Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



Captura de pantalla 2015-04-16 a las 14.46.44

Alemania es fuerte y pesada. Para digerirla bien hace falta tiempo.

No se ven montañas en Berlín. Todo es tan plano que uno no no sabe cuál es la dirección del río Spree, de dónde viene y a donde va, si desemboca en el Elba, o si fluye hacia el río Oder en Polonia.

Del la indefinida dirección del río Spree el escritor mexicano Fabio Morábito sacó una metáfora de Berlín: ciudad policéntrica, que se multiplica y se dispersa. Añadió que en Berlín hay un rechazo al lustre, al revuelo, al énfasis, que acaba por otorgar a la ciudad un aspecto de perfecta periferia. “No es raro cruzar arenales, descampados, pequeñas tiendas”. (p. 28). Algo tiene de razón. Berlín no tiene aérea metropolitana. Alemania tiene como 85 millones de habitantes que no se concentran en su capital, sino que se reparten en multitud de pequeñas ciudades.

Con Tomás Lopera, nuestro primo alemán, un día abandonamos Berlín a las tres de la tarde. Pasamos rozando Potsdam, un pueblo imperial salpicado de lagos y palacios. Entonces apareció el mundo rural: llanuras cultivables, ejércitos de molinos de viento, y bosques y bosques, hasta la ciudad más próxima al oeste, que es Hanover.

Berlín parece una isla.

Hace cien años, el gran periodista español Julio Camba dijo que la arquitectura de Berlín era  colosal. No da una impresión de belleza, sino de fuerza.

En el área de Brandemburgo, donde está Berlín, nació Lutero: el de la Reforma Protestante, el iconoclasta, el que desnudó las iglesias de santos y de la Virgen María, el que creyó dialogar directamente con Dios. La Puerta de Brandemburgo simboliza el comienzo de la Europa protestante y germánica, la esencia de las trece colonias puritanas de Norteamérica. El rumbo, pero no el centro.

Camba

Julio Camba llevaba dos años en Alemania y no lograba integrarse a la cultura popular alemana. “He visto –decía– un gran ejército y mucho arte musical; pero lo que se llama pueblo eso no lo he visto. En España hay pueblo, pero no hay autoridad. En Alemania hay autoridad, pero no hay pueblo. Hay, claro, empleados, menesterales, albañiles, porteras y carpinteros, pero el ideal de esta gente no consiste en gobernarse, sino en ser gobernada. Muchas leyes y muy pocas costumbres”.

Camba llegó a hablar muy bien alemán, pero aun así no lograba integrarse. Se dio cuenta de que el alemán es el idioma más lógico del mundo, pero que es un idioma hecho por los sabios, en el que el pueblo no ha influido lo suficiente. La Ascensión del Señor se llama en alemán Himmelfahrt. Himmel quiere decir cielo, y Fahrt quiere decir excursión, viaje, travesía, pero siempre y cuando se realice en carro, avión, tren o en algo motorizado. Traducida literalmente al español, Himmelfahrt resulta una palabra herética, “porque uno no puede oírla sin imaginarse a Nuestro Señor Jesucristo haciendo cola ante una taquilla y pidiendo luego un billete de tercera para el cielo”.

–Si se van a Alemania – nos dijeron a Diana y a mí –, cuidado con regresar hechos unos sabios.

Ay, Dios mío, no.

@motivodepineda

(Visited 220 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: sebastian.pineda@iberopuebla.mx Twitter: @motivodepineda Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

2

Por: Ana María Ramírez [caption id="attachment_247" align="aligncenter" width="1501"] Foto: Edgar Domínguez,(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar