Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



Latinoamérica no existe. No hay un pasaporte ni una moneda en común, ni mucho menos una bandera, un congreso o un presidente. A lo sumo existen países aislados entre sí que hablan español o portugués: dos de las más grandes y poblados son México y Brasil.

Mientras Brasil y México disputaban el partido de fútbol este martes 17 de junio de 2014, en el segundo juego para cada uno dentro del Mundial, pensaba que Latinoamérica es un pretexto y una hipocresía de intelectuales y académicos, y que si tal vez este confuso concepto de lo latinoamericano rinde réditos en la cultura y en la academia y en cierta política de izquierda, en el fútbol y en la real politic no vale para nada. La unión latinoamericana, en el fondo, tiene sin cuidado a políticos de izquierda o de derecha, a empresarios y a futbolistas –gente inmiscuida en la realidad de la vida.

Fue un partido sin goles. Empatado. Pero México lo celebró como un triunfo, en parte, porque su tradición futbolística jamás puede comprarse con la de Brasil, tetracampeón del Mundo, y en parte porque lo consiguió con el favorito y de visitante: en un estadio repleto de aficionados brasileños. No es la primera vez que la selección de fútbol mexicana no se arredra ante la de Brasil. ¿Por qué razón? Porque creo pensar que ya México ha averiguado –conoce ya– los secretos de esa grandeza brasileña.

Claro: también México es un Estado paquidérmico. Enorme. Y ambos países se disputan secretamente el predominio comercial, cultural y político sobre esto que llamamos Latinoamérica. Brasil gana en volumen: tiene casi 200 millones de habitantes, 80 más que México con 120 millones. También los once jugadores brasileños son un poco más corpulentos que los once mexicanos y quizás hasta más veloces, pero no más avispados ni más ordenados tácticamente.

México sabe mandar. Ha sido imperio desde edades milenarias. Fue hasta hace trescientos años la Nueva España, con redes comerciales que partían de Acapulco a Filipinas, de Querétaro a Alaska. Brasil, en cambio, se ha hecho aparentemente sobre la nada: no tuvo imperios indígenas en su territorio selvático, fluvial, sabanero, costero, y  el imperio español prefirió dejar en manos de sus primos portugueses –más dados a la navegación– toda esa costa oriental de la América del Sur, la más expuesta al mundo, la que parece encajar –unirse– con África en el mapa, y actualmente una de las más urbanizadas del mundo: Río, Sao Pablo, Fortaleza, Recife, Natal, Belo Horizonte.

El equipo mexicano dirigido por el Piojo Herrera empató –no triunfó, no nos digamos mentiras– porque frenó el expansionismo delantero de Neymar, anuló su individualidad, y contuvo todo intento de proyección en las puntas por parte de Luis Gustavo, Marcelo o T. Silva. Brasil, país costero, está acostumbrado a la expansión. México, a pesar de inmensas costas, está acostumbrado a la contención, debido a sus valles cerrados, a sus altiplanos sin fin donde está el DF. Y supo hacer lo que mejor sabe: explayar la pelota en el centro, partir de atrás hacia delante y retroceder; no aventurarse mucho, y patear el balón a media distancia.

El apellido de uno de sus volantes de puntos lo revela: Guardado. Varios guardados se guardó Guardado: por poco consiguió el gol en dos tiros de media distancia. Y junto con el portero, Ochoa, atajando aquí y allá, sellaron el empate cuasi-triunfo de México sobre Brasil.

Eso en el fútbol. ¿Y en el comercio y en la política y en la cultura?

(Visited 362 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: sebastian.pineda@iberopuebla.mx Twitter: @motivodepineda Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar