Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

Ahora resulta que el presidente Santos le paga al señor Mockus por hacer marchar a los colombianos a favor de la paz, y resulta también, que el gobierno oficialista le da mil millones en contratos a revista Semana porque el director de esa importante casa editorial es sobrino del primer mandatario de los colombianos, y resulta que los uribistas son objeto lastimosamente de una persecución política y judicial orquestada por la fiscalía y el gobierno central, y también resulta que según ellos, son la cura para todos nuestros males. El asunto que se ha adueñado de los titulares de todos los medios en todo el país, no tiene otra explicación que el cinismo y el temor incontenible de los que dicen querer la paz, pero sin impunidad.

Hernán es un joven defensor de la organización uribista, y cada vez que nos encontramos en radio para hablar de la coyuntura política que nos convoca, impide calmadamente que analicemos el pasado, que ahí estamos es para hablar del presente. Y no es solo Hernán, es el cuerpo de defensores  del uribismo que parecen entrenados y reclutados con el fin exclusivo de defender a toda costa, sin vergüenza y sin memoria a los gamonales y mandamás del uribismo. No se puede desde ningún terreno, analizar el presente y proyectar el futuro, sin revisar el pasado, eso para que nos quede desde ya, entendido.

La controversia de último momento, gira en torno del contrato ejecutado por la corporación visionarios, de la que hace parte el profesor Mockus, quien fue alcalde dos veces de Bogotá y de quien nadie puede levantar ningún tipo de acusación formal que pueda comprometer su honra, sus principios y su libertad. Lo que hemos podido conocer, (de un contrato que tiene como todos los contratos que deprenden del DAPRE, una cláusula de confidencialidad), que en sus deberes se desprendían entre otros; acciones relacionadas con pedagogía en torno al proceso de paz, enmarcado todo esto en una consultoría “para desarrollar herramientas novedosas para facilitar la comprensión del proceso y de la visión del Gobierno de paz”. En todo este novelón, que escribió y dirigió el senador Uribe por Twitter, y del que por supuesto se agarraron con fervor todos sus fieles, terminará antes de que esta semana culmine, y finalizará como todos los shows mediáticos del senador. Hoy, el alto comisionado de paz, levantará la cláusula de confidencialidad que protegía el contrato, y el señor Mockus, podrá, acompañado de sus asesores, explicar los pormenores de su trabajo en los terrenos de la búsqueda de la paz.

Pero a mi este sancocho de acontecimientos y berrinches y señalamientos infundados me dejan un sin número de interrogantes.

¿Quién irrumpió en las oficinas de CORPOVISIONARIOS, el pasado lunes 19 de enero, y robó agilmente dos computadores en los que guardaban en sus discos duros, entre otros, información sobre los contratos de la corporación?

¿Porqué don Uribe lanza su novela contra el profesor Mockus, días antes de salir del país?

Y hay preguntas aún más interesantes;

¿En qué se gastaron 1.203 millones de pesos cuando el gobierno de Uribe quiso hacer acercamientos con la guerrilla del ELN?

¿Por qué José Obdulio Gaviria, quien hoy es senador de Uribe, y desde columnas de opinión en distintos medios de comunicación, y programas de televisión defendía ese gobierno, tuvo contratos de siete millones mensuales con el Fondo de Programas Especiales para la Paz?

¿Dónde están, y qué va a pasar con los más de 81 mil millones de pesos que se gastaron en alojamiento, transporte y vestuario en la desmovilización de la Compañía Cacica La Gaitana de las Farc, desmovilización que años después los colombianos nos enteramos que fue ficticia?

No se puede entender, cómo hace Uribe, y como hacen sus jóvenes monaguillos, para mirar a los ojos a un país y exigirle explicaciones a una persona del talante del profesor Mockus. No se puede entender tampoco el juego cada vez más desesperado en el que el Centro democrático se ha empeñado en emprender, sin importar nada, solo ellos.

Twitter: Acevedocol

Instagram: Acevedocol

Facebook: Giovanni Acevedo

Fan page: Giovanni Acevedo

 

(Visited 415 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Consultor en proyectos de innovación social y participación ciudadana. Impulsor de proyectos sociales en América Latina. Espacio público, urbanismo táctico, empoderamiento social. || Viajero frecuente

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Coronavirus

    Los gobiernos en el mundo se ven hoy enfrentados, sin duda, al reto más significativo de sus agendas. Difícil(...)

  • Opinión

    Uribismo, la decaída del gamonal

    La decaída del gamonal electoral. Hay dos formas de expresar lo que quiero decir; la primera como un ciudadano(...)

  • Opinión

    Discriminación

    ¿Nos educan para convivir con las diferencias? Hace unos días iba en el carro con dos amigos hablando sobre(...)

  • Bogotá

    ¿Ciudadanos inteligentes?

    Tal vez somos menos inteligentes. Usualmente, cuando la gente habla de ciudades inteligentes, sus cabezas los conectan directamente con(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ni la muerte del abogado Javier Ordoñez a manos de agentes(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar