Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



El diálogo se da en una típica taberna de Berlín: una «Berliner Kneipe». En la barra, cerveza en mano, Juan Camilo Rodríguez Pira y yo hablamos de la República de las letras. Hablamos en voz alta para oírnos el uno al otro, porque alrededor cantan y beben y fuman vecinos jubilados entre quienes tal vez haya un novelista.

–Por lo general –le grito al oído– la nueva novela europea suele suceder en el barrio y tener de personaje principal a la vecina con su perrito.

–Sí– afirma Juan Camilo, gritando–, y eso está bien. Describe bien tu calle para conocer mejor el mundo, ¿no?

Un trío de señoras jubiladas cantan a grito herido una canción schlager (música popular alemán) que dice «Ich war noch niemals in New York» («Ya yo nunca estuve en Nueva York»). Da igual lo que dice. Seguimos concentrados en nuestro diálogo:

—¿No te parece difícil vivir en el exterior?—le pregunto. — A un pintor le iría muy bien porque la pintura es un arte que todo el mundo entiende; pero el escritor necesita su tribu, el lenguaje del barrio, y eso se pierde andando tanto tiempo afuera.

—Son mentiras. Luis Fayad, el de «Los parientes de Esther», calca muy bien el habla popular bogotana en su última novela. Y vive aquí en Berlín desde hace rato. Y al alemán, con relativo éxito, han sido traducidas varias novelas de Tomás González.

—Sí –admití –. Por lo visto, los novelistas que se van no anhelan sino regresar, y narran con nostalgia ese mundo perdido. Lo veo en el manuscrito de la novela que me pasaste —le digo a Juan Camilo, que es economista de la Universidad de los Andes y que desde hace cinco años vive en Berlín estudiando un doctorado en letras. — Recuerdos de viajes por esas curvas que otros llaman carreteras, la Nariz del Diablo entre Bogotá e Ibagué, o recuerdos de la vida de estudiante, turbulentos, consumidos en el tráfico infame.

—Cierto —me dice, y apura la cerveza—.

—Y los novelistas que se quedan, por su parte, anhelan marcharse o idealizan ciudades de otros hemisferios.

—Hay otros que llegan a un término medio, como Luis Noriega en «Mediocristán es un país tranquilo» (2014), que se burla de las pretensiones que tienen ciertos «artistas» sobre Barcelona, donde él ha vivido varios años, y que al mismo tiempo hace una sátira política de Colombia en otra de sus novelas, «Donde se mueren los payasos» (2013), en la que no deja títere con cabeza. Hablando de novelas que ironizan el ambiente «intelectual» de ciertas ciudades, nadie lo ha hecho mejor con Berlín que Rafael Horzon en «Das Weisse Buch» (El libro blanco).

—Por ahí hojeé una de Juan Pablo Villalobos, «Te vendo un perro» (2014), que desde Barcelona ironiza las pretensiones de ciertos intelectuales de México Df. Aunque a Federico Guzmán Rubio, el ganador de una Lengua de Trapo por su novela «Será mañana», no le guste mucho. Él fue quien me recomendó «Cuadernos de la noche. Memorias de un soldado», la novelita publicada por la editorial de la de Antioquia.

—Así, muy buena. Pero salvo Rulfo y Del Paso, no conozco mucho de novela mexicana.

— Da igual —le digo—: las repúblicas de las letras son iguales.

– No creas –me dice–: en Alemania pagan mucho mejor el trabajo de las humanidades. Y hay grandes novelas actuales. Mi preferida es una de Eugen Ruge, «En tiempos de luz menguante»: novela de saga familiar en tiempos del Berlín comunista. Bellísima. También te recomiendo mucho a  una novelista austriaca, Elfriede Jelinek, la que escribió «La pianista» (1983), de donde más tarde se basaron para la película «La profesora de Piano». ¿Escribes tú novela?

—¡No! —. Yo sería un pésimo novelista. Lo mío es el ensayo.

– Ensayo, claro. Fíjate –me dice– que lo mejor que me gusta de César Aira, entre su larga lista de novelas, es una que es más bien un ensayo: «Cumpleaños» (2001).

– Ves– le digo. –Ves.

— La novela — y vuelve apurar la cerveza—, el género tradicional de la novela está muy bien administrado por las grandes editoriales. Se exalta a menudo novelas sin tensión, sin cronología: fantasías desabridas, reciclaje de artículos o columnas de alguien ya con «nombre». Al resto de novelistas, sin el patrocinio de los grandes medios, les toca dirigirse a las independientes. Así evitamos la Alfaguarización o Mondadorización de la novela.

– Contra esa dictadura, desde Buenos Aires, pasando por Madrid hasta Miami, hay como un boom de editoriales y novelistas independientes. Rubén Varona, una amigo que vive en Texas, publicó la suya en editorial La pereza, de Miami. Luego la reseño.

–Dale – me dice Juan Camilo.

— Pero en general – le insisto – la novela tradicional está sobrevalorada. Es una institución que se administra como otra dimensión del periodismo (el mal ejemplo lo dio el de Macondo), y ves el caso patético de novelistas-periodistas, ya bastante maduros y que han escrito buenas «novelas», incapaces de salirse del género y que sufren porque carecen de temas y de fantasía, es decir, de libertad.

—Cierto —y tanto olor a cigarrillo va mareando a Juan Camilo.

—Otra tendencia que no sé si has visto es la psicologista, la psicoanalítica, la que pone por encima la teoría a la experiencia, la que cansa y aburre con la monotonía del corazón, que es el más repetitivo de todos los temas.

—¿Cuál tendencia narrativa te gusta entonces?—me pregunta.

—La de espionaje. La novela-ensayo. La novela de ideas. La novela poemática. Las menos comunes. Ya yo voy a las librerías, no a buscar libros, sino mapas. A la sección de geografía. Sin los mapas no se entiende una historia ni se avanza más allá de la esquina.

Y al salir de esa taberna a la medianoche, en efecto, no avanzamos sino hasta la esquina. Juan Camilo se metió en el túnel del metro subterráneo. Yo subí a mi apartamento (Wohnung).

 

(Visited 374 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: sebastian.pineda@iberopuebla.mx Twitter: @motivodepineda Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Egan Bernal y Cien años de soledad

    Samuel Serrano (Ciénaga, Magdalena, 1963), un gran poeta colombiano residente en Madrid y nacionalizado español, cuya escritura está afilada(...)

  • Entretenimiento

    El rock como un exceso del aparato militar

    [caption id="attachment_1283" align="aligncenter" width="270"] Imagen: Portada del libro de Friedrich Kittler, La Verdad del Mundo Técnico: Ensayos Para Una(...)

  • Colombia

    La literatura colombiana según Gutiérrez Girardot

    [caption id="attachment_1264" align="aligncenter" width="458"] Imagen: Universidad Autónoma Latinoamericana, Unaula.[/caption]   Rafael Gutiérrez Girardot es, de lejos, el mejor crítico literario(...)

  • Mundo

    Las ideas políticas de Alfonso Reyes

    Preludio Se discute en México por estos días la Cartilla moral de Alfonso Reyes, pues el nuevo gobierno se(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar