ficcion: como comparar a Jesus con ciertos personajes, creo que contiene muchas verdades de la realidad y verdad de Dios que están contenidos en la Biblia. Dios no es monótono es creativo, no es aburrido es divertido (bailia y rie)y no es olvidadizo del sufrimiento humano: El es amor, comprensión, empatía con el ser humano. el ser humano es el que no entiende y cree al revés las cosas y la personalidad de Dios. muy bueno el artículo, me gustó.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar