Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog


Todas las guerras parten de un problema semántico, dijo Montaigne. Suceden cuando ya no nos podemos entender con palabras. Acaso la exacerbación de la violencia colombiana obedece a que se habla la misma lengua pero con espíritus distintos. Políticos, periodistas, guerrilleros, paramilitares, curas, militares, empresarios, mendigos, intelectuales etc., se conocen cada uno los secretos de su jerga y, por lo tanto, no pueden ocultar o disfrazar nada al adversario…  Tienen que recurrir a otras cosas..

 

En una conferencia en la Feria del Libro de Bogotá, en homenaje a R. H. Moreno-Durán, el escritor mexicano Juan Villoro comentó que en ninguna otra ciudad los mendigos pedían limosna con tanta elocuencia. El auditorio apenas concedió una risa de rigor. Villoro se refería con cierta sorna a la tradición del «buen hablar colombiano». La fama se la debemos a Rufino José Cuervo por sus Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano (1867), en que volvió a zambullir la gramática en la vida diaria después de los excesos escolásticos. Se pensó que los colombianos se cuidaban mucho en el uso de la lengua. Pero aquello del colombiano «bien hablado» deviene sofisma. Ya ningún columnista de periódico tiene prosa: escriben como notarios.

 

Esa tradición formalista colombiana, me sugirió una amiga francesa, consiste más bien en barreras lingüísticas que ustedes mismos se han puesto para vivir dispersos. En Bogotá los estratos se reconocen por acentos: la entonación cambia dependiendo dónde y con quien se está. Hay una vocalización de jactancioso artificio por parte de los periodistas de farándula: consiguen vocalizar de tal modo que nadie los pueda imitar, pues ellos mismos ya se auto-imitan. Entre los mandos medios impera, en cambio, la ambigüedad de baja o diluida tonalidad y acentuación: cuestión de inseguridad. 


De niño viví en casa de varios familiares regados por Medellín, Cartagena, Cúcuta, Cali, Bogotá. Cuando cambiaba de ciudad, no sólo cambiaba de casa, sino que mudaba de aparato de fonación. Muy joven supe que no basta una misma lengua para la unificación de los pueblos. Un mínimo acento, un mero timbre de voz ya nos dice o nos susurra que somos diferentes de la masa parlante y, asimismo, similares a un clan, a una casta, a una cultura.

 

La observación de Juan Villoro me sorprendió discurriendo en el autobús. Se subía el octavo mendigo en el trayecto de cien cuadras entre mi trabajo y mi casa a exponer el mismo discurso de los otros siete. Los mendigos cumplen cierta función niveladora de hacer sentir rey al empleado de clase media por cuanto le piden. Se parecen al político dominador: ambos usan el discurso público. Es el juego de la democracia. Aturdidos por el tráfico y mortificados por burlones locutores de radio, esta vez, palpándose de nuevo los bolsillos, los pasajeros advirtieron la ausencia de monedas y, mareados por las vallas publicitarias y las propagandas de radio que también pedían y pedían, dejaron escapar balbuceos de molestias. El mendigo, herido en lo más hondo por el reproche y la indiferencia de su público, se dio a insultarnos como cualquier actor fracasado. Su insulto se trocó en soliloquio: «Piensan que pido por qué sí. Pues no. Mi papá fue un  esmeraldero, sí, lleno de plata, y lo mataron de un tiro en la cabeza, ¡pum! Qué culpa que yo haya quedado en la calle. ¿De qué otra forma quieren que les venga a pedir sino expresándoles mi necesidad, mi desconsuelo, mi desconcierto por tanta injusticia? ¡Ah! Pero si no me van a ayudar para qué continuo insistiendo. Esta gente es ignorante, indiferente. ¡Viva el anticristo: 666! ¡Viva Adolfo Hitler! ¡Ah! Con razón Adolfo mató a tanta gente. Van a ver.»

 

Ignoró si aquel mendigo conocía la biografía de Hitler. También Hitler había comenzado mendigando en las calles de Munich hasta que se encontró con receptores adecuados y en el tiempo apropiado. La historia refiere que sucedió en una taberna (también Mefistófeles hizo su primera aparición en la taberna de Abuerbach), donde miembros del naciente partido nazi departían algunas cervezas. Después del show-cabaret se subió al escenario cierto hombre de bigotito ridículo, más bien bajo de estatura, algo chato – nadie menos arquetípico de la «raza superior» – a pronunciar, borracho, un elocuente discurso sobre la libertad de Alemania. «¡Nosotros!», gritaba,  «humillados bajo el infame tratado de Versalles (…) somos la raza superior». El alcohol, que ya tenía muy animados a los militares y a los parroquianos que departían en esa taberna, se encargó de hacer más efectivas las leyes del perfecto orador tal como las estableció Cicerón: deleitar, conmover y convencer. Bien dijo Baruch Spinoza que sólo el facineroso y el ebrio se creen libres. Me pregunto por qué Nietzsche, tan furibundo contra la concepción cristiana del perdón y la lástima, no observó que la concepción del superhombre encarnaba perfecto en los mendigos: déspotas fracasados, opresores disimulados. Desde la antigüedad los más elocuentes se creen o se toman como semidioses. ¡Y qué importa si esa habladuría se ciña o no a la realidad! Las palabras nunca son las cosas. Pero precisamente mi investigación crecía estimulada por ese escepticismo. ¿Qué las palabras no son las cosas?  ¡Ni que valieran las teorías de Saussure! 

 

 

«Toda aqueza gentuza verborrágica

-trujumanes de feria, gansos del capitolio,

engibacaires, abderitanos, macuqueros,

casta inferior desglandulada de potencia,

casta inferior elocuenciada de impotencia -,

toda aquésa gentuza verborrágica

me causa hastío, bascas me suscita,

gelasmo me ocasiona:

 

mejores aires,

-busca, busca el espíritu mejores aires –

 (…) 

Y esa gentuza fonje, y esa xarra gentuza

nada me importa…

 

No es harto mejor la serena

vida interior, en el silencio, en el preñado

silencio, concitando las fuerzas ocultas?

No es el Verso una música de harpas,

Música de cristales, surtidor vidrioso?

(…) 

Fosco silencio para el adversario

(…) 

Y risa, plácida risa sonora

para la tontería circundante

y adyacente, – si no se sale de las lindes -.

 

Otrosí: el señorial papirotazo

al fastidioso zumbar de la mosca.

(…)

Música y Poesía sólo para los séres

de vibración sutil, para los séres

de pergeño sutil, de grávidos cerebros, de corazones francos.

 

Busca, busca el espíritu mejores aires.

 

Y yo me voy – Gaspar – con el morral de mi desprecio,

todo derecho, lógicamente, hacia el absurdo»

 

Adiós (…)

De Greiff, Variaciones alredor de nada, 1930

(Visited 218 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: spineda@colmex.mx Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No me identifico en absoluto ni con la cultura ni con(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Jua. Muy cierto. Una señora, muy elegante ella, llegaba de comprar cosas en Palo Quemao, pero para darse elegancia, aclaro, «Palo Quemado». Dijo que allá se había encontrado con el señor Henao, pero ella pronunció «Henado». Qué decir de los gomelos que pretenden usar el tono del inglés gringo, hablando de un modo nasal y hasta usando sin rigor el gerundio.

  2. La elocuencia no es algo reprochable, al contrario. Viva la elocuencia y hasta la grandilocuencia. Sobre caso específico colombiano hay infinidad de matices. Yo perfilé el discurso de los mendigos con el de los políticos porque ambos en el fondo se creen superiores. El uno porque pide y el otro porque promete dar. Contra eso, como dice de Greiff, solo la poesía nos salva

  3. Y a tal grado llega la mania de buenos habladores y grandes correctores del idioma que han extendido sus ignorancias al ingles. En un restaurante colombiano en Miami sus due^nos decidieron que no es » fried chiquen rice» ( arroz frito de pollo) y en su carta ofrecen » fried rice with chiquen» (arroz frito con pollo). Pobres tontos que nunca han recibido una explicacion sobre las diferencias de que alguna cosa este contenida en otra cosa y de que esa cosa este acompan^ada de otra cosa. Por si acaso, explico: «arroz de pollo» implica que el arroz esta contenido de pollo, pero «arroz con pollo» expresa que el arroz esta acompan^ado con pollo.Como diria un buen bogotano: este dia inmediatamente presente (hoy) esta pasando a ser el dia inmediatamente anterior (ayer) y ya nos acercamos al dia inmediatamente posterior (man^ana).

  4. …y en el afan verborragico del colombiano, muy notorio en los bogotanos, sin fundamentos idiomaticos son dados a corregir lo que por ignorancia no saben que es correcto e inventan expresiones con las que presumen de buenos habladores sin enterarse del ridiculo que frecuentemente hacen. Aqui en estos comentarios he invitado a los conocedores del buen hablar para que aclaren sobre el buen uso de la preposicion DE en los casos de «vaso de agua y arroz de coco», tan correctisimos como «Cien a^nos de soledad». Imaginemos a Garcia Marquez obedeciendole a los bogotanos para «corregir» con «Cien a^nos con soledad». Lo grave es que estos horrores han hecho carrera, como el esperpento de «accequible», un «bogotanismo» que, supongo, pretende reemplazar a asequible. Ni para que aludir a «el dia inmediatamente anterior» con que le turcen el pescuezo al logico y mucho mejor «ayer».

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar