Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



Captura de pantalla 2016-02-06 a las 08.39.48

En 1893, de regreso de su primer viaje a España, Rubén Darío desembarcó en Cartagena de Indias. Sólo estuvo una tarde –no se quedó a dormir en ningún hotel–, pero la aprovechó al máximo.  Tuvo la suerte de que ese día en Cartagena, a pesar de no ser la capital, se encontraba Rafael Núñez, el único presidente caribeño que ha tenido Colombia. Como Núñez tenía algo de poeta se emocionó por la visita del autor de Azul… (1888), y le ofreció a Darío el puesto de cónsul de Colombia en Buenos Aires, de paso para financiarle un viaje a París.

 

Con impuestos de los colombianos de entonces, digamos, fue así cómo Darío conoció París y llegó por primera vez a Buenos Aires. Él mismo contó con humor lo paradójico de ser embajador de un país que prácticamente no existía fuera de sus fronteras (por lo demás también inexistentes, queja que más tarde elevará al máximo Rivera en La vorágine):

“Presenté mi Carta Patente y fue reconocido por el gobierno argentino como Cónsul General de Colombia. Mi puesto no me dio ningún trabajo, pues no había nada que hacer, según me lo manifestara mi antecesor, el señor Samper, dado que no había casi colombianos en Buenos Aires y no existían transacciones ni cambios comerciales entre Colombia y la República Argentina.”

El señor Samper era José María Samper (pariente de quienes sabemos), el plumífero más prolífico del siglo XIX colombiano y que de ser liberal radical pasó a ser radical conservador. Veleta al viento.

¿Qué más?, como saludan en Colombia. Pues que Rubén Darío se había educado con los jesuitas en Nicaragua y que uno de sus maestros fue uno de origen colombiano, el jesuita Mario Valenzuela Pieschacón, autor de un tratado de Clásicos griegos y latinos (1859). Él familiarizó a Darío, ya no sólo con la mitología clásica, sino también con los Ejercicios de Loyola, es decir, con una pedagogía profundamente intuitiva que ejercita la memoria o la nemotecnia. De ahí que Darío pasara horas repasando el Diccionario y que la lectura de su poesía sea, en un primer lugar, un enriquecimiento léxico.

Había nacido el 18 de enero 1867 en San Pedro de Metapa, un pequeño pueblo en el noroeste de Nicaragua, que ahora ya lleva su nombre: Ciudad Darío. Desde muy joven, por su facilidad para versificar, lo apodaron el “poeta niño”, y él mismo relató cómo lo solicitaban para animar fiestas, discursos y hasta posesiones de presidentes en Nicaragua, El Salvador, Honduras y Costa Rica. A los 19 años ya había recorrido casi todos los palacios presidenciales de Centroamérica, sin saber muy bien en qué se diferenciaba una nación de otra ni en que consistía la democracia. España –la lengua española– fue el país que más quiso. Darío nos salva de la tiranía de los nacionalismos.

 

Por eso Darío sigue siendo el gran poeta del idioma. Los vanguardistas posteriores, Huidobro, César Vallejo, Neruda, Paz, de Greiff no lo igualan. Darío dejó uno de los poemas más profundos de nuestro idioma que se titula “Lo fatal” y que está incluido en el poemario Cantos de vida y esperanza (1905). Se trata de un poema que formula casi a la perfección el sinsentido de la existencia:

 

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,

y más la piedra dura, porque esa ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,

y el temor de haber sido y un futuro terror…

Y el espanto seguro de estar mañana muerto,

y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,

y la carne que tienta con sus frescos racimos,

y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

y no saber adónde vamos,

¡ni de dónde venimos…!

Darío murió hace 100 años: el 6 de febrero de 1916.

(Visited 1.551 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: sebastian.pineda@iberopuebla.mx Twitter: @motivodepineda Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Mejor conocida como la serie de los Aristemo, Juntos, El Corazón(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. oscarnorena0602

    Señor.
    Sebastian Pineda
    Respetado Señor:
    Quiero referirme a su interesante artículo sobre Rubén Darío. Embajador de Colombia en Buenos Aires, con motivo del centenario de su muerte y que aparece en la edición del periódico el Tiempo del 06 de Febrero del corriente año. En uno de sus apartes menciona usted que el antecesor en el cargo de Embajador era el Señor José María Samper pero Rubén Darío escribe con su puño y letra que después de recibir el exequátur que lo autorizaba para desempeñar el cargo de Consul General de la Republica de Colombia en Buenos Aires le “fue entregado por el Señor Antonio Samper el archivo del Consulado General” y en párrafo aparte dice:
    “Cumpleme enviar a V E una copia adjunta, del inventario de dicho archivo, firmado por el Señor Samper y por mí. Sigue la firma de Rubén Darío y al reverso con la nota del inventario la firma del Señor Antonio Samper con fecha Noviembre 13 de 1893.

  2. En la celebración del centenario de la muerte del poeta Nicaraguense Rubén Dario, mañana en Miami la programación para el dia 10 de Febrero iniciará con un acto en donde se colocará una ofrenda floral al busto del poeta universal Rubén Darío a efectuarse en el Miami Senior High School a las 9:30 AM al que asistirá el cuerpo consular, autoridades locales, organizaciones culturales y público en general, de acuerdo al programa de actividades.
    A las 11:00 AM de ese 10 de Febrero se llevará a cabo en el auditorio del citado Miami Senior High School un concierto por parte de la Banda Sinfónica que estará dirigida por el maestro Oscar Garcia Urrego quién fuera el encargado de reconstruir la obra musical llamada ” La Gran Marcha De Rubén Dario ” una maravillosa obra musical con que fuera enterrado el gran poeta en su país el 6 de Febrero de 1916.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar