Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



– El primer deber del intelectual es la amabilidad. El estilo. Hacerse entender.

Decir como el sacerdote maya apresado por Pedro de Alvarado cuando vislumbra, en las manchas del jaguar, la escritura del dios: “¡Oh dicha de entender, mayor que la de imaginar o la de sentir!”

– Suprimir el balbuceo. Suprimir el balbuceo para mayor espontaneidad.

– Lo malo es que no es el Estado quien está enfermo ni narcotizado; quien está enferma, casi moribunda, es la sociedad civil que se ha ausentado.

Confunden sociedad con Estado. Sólo ellos, los nacionales, tienen derecho a hablar mal de su nación. La opinión del extranjero, por muy erudito o documentado que esté, será para ellos, siempre, la opinión de un advenedizo.

-No campea el mal por ausencia de Estado sino por demasiada presencia estatal –policías por todas partes– engendrando un monstruo de mil cabezas.

-El hijo de Dios se apareció en una provincia judía del imperio romano extendiendo una parábola universal. Les dijo a los no-judíos: “Dios hace justos a los que tienen fe, sin tomar en cuenta si están o no están circuncidados.” (Romanos 3).

– La disciplina es estética. Injusticia y desorden van cogidos de la mano. De suerte que para ser buen policía conviene tener, ya no muchas agallas, sino mucha contención.

-“No es fácil que alguien se deje matar en lugar de otra persona” (Romanos 5).

– Recuerdo de los amaneceres olorosos a boñiga.

– Infancia fluvial. El viento me azotaba el rostro mientras pasábamos el Magdalena, abajo, relleno de eternidad.

– 1994. De noche. Las empanadas de la esquina de 4 vientos revientan en manteca.

–  En 2008, junto al malecón, la tormenta era dulce. Soplaba un viento sin sal.

– La sabiduría vulgar aconseja evitar las comparaciones por odiosas. No hay consejo más paralizador, puesto que una cosa sólo se hace evidente cuando se compara con otra.

No importa que las comparaciones sean odiosas y luego convenga rectificarlas o reinterpretarlas.

Antes vivía en una calle aglomerada de locales y tiendas de toda suerte de azúcares; abajo una odontología; doblando la esquina una tienda para hacer plantillas y una peluquería de abuelitas; ninguna tienda de frutas o verduras; salvo un pequeño local, ningún sitio para sentarse a tomarse un café. Alrededor del metro, entre el ruido de la avenida, fritangas y puestos de periódicos entronizados por una modelo –mal hecha– de cartón bajándose la tanga a medio nalga.

En nuestra calle de ahora, en cambio, veo cuatro puestos de verduras y frutas; cuatro cafés con sillas en la acera como terrazas; dos panaderías; una zapatería con una vistosa vitrina; tres paradas de autobuses; dos semáforos; apenas pasan carros.

(Visited 111 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: sebastian.pineda@iberopuebla.mx Twitter: @motivodepineda Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

2

Por: Ana María Ramírez [caption id="attachment_247" align="aligncenter" width="1501"] Foto: Edgar Domínguez,(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El primer deber del Intelectual es ser Líder. Estar por encima de sus circunstancias y de llevar la comunidad por el sendero moral, ético y con principios de la vida por encima de todas las cosas. Pasar de la retorica a la acción, haciendo una debida lectura del curso de su país y siendo consciente de su compromiso con esa realidad, sin dejarse llevar por vanidades y anhelos de protagonismo y prebendas, porque es su integridad la que esta en juego para él y para quienes impacte con sus decisiones en el corto y largo plazo. Por favor.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar