Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

10 frases que una persona jamás debe pronunciar

Por: CangrejoPerez

Los seres humanos nacimos para interactuar unos con otros, humano con humano, ser con ser y del mismo modo en sentido contrario. Pero estas interacciones como pueden ser exitosas, también pueden ser un completo desastre con una sola frase que encaje mal dentro de una conversación. Existen muchas frases de cajón que lo único que nos demuestran es lo hipócritas y poco creativos que pueden ser ciertos personajes, otras frases tienen un sentido irónico que puede llegar a ofender y otras son tan comprometedoras que pueden acabar con cualquier prospecto de relación que usted tenga en la mira. Por todo lo anterior ahora vamos a ver 10 frases que una persona jamás debe pronunciar.

1. ¡Hoy no, tengo dolor de cabeza!

No hay excusa más trillada que esta, el dolor de cabeza ha sido utilizado a lo largo de la historia como una vil artimaña inventada por todas las personas que a la hora del sexo prefieren acostarse con sus excusas que acostarse con sus parejas.  Inventarse un dolor de cabeza para evadir el placer de una relación es sólo la evidencia de la falta de madurez de la persona que la inventa, pues debería tener los pantalones o la falda bien puestos para decir la verdad en la cara, todo sería más fácil si dice: “¡Hoy no tengo ganas PUNTO!”. 

Gota de sabiduría Cangrejiana: Cuando en la cama sobran excusas es porque faltan ganas.

2. ¡Te quiero! o ¡Te amo!

No me malinterpreten, no es que estas frases no se deban decir, sino que hay que tener mucho cuidado con el momento en el que se dicen.  Decir un ¡Te quiero! o más aún ¡Te amo! en el momento equivocado es tal vez uno de los peores errores que se pueden cometer cuando usted está intentando tener algo serio con otra persona. Para decir cualquiera de estas dos frases siempre será necesario esperar un tiempo prudente, y sobre todo tantear el terreno. Si usted presiente que la respuesta de su pareja no será igual a lo que usted le está diciendo, entonces mejor no lo diga. Por otro lado, si usted ya se atrevió a decirle a esa persona alguna de estas dos frases y no le respondió con lo mismo, entonces claramente ese no era el momento para decirlo. No se asuste si después de una situación como estas la otra persona sale despavorida huyendo de usted.

3. ¡Mi amor, eso no te queda bien!

No se le ocurra jamás en la vida criticar la forma en la que se viste su mujer. Sí, yo sé que muchas veces usted querrá que se cambie porque algo no le queda bien, pero mejor sea inteligente y dígale a todo lo que se pone que está hermosa. Si usted critica la forma de vestir de una mujer puede correr varios riesgos, entre ellos están: 

a. Terminar con un taconazo en la cabeza.
b. Terminar aguantando un drama por horas porque ella “No tiene qué ponerse”.
c. Terminar gastando mucho dinero en una nueva pinta para ella.
d. Todas las anteriores.

4. ¡Usted está bien repuestico(a)!

Frases ofensivas y esta. No hay nada peor que le digan a uno que está bien repuestico, o en su defecto que está “macizo”, éstas son formas de disimular la frase “¡Estás gordo(a)!”. Si ven que una persona está pasada de kilos, pues dígaselo, pero busque una mejor forma. Por favor no utilice frases como esta que lo único que hacen es darle una falsa sensación que tal vez está un poco rellenita pero que aún no es gorda. No señores, vamos a llamar cada cosa por su nombre y no vamos a volver a camuflar lo que pensamos con frases de cajón.

5. ¡Jamás volveré a caer!

Pronunciar esta frase en muchos casos pareciera que trae la desgracia total, pues más se demora en pronunciarla que en volver a caer. Nadie nunca tendrá la certeza de no volver a cometer un error por segunda, tercera o cuarta vez, mucho menos cuando ese error tiene nombre y apellido. Los seres humanos cometemos muchos errores, y a veces no basta con cometerlos una vez para caer en cuenta, muchos necesitan varios golpes para entender de una vez por todas que no les conviene seguir intentando hacer lo mismo una y otra vez.

6. ¡Cálmate!

Lo peor que usted le puede decir a otra persona mientras están en medio de una discusión es “¡Cálmate!”. Cuando usted intenta calmar a otra persona con esta frase lo único que está logrando es que se enfurezca más. Decirle a otra persona que se calme es como decirle que está loca o que está fuera de sus cabales, y a nadie nunca le gustará escuchar eso. Si usted está en medio de una discusión y quiere que la otra persona le baje a los decibeles de su rabia entonces mejor quédese callado, nadie nunca podrá discutir con una persona que no responde a sus ofensas.

7. ¡Lo siento mucho!

Esta es una frase de cajón que todas las personas utilizan para expresar un sentimiento de compañía en el dolor de un tercero, pero que en el 99% de los casos se oye tan falsa que cualquiera preferiría que mejor se quedaran callados. No es posible que otra persona sienta el dolor por el que otro está pasando, nunca dos personas sentirán lo mismo, mucho menos cuando ni siquiera tienen un lazo fuerte de amistad. Si usted alguna vez tiene que expresar compañía en el dolor ajeno, la mejor forma en que lo puede hacer es ofreciendo un abrazo sincero, pero no se ponga con frases como esta.

8. ¡A usted ya lo(a) está dejando el tren!

Primero que todo, la analogía del matrimonio o el compromiso con un tren es muy válida, sobre todo porque dar ese paso es como tirarse a los rieles, porque de seguro nunca saldrá vivo de allí. Pero, entrando ya al análisis de la frase, ¿cómo puede ser que a una persona se le haya pasado el tiempo de estar vigente en el mercado? El tren sólo deja a las personas cuando se mueren, que ya no hay absolutamente nada más qué hacer, pero mientras esté vivo, usted siempre tendrá posibilidades de conseguirse así sea un medio limón. Decirle a una persona que la dejó el tren es como decirle que ya no tiene nada más que hacer en esta vida, así que por favor nunca utilicen esta frase con nadie, pues puede llegar a causar hasta una desgracia.

9. Y usted tan bonito(a) ¿por qué está soltero(a)?

¿Quién diablos dijo que los bonitos siempre tienen que estar emparejados? No señor, es más, lo bonitos tienen el mismo derecho de andar solteros que los feos. Esta frase es ‘clichezuda’ e irónica, además que es una echada de perros muy poco original. Entiéndanlo, cuando ustedes le dicen eso a otra persona, lo único que podrán causar es lástima y desinterés, pues nadie nunca querrá andar con una máquina de clichés y falta de originalidad. La mejor frase para responder cuando a uno le hacen este comentario es: “Y usted tan pendejo ¿cómo ha sobrevivido tantos años en este planeta?”.

10. ¡No eres tú, soy yo…!

¿Qué mejor frase para terminar el top 10? pues con esta frase terminan cientos de relaciones a diario. Otra frase de cajón, que puede tener cualquier tipo de complemento, pero ese complemento en la mayoría de los casos esconderá la verdadera razón por la cual se quiere terminar la relación. Muchas veces esta frase la utilizan los cobardes que no tienen la valentía para decirle a su pareja la verdad. Es mejor tener los pantalones bien puestos para decirle en la cara a la otra persona lo que realmente siente o pasa, pero no esconderse tras excusas que causan más dolor.

Moraleja Cangrejiana: La originalidad, la creatividad y la inteligencia a la hora de hablar pueden ser armas que lo ayuden a conseguir cualquier cosa que usted desee; pero, si por el contrario usted es de los que anda metiendo la pata cada vez que abre la boca, entonces mejor quédese calladito que así se ve mejor.

Escribiendo desde lo más profundo (del mar) Cangrejo Pérez.

En Twitter - @CangrejoPerez



Artículos anteriores:






Publicado en: El Tiempo, Vida de hoy

0 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.