Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

25 cosas que no se deben hacer en la cama

Por: CangrejoPerez

Los seres humanos somos sexuales por naturaleza, ya sea por mantener la especie o por calmar las ganas, las relaciones sexuales se convierten en un tema del diario acontecer de la mayor parte de la especie. Pero, tener relaciones más que un acto natural se convierte en un arte humano, para el cual hay que estar bien preparados y sobre todo no cometer cierto tipo de errores que muchas veces se convierten en horrores que matan las ganas de tener cualquier tipo de apareamiento. Por todo lo anterior, a continuación me atrevo a citar “25 cosas que no se deben hacer en la cama” desde el punto de vista cangrejiano. 

1. No hacer precalentamiento

El precalentamiento es el principio y también puede ser el fin de cualquier relación sexual, si no hace precalentamiento será muy difícil que su pareja acceda a hacer todo lo que usted tiene en mente. No hay nada peor que una persona que quiere simplemente tirar por tirar. Siempre un buen precalentamiento traerá como resultado una buena faena.

2. Tener pudor

El pudor y los modales no combinan en nada con los temas sexuales. No hay nada como estar con una persona que no se pone límites y que no teme descubrir nuevas cosas. El miedo a experimentar no puede ser una excusa, déjese llevar por sus bajos instintos y no cometa el error de amarrar sus ganas.

3. Usar medias

Esta prenda está totalmente prohibida en la cama. Las medias son lo más anti sexy que existe, si ya se desnudó ¿para qué diablos se deja las medias? ¿Porque le dará mucho frío? ¡Bah, Patrañas!, la mayoría de la gente se deja las medias porque no le gustan sus pies, o simplemente por pereza de quitárselas. En resumidas cuentas, quítese las medias o no se quite nada.

4. Oler mal

Los malos olores están completamente vetados en la cama. Si usted piensa acostarse con alguien al menos tenga la decencia de bañarse antes, o por lo menos de usar desodorante, chicle, talcos y demás artilugios que impidan que salgan malos olores al olfato ajeno, porque cuando éstos aparecen se acaba todo.

5. Hablar de más

Pareciera que hay personas que no quieren tener sexo sino practicar discursos. Eso de ponerse a hablar de temas muy relevantes en la cama es como practicar yoga en una montaña rusa, o sea, nada que ver.

6. Pedir permiso

Como lo señala el dicho “Es mejor pedir perdón que pedir permiso”, en la cama sí que se aplica. Qué pereza una persona que le esté preguntando todo el tiempo qué debe y qué no debe hacer, para eso existen las muñecas inflables y los vibradores que hacen todo lo que la persona quiere, y es más, esos no piden explicaciones y aún mejor, son mudos.

7. No tener imaginación

La imaginación es la mejor herramienta que se puede tener en la cama a la hora de hacerle ver estrellas a su pareja. Las personas más creativas son las llamadas ‘Buenos Catres’. En la cabeza se concentra la mayor parte del éxito de la actividad sexual, y si esta se maneja como se debe, entonces el éxito está asegurado.

8. Ser polvo e’ gallo

Una persona que no pueda contener un orgasmo y llegue cuando la otra ni siquiera ha calentado es tal vez una de las situaciones más penosas que se puedan vivir. Recuerde que siempre existirán tratamientos para este tipo de problemas, así que nada es excusa para no darle placer a la pareja.

9. Perder la razón

Muchas veces las personas se dejan llevar por el clímax de la situación y llegan a hacer cosas que jamás imaginarían hacer: gritar desaforadamente, golpear sin intención a la pareja, o cualquier otro tipo de comportamiento irracional puede llevar a que una excitante relación termine en una pelea.

10. Estar muy borracho

Unos buenos tragos antes de una faena son buenos, pero excederse a tal punto de estar tan borracho que no se pueda ser consciente de sus actos ya se convierte en una situación de mal gusto. 

11. Decirle el nombre otro(a)

Decirle el nombre de otra persona puede causar estragos. Siempre tenga la cabeza muy bien puesta y recuerda con quién está. No vaya a ser que por andar de elevado termine recibiendo una bofetada en vez de una placentera y romántica noche.

12. Ser demasiado gracioso

Los payasos son buenos en los circos, pero en la cama los chistes no lo son. El humor déjelo para las cenas y los eventos sociales, pero para cuestiones sexuales mejor ni se le ocurra llevarlo.

13. Ser demasiado grosero

Está bien que unas malas palabras sean buenas para aumentar el placer del momento, pero de ahí a pasar a ser vulgar o insultante con la pareja es otra cosa. Malas palabras sí, pero en exceso no.

14. Pensar sólo en el placer propio

Nada peor que estar con una persona que sólo busca el placer propio y no se interesa por lo que la otra persona sienta. Los seres humanos egoístas en la cama tienen casi nulas probabilidades de llegar a ser exitosos en la misma.

15. No recordar su nombre

Estar en pleno acto sexual y querer decirle el nombre y no saberlo es tan obvio y penoso que uno no lo alcanza a imaginar. Eso de estar en plena faena y decirle “¡mmm, eeeeh, oye!” es de las situaciones más ridículamente embarazosas por las que se pueda pasar. ¿Cómo no va a saber el nombre de la persona con la que se está acostando? Bueno, pero es más común de lo que uno cree.

16. No tener iniciativa

Estar esperando a que la otra persona sea la que dé el primer paso es tan aburrido y pasado de moda. Lo de hoy es ser siempre quien lleve la iniciativa antes que pasar como un ñoño en cuestiones de cama.

17. Que no le guste el sexo oral

Tanto a para hombres como para mujeres esta actividad es una de las que más placer genera. Así que si a usted no le gusta practicarlo, creo que sus posibilidades de reproducción son escasas.

18. Hacerse el rogado

Eso que uno de los dos tenga que andar rogando y suplicando para que puedan hacer algo que al otro no le gusta no es chévere. Tanto en la convivencia como en la cama la cuestión es de ceder, qué pereza la gente que le dice a todo que no.

19. Pedirle que apague la luz

Por qué apagar la luz cuando con ella se puede disfrutar más de la otra persona. La luz apagada es buena cuando se quiere jugar, pero generalmente los seres humanos somos muy visuales. Prendan la luz y quítense la pena de encima.

20. Ser ‘calienta huevos’

Uno no calienta lo que no se va a comer. PUNTO.

21. Sacar excusas

Eso de tener dolor de cabeza a toda hora y las demás excusas que existen son puras patrañas, si no quiere hacer nada pues diga “No quiero” y punto, no se ponga con rodeos.

22. Quedarse dormido

Quedarse dormido mientras tiene relaciones es como… no sé qué escribir en este punto, pero si usted se queda dormido es porque simplemente ahí no hay nada. 

23. Estar pendiente del celular

Si va a tirar NO chatee, NO tuitee, NO feisbuquee y NO hable por celular. Tenga una vida, no todo depende de ese aparato.

24. Ver televisión

Este es el otro aparato que siempre debe estar apagado, a no ser que tengan una película relacionada con el mismo tema que andan haciendo. Pero por favor no se ponga a ver partidos, ni tampoco La Rosa de Guadalupe o Buñuelos Días. Mejor concéntrese en lo que está haciendo ola.

25. Agradecer el coito

Los polvos jamás se agradecen, regla universal.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez


En Twitter - @CangrejoPerez



Artículos anteriores:






Publicado en: El Tiempo, Vida de hoy

0 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.