Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

Voy caminando por la avenida Cabildo y voy caminando tranquilo, sin prisa, sin pretensiones de ninguna clase. Me tomo el tiempo necesario para ver con diligencia todo lo que me rodea, a todos los que me rodean. Porque yo aquí en Buenos Aires no hago nada, solo escribo y ya, y como reposar mis nalgas y acomodarme en posición de escritor fracasado y escribir cualquier necedad como las que yo escribo es tan fácil y poco exigente, entonces tengo tiempo suficiente para caminar mansamente y para ver los gestos de los demás. Hace frio porque aquí es invierno, porque cuando es invierno hace frio, y uno aquí, o por lo menos yo, lucho contra el frio húmedo y despiadado con una taza de café muy caliente, tan caliente que me calienta todo el cuerpo, desde las manos hasta las piernas el cuerpo todo entra en calor y me veo en la necesidad de abrir un poco mi chaqueta, de darle aire a mi institución.

 

Justo cuando la Av Cabildo termina una línea del tren cruza torpemente y corta el paso de los andarines perezosos y calmosos como yo, que no queremos esforzarnos en lo más mínimo, que queremos caminar sin obstáculos y sin tropiezos. Esta interrupción arquitectónica le da muerte a la Av Cabildo y le da vida a la Av Santa Fe, nos obliga a internarnos en un pasadizo sucio, oscuro, que te puede llevar a tres destinos distintos; A la estación del Subte Ministro Carranza, a la parada del tren Ministro Carranza, o a la cautivadora Av Santa Fe. La vida siempre te va a poner intencionalmente en momentos incomodos y angustiantes como este, y no vas a saber qué camino tomar, si te vas en tren, en metro o sigues caminando, o compras otro café y regresas a casa y te das por vencido. Como estoy a punto de cumplir 50 años, y mi cuerpo no me da más que para caminar pausadamente y me pide que no lo exponga a la aventura, entonces decido seguir caminando por la Av Santa Fe y dejarles el tren y el metro a los trotamundos.

Resuelvo entonces obtener un café más, y lo acompaño con unas galletas dulces y le digo al joven vendedor que no quiero azúcar, porque el azúcar estropea el café, él sospecha entonces que mi vida es amarga como el café y me lo hace saber y me sonríe;

 

– ¿De dónde sos?

– De Colombia.

– ¿Siempre eres tan serio?

– Al parecer sí, todos me hacen la misma pregunta.

– Debe ser porque le falta el azúcar a tu vida.

– Puede ser… ¿Cuánto le pago?

– Dejá así que yo invito.

– Gracias pero yo quiero pagar, ¿Cuánto es?

– No es nada, yo invito hoy y vos me podés invitar otro día.

– ¿Seguro me quiere invitar?

– Claro que sí, yo hoy te invito.

– Bueno, entonces quiero el café grande y las galletas con crema de dulce de leche.

– Bueno.

Sigo caminando, sigo luchando contra el frio, sigo observando detenidamente a los demás, sigo vivo y sigo escribiendo.  Caminando siempre obediente al trazo de la Av Sante Fe llego a la estación del Subte de Plaza Italia. Estoy cansado, cruzo la calle, entro en un bonito parque y me siento en una bonita silla. Aun me quedan galletas con crema de dulce de leche.

– Hace frio.

– Si hace frio.

– ¿Por qué dejó Colombia?

– ¿Cómo sabe que soy colombiano?

– Porque uno conoce a los colombianos.

– Yo no me di cuenta que usted es colombiano.

– Muchos dicen que no parezco colombiano, usted no es el primero, pero si soy colombiano, soy     bogotano, igual que usted. ¿Por qué dejó Colombia?

– No sé, ¿usted por qué la dejó?

– No la dejé, nunca la he dejado, solo estoy aquí por un tiempo corto, ya regresaré.

– ¿Por qué no se queda aquí?

– Porque no soy de aquí, porque aquí no están las personas que amo y las personas que me aman,

– ¿Qué es eso?

– Mi tiquete de regreso a Colombia.

– ¿No sabe si regresar?

– No sé nada.

– ¿Por qué se fue de Colombia?

– Porque no tenía nada, porque no tenía dinero para estudiar, porque no podía estudiar, porque no conseguía trabajo, porque en Colombia todo es una mierda.

– Y si Colombia es una mierda, pues no regrese, no tiene sentido.

– Me hace falta Colombia.

– Le hace falta la mierda entonces.

– Puede ser, ¿usted cuando regresa?

– Dentro de poco.

– ¿Que hace en Colombia?

– Lo mismo que hago aquí.

– ¿Y que hace aquí?

– Nada.

– ¿Cómo así que nada? algo debe hacer…

– Soy escritor, un escritor malo por supuesto, un escritor corriente.

– ¿La gente en Colombia lo lee mucho?

– ¡No!, Solo mis amigos por misericordia y todos mis enemigos, ellos me leen a ver si los nombro y digo que me los comí, o que entre ellos se comen.

– ¿Por qué tiene enemigos?

– En política todos tienen enemigos.

– ¿Usted es político entonces?

– Tal vez, ¿Para cuándo está el vuelo?

– Para hoy 20 de julio.

– ¿Va a regresar?

– No lo sé, no me presione.

– ¿Y aquí está estudiando?

– Sí, aquí estudio, aquí trabajo, aquí vivo.

– Entonces a que va a Colombia, no sea estúpido.

– Ya le dije, me hace falta mi país.

– Le hace falta la mierda.

– ¿Bueno y es que usted odia a Colombia o qué?

– No, a Colombia no, de hecho no odio a nadie.

– ¿Entonces?

– ¿Entonces qué?

– ¿Entonces porque se expresa así de su país?

– Yo únicamente escribo la verdad.

– ¿Por qué tanto fastidio por Colombia?

– No le tengo fastidio a Colombia, les tengo asco a los colombianos.

– ¡Oiga! ¡Respete!

– ¿Respete qué?

– A mí, yo soy colombiano, igual que usted.

– Y quien respeta a los demás.

– ¿A quiénes?

– A los que mueren, a los que viven en el exilio, a los que son masacrados, a los que se le prohíbe casarse, a los que no tienen que comer, a los que no tienen como estudiar, a los que mueren de hambre… ¿a ellos quien los respeta?

– Pues no sé, yo no tengo la culpa de eso.

– Yo sí.

– ¿Usted la tiene? pero por qué, si es un escritor fracasado que vive en Buenos Aires ¿No me dice que no es nadie?

– Soy colombiano, que más quiere.

– Pues no sé, ser colombiano no es razón para sentirse culpable por el país de mierda que tenemos.

– El país no es una mierda, el país es hermoso, la mierda son los colombianos.

– ¿Usted es una mierda entonces?

– ¡Sí!, correcto.

– En serio no debería ser tan duro con usted.

– No soy duro conmigo, conmigo soy suave, soy condescendiente.

– ¿Cuando llegue a Colombia que va a hacer entonces?

– Escribir.

– ¿Su vida es aburrida?

– Sí, mi vida es miserable.

– ¿Por qué lo dice?

– Porque nací en un país en donde la mayoría son miserables, y la mayoría manda, somos democracia.

– Eso no es así, los miserables no somos la mayoría, los miserables son lo que están en el poder.

– Ellos no son miserables, ellos son felices en un país triste.

– Ellos tienen acabada a Colombia, no ve a Samuel Moreno, a Uribe, al procurador Ordoñez ellos si son una mierda, no nosotros.

– ¿A ellos quien los elige?

– El pueblo.

– ¿Y usted hace parte del pueblo?

– ¡Claro!, por supuesto.

– Entonces usted es una mierda, usted eligió a esos desgraciados.

– Yo no vote, yo no los elegí.

– ¿Entonces quiénes?

– Los que votaron, y ganó la mayoría y por eso los eligieron.

– ¿Se da cuenta?

– ¿De qué?

– ¿De que la mayoría si elige? Y elige por usted y por mí.

– ¿Que quiere que haga entonces?… no puedo hacer nada.

– Entonces no haga nada, haga lo que hacen todos.

– ¿Y qué hacen todos?

– Quejarse.

– Pues hablar mal del país no lo va a cambiar.

– Seguramente hablar bien del país sí.

– Pues no lo sé… ¿Y va a celebrar el 20 de Julio?

– No celebro nada.

– Pero es el día de nuestra independencia.

– ¿Usted es independiente?

– No.

– No entiendo.

– Yo tampoco.

– Si no me voy para Colombia hoy, voy a ir a la celebración del 20 de Julio, va a estar bueno.

– ¿A qué se refiere?

– Pues que van a poner música y vienen grupos de salsa y orquestas y una pantalla gigante, debería ir, así se distrae y baila un rato.

– Yo no sé bailar.

– Un colombiano que no sepa bailar no es colombiano.

– Eso me dicen siempre.

– Vamos, y de paso conoce mujeres.

– ¿Para qué?

– Pues no sé… ¿Es que usted es marica?

– No lo sé.

– Un escritor fracasado que no sabe si es o no marica, usted es muy raro.

– Un colombiano que ama a su país pero que no vota, que no sabe si regresar o no, y que baila, usted es muy normal.

– Pues sí, soy normal, eso no es malo.

– Bueno me voy, quiere estas galletas con crema de dulce de leche.

– Bueno si, gracias.

– ¿Gracias de qué?

– Pues por las galletas.

– Pierda cuidado.

Me levanté con esfuerzo, el frio se estaba apoderando silenciosamente de mi cuerpo, crucé la calle, caminé unas cuentas cuadras hacia la Av Cabildo, entré al mismo lugar de hace un rato y pedí dos cafés calientes, con galletas dulces pero sin crema de dulce de leche. El joven de ojos verdes sonrió.

– Esta vez invitás vos.

-Por supuesto.

– Y contame… ¿Por qué no estas celebrando como todos los colombianos el 20 de Julio?

– No tengo nada que celebrar.

– El 20 de julio me dijeron que es feriado en Colombia y que la gente baila y canta y se muestran muy contentos…

– El 20 de julio en mi país no es otra cosa, que un feriado menos del año, un día de no trabajo, de no estudio, eso es lo que los alegra finalmente.

– Sos como raro, como que no sos colombiano vos.

– Eso dicen…

 

Giovanni Acevedo

Twitter: @acevedocol

Facebook: Giovanni Acevedo 

(Visited 5.165 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Consultor en proyectos de innovación social y participación ciudadana. Impulsor de proyectos sociales en América Latina. Espacio público, urbanismo táctico, empoderamiento social. || Viajero frecuente

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Coronavirus

    Los gobiernos en el mundo se ven hoy enfrentados, sin duda, al reto más significativo de sus agendas. Difícil(...)

  • Opinión

    Uribismo, la decaída del gamonal

    La decaída del gamonal electoral. Hay dos formas de expresar lo que quiero decir; la primera como un ciudadano(...)

  • Opinión

    Discriminación

    ¿Nos educan para convivir con las diferencias? Hace unos días iba en el carro con dos amigos hablando sobre(...)

  • Bogotá

    ¿Ciudadanos inteligentes?

    Tal vez somos menos inteligentes. Usualmente, cuando la gente habla de ciudades inteligentes, sus cabezas los conectan directamente con(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Por: Libardo Aldana  Si algo ha enseñado la pandemia del covid-19,(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Yo tambien vivo fuera del pais y muchas veces me pasa como este escritor, me rei porque pense que yo lo habia escrito. Colombia da ganas de ir y no ir. yo no se si es Colombia o Los colombianos, aqui he conocido muchos y la verdad cuando vivia en Colombia me parecian mejores no se si Los extrano o es que Los colombianos que salieron del pais son una mierda ….. O todos lo somos.

  2. laurarios0521

    Excelente artículo, Buenos Aires con su aire de invierno y un tanto lúgubre, pero siempre con enseñanzas para aquello que dejemos el país sea para buscar mejor oportunidades o para aprender el valor de lo que realmente amamos y queremos tener cerca…

  3. Si yo fuera tan pobre de espíritu y tan negativo en mi apreciación hacia mis compatriotas, a lo mejor pensaría como ese pobre escritor. Sin embargo ese pobre tipo no valora lo mas preciado de los colombianos que es ser «hechados pa’lante». Ese positivismo se crece en los colombianos especialmente cuando vivimos fuera del país y nos damos cuenta que siempre superamos en iniciativa y trabajo al resto de los latinoamericanos. De ahí deduzco que si hay colombianos de mierda entre los que se cuentan la mayoría de los políticos y las personas como el don nadie, pero que la mayoría somos buena gente y bien preparados

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar