Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En plena era de cambios y transformaciones planetarias, el Antropoceno se ha convertido en el centro de muchas discusiones científicas y políticas, generando incertidumbres cada vez más grandes sobre el manejo actual de los recursos naturales y del territorio en sí.

Estas modificaciones que se evidencian desde la aparición de la Revolución Industrial, definen una época geológica fundamentada en el impacto del hombre sobre la Tierra. A partir del 2000, primera vez que se lanza públicamente este concepto, los científicos del mundo se convencieron de utilizarlo debido a la necesidad de entender y explicar lo que estaba sucediendo en el mundo y cómo los impactos antropogénicos, se han hecho cada vez más visibles. Un ejemplo de esto es la pérdida de la biodiversidad, lo cual es considerado como uno de los cambios históricos más importantes. etfiling

Sinergias entre biodiversidad y cambio climático

Según el Instituto Humboldt (2015), el quinto y último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), existe un consenso científico con un 97 % de probabilidad de que las actividades antropogénicas están ocasionando un impacto en el clima, generando drásticamente un aumento de las temperaturas mundiales y produciendo un inequívoco cambio climático.

Este fenómeno produce riesgos en el sistema natural y humano, tal y como lo admite este ultimo informe del IPCC, señalando los impactos que produce el cambio climático de manera exponencial, así como las opciones de adaptación que deben evaluarse y desarrollarse para disminuir vulnerabilidades. Por otro lado, demuestra que los mecanismos de mitigación son esenciales para reducir emisiones y contribuir a un desarrollo bajo en carbono.

La relación entre biodiversidad y cambio climático, en un contexto de Antropoceno debe verse desde dos perspectivas. La primera de ellas, son los innegables impactos que presenta el cambio climático sobre la biodiversidad del planeta, ocasionando efectos -algunos irreversibles- sobre especies y ecosistemas. La segunda de estas perspectivas se fundamenta en las soluciones que desde la biodiversidad se pueden promover para reducir los impactos del cambio climático.

Cuando hablamos de impactos, nos referimos a los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad, se pueden identificar los siguientes (CEPAL, 2015): contribución a la afectación de la ecología en bosques nublados y tropicales, arrecifes coralinos y manglares, elevación del nivel del mar generando alteraciones en ecosistemas de manglar y poblaciones de peces, moluscos y mamíferos, disminución en el tamaño y extinción de poblaciones de anfibios, aumento en la incidencia de especies parasitarias, cambios en la estabilidad y sobrevivencia de poblaciones de reptiles, cambios en la distribución geográfica de poblaciones de diversas especies, cambios en las dinámicas de poblaciones de fauna y flora, especies que son vitales para regular el funcionamiento de los cuerpos de agua, afectación a la dinámica de poblaciones que habitan ecosistemas de páramos y humedales, así como afectación de sistemas agrícolas por cambios, desplazamientos o extinción local de polinizadores.

Cuando nos referimos a las soluciones frente al cambio climático a través de la biodiversidad, estamos hablando de estrategias de adaptación y mitigación basadas en ecosistemas, servicios ecosistémicos y comunidades que permiten crear resiliencia en el territorio, reduciendo los efectos de este fenómeno, así como también disminuyendo los gases de efecto invernadero.

Debido a lo anterior, las estrategias de adaptación y mitigación deben valorar per se a la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, incluyendo valoraciones económicas, culturales y sociales (reconociendo conocimientos derivados de comunidades indígenas y locales), para crear procesos de incidencia y toma de decisiones con un enfoque downscalling, que promuevan la capacidad adaptativa y la gobernanza a diferentes niveles territoriales, permitiendo centrar los esfuerzos locales, nacionales, regionales y globales en la búsqueda del bienestar humano. Es a nivel territorial donde la teoría se convierte en práctica, y ya no estamos para ensayos.

En la región de América Latina y Caribe se encuentran algunos de los países más biodiversos del mundo; entre ellos Brasil, Colombia, México y Perú. Se han identificado 178 regiones ecológicas que representan más del 50% de la biodiversidad del planeta; y se encuentran los hábitats del 40% de las especies de flora y fauna del mundo. Esto cobra especial relevancia si se tiene presente que entre el 25 y el 50% de las especies de la región son endémicas, y que, en consecuencia, son más susceptibles a los efectos del cambio climático debido a que por sus particulares características fisiológicas y fenológicas, están adaptadas a nichos ecológicos estrechos (CEPAL, 2015).

De acuerdo a un informe realizado por la Universidad de Connecticut, si el incremento de la temperatura global es de 2° centígrados en comparación a la época preindustrial, el riesgo de extinción que actualmente es del 2,8 por ciento al 5,2 por ciento.

Contexto colombiano

“Si nosotros no detenemos el cambio climático, si nosotros no detenemos el calentamiento de la tierra, toda esta biodiversidad que tiene Colombia (…), todo esto desaparece si no somos exitosos en esa gran cruzada que tenemos que realizar para detener el cambio climático”, Presidente Juan Manuel Santos

El IDEAM, a través de la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático, hizo entrega en el año 2015 de los Escenarios de Cambio Climático 2011-2020, los cuales manifiestan categóricamente un aumento de 1.4°C en la temperatura media para el periodo 2011-2040, un aumento de 2.4°C en la temperatura media para el periodo 2041-2070 y un aumento de 3.2°C en la temperatura media para el periodo 2071-2100.

De acuerdo al informe anterior, a lo largo del siglo XXI, la precipitación disminuiría entre un 15 y 36% para zonas de las regiones Caribe y Andina, sin embargo, en el centro del país y norte de la región Pacifica, las precipitaciones aumentarían. Los escenarios de pérdida de biodiversidad se calculan aproximadamente en un 23%, si la temperatura continúa en ascenso.

En relación con todo lo anterior, la Política Nacional para la Gestión de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos (PNGIBSE), provee elementos conceptuales y de planeación para disminuir los riesgos asociados al cambio climático, evaluado como el quinto motor de pérdida de biodiversidad, en consonancia con las propuestas de la Evaluación de Ecosistemas del Milenio (2005). Esta evaluación consideró al cambio climático como la principal determinante en pérdida de la biodiversidad en el siglo XXI. No obstante, esta situación es aún más compleja para el escenario nacional si se tiene en cuenta que según el Índice de Vulnerabilidad y Adaptación al Cambio Climático, producido por el Banco de Desarrollo de América Latina, Colombia es uno de los países más vulnerables al cambio climático en toda la región latinoamericana, ubicándose en la posición núm. 16 de vulnerabilidad y 20 en cuanto al índice de exposición.

En este mismo sentido, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ponen en evidencia la necesidad de enfrentar el cambio climático con el fin de promover sostenibilidad y bienestar humano. En consecuencia, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), como autoridad nacional ambiental, prepara el lanzamiento oficial de la Política Nacional de Cambio Climático, en la cual se establecerá un mecanismo de acción con estrategias conjuntas de adaptación y mitigación en los sectores más importantes del país. Por otra parte, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) está desarrollando la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático; en este contexto, los escenarios nacionales 2011-2100 presentados con un enfoque nacional y territorial, demostraron que todo el país se enfrenta a un aumento absoluto de vulnerabilidad, pero no de la misma forma en todas las regiones.

De acuerdo a ECOMANIA (2016), siendo la biodiversidad una responsabilidad nacional, es transcendental que entendamos la complejidad de los ecosistemas y sus servicios. Para ello, debemos concebir que los seres humanos somos parte de la biodiversidad, comprendiendo que la resiliencia es un atributo de los socio-ecosistemas. Referido a lo anterior, es fundamental que la biodiversidad sea considerada como un motor de desarrollo en las naciones del mundo, determinando así que el uso sostenible de la misma, puede generar beneficios no solo ambientales, sino también económicos y sociales.

Referencias consultadas:

-Instituto Humboldt (2015). Biodiversidad como respuesta al cambio climático: escenarios de gestión de conocimiento para el aporte a la discusión nacional e internacional. Recopilado de: http://www.humboldt.org.co/es/actualidad/item/797-bio-climatico

-CEPAL (2015). El cambio climático y sus efectos en la biodiversidad de América Latina. Eduardo Uribe Botero. Recopilado de: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/39855/S1501295_en.pdf;jsessionid=B85AE463097112A81B765B99E1487EB8?sequence=1

-ECOMANIA (2016). Biodiversidad como solución frente al cambio climático. Maria Eugenia Rinaudo Mannucci. Recopilado de: http://www.revistaecomania.org/llego-ecomania29-marzo-abril-2016/

(Visited 578 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Maria Eugenia Rinaudo MannucciLicenciada en Estudios Ambientales. Amante de la naturaleza. Trabajando por un mundo adaptado al cambio climático.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar