Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El principal factor que define la continuidad de un presidente en ejercicio en Estados Unidos suele estar asociado con el desempeño económico, por eso, la reelección de Donald Trump hasta comienzos de este año parecía difícilmente modificable. Bajo su mandato se consiguió la expansión económica más larga de la historia estadounidense expresada en la menor tasa de desempleo en medio siglo (3.5 %), crecimiento económico sostenido y un promedio de generación de 200.000 empleos mensualmente. A esto se suma, una posición asumida frente a China como valiente por un sector representativo del electorado, preocupado por la llegada masiva de productos a bajo costo inundando el mercado y generando condiciones desfavorables para la industria nacional. En el mismo sentido, y a pesar de ser una postura contraría al avance de los derechos humanos, la estigmatización de los migrantes sedujo a los sectores más neoconservadores para quienes el difícilmente fundamentado discurso antimigratorio significa un alivio. Ahora bien, tanto en el tema de China como en el migratorio se trata de una distracción demagógica.

Donald Trump tiene en su contra varios segmentos poblaciones especialmente el de las mujeres, como ya ocurrió en la elección pasada cuando quedaron al descubierto conductas y posturas abiertamente machistas en contravía de la visibilidad que gana en todo el mundo el feminismo. Siendo su principal bastión los hombres blancos mayores de 50 años, no se debe pasar por alto que el voto popular puede terminar jugando a favor de Trump pues, aunque algunos Estados muy poblados (como California) pueden votar masivamente por Joe Biden, Trump aún conservaría un electorado suficiente para ganar en más Estados así sea por ventajas modestas como sucedió en la elección pasada.

Si bien, la postura de desafiar las recomendaciones científicas le ha ganado el repudio internacional a Trump, en algunos sectores de la población estadounidense le asegura una lealtad de un electorado silencioso que ve la pandemia como una coyuntura, pero no como el factor más relevante a la hora del voto. Resta por saber si el impacto del virus en Estados tradicionalmente republicanos como Texas y Georgia pueda cambiar el panorama. De igual forma, no se tiene certeza de que, aprobación y desaprobación del presidente signifiquen necesariamente una de intención de voto. Es decir, si bien la popularidad de Trump va en caída libre, pues empezó el año en 51 % y actualmente se ubicaría por debajo del 40 %, esto no quiere decir que una concepción negativa de su gestión lleve a votar en su contra o siquiera a asistir a las urnas. También es bueno recordar que no todos los aspectos de la pandemia desfavorecen al actual presidente. El anuncio de Joe Biden de no realizar ningún meeting político «siguiendo las recomendaciones de los médicos» es una clara señal para diferenciarse de la postura desafiante de Trump. Aunque parezca lo más lógico y responsable, no existe seguridad de que aquéllo no se vuelva en su contra y que varios votantes lo vean como una muestra de debilidad a lo que deben sumarse sus 77 años.

Más allá de la recuperación económica indisociable de la gestión de la pandemia, la participación debe tomarse en cuenta como un factor esencial. La abstención electoral en EE.UU., una de las mayores entre las democracias occidentales, ha sido característica del proceso. La pregunta que surge es si la polarización alrededor de Trump en concreto por las cuestiones raciales, migratorias y de género, por mencionar algunas, servirán de estímulo par que millones de electores sufraguen por primera vez. Las imágenes de miles de jóvenes protestando en las calles por el asesinato de George Floyd contrastan con su marcada abstención respecto de las elecciones nacionales y peor aún locales (donde la participación a veces puede llegar al 20 %). Basta recordar que en febrero cuando empezó la primaria demócrata en Iowa (antes de la pandemia) y se esperaban unos 300.000 votantes empujados por el afán de derrotar a Trump, apenas llegaron 176 000. Para muchos, el poco interés de los jóvenes en la política condena las aspiraciones de candidatos como Elizabeth Warren o Bernie Sanders. Esta elección determinará, entre otros, hasta que punto la abstención estadounidense pues modificarse por una coyuntura inédita y que invita a pensar en cambios estructurales.   

@mauricio181212

(Visited 662 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    La agonía de la Primavera yemení

    En medio de la pandemia y ante el evidente desinterés de buena parte de la comunidad internacional, un nuevo(...)

  • Mundo

    Los médicos cubanos y el virus comunista

    Las declaraciones de algunos legisladores del Centro Democrático por la eventual llegada de médicos cubanos no solo carecen de fundamento, sino que(...)

  • Mundo

    Ecuador, una democracia que se desploma

    En Ecuador parecería una constante la utilización de poderes públicos para proscribir el denominado correísmo, al tiempo que los indicadores(...)

  • Mundo

    Srebrenica, una herida viva de la humanidad

    En 1994, John Zaritsky y Virginia Storring produjeron un episodio para el programa televisivo Frontline que relataba el inenarrable drama de Bosko(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Lo políticamente correcto coartó nuestro derecho a pensar y a opinar(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. mauricio.jaramillo.jassir

    Conicido «callefalsa». Ningún candidatx tiene fórmulas mágicas, ni Biden, ni Trump son una solución por sí solos. Pero cuando la gente se pregunta por qué es tan difícil que un candidatx diferente gane, sin duda debe asomarse a las estadísticas de abstención de los jóvenes.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar