Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Después de mucho pensar y darle vueltas al mismo asunto decidí, por fin, plasmarlo en un lugar donde siempre que me sintiera perdida pudiera venir a encontrar un poco de luz.

Shutterstock:  Plasmar en algún lugar y que se quede para siempre.

Shutterstock:
Plasmar en algún lugar y que se quede para siempre.

Siempre que he necesitado luz recurro a los libros para encontrar una cita que me ayude a salir de la confusión en la que me encuentro, quizá si alguien revisara mi disco duro o mi nube pensaría que soy alguien eternamente perdida, ya que libros tengo y muchos. Unos de autoayuda, lo acepto, otros un tanto románticos, pero en su mayoría son libros con los cuales me inspiro y cada vez que llego a ellos me hacen suspirar y volver a empezar.

Hoy, una situación, una persona, un libro y un sentimiento me llevan a escribir esto. No es fácil, ya que hace muchos años no escribía, no exteriorizaba aquello que me quitaba el habla o me nublaba la mente y me hacía dormir para no pensar.

Vamos en orden. La situación, de solo pensarla, me hace un hueco grande en el estómago. ¿La razón?, son 5 años en los cuales esa situación me sigue como una sombra y de la cual he intentado alejarme, irme, poner tierra y hasta mar de por medio, ¡y nada!, como lo leen, ¡nada!

Si en su mente creen que esa situación tiene nombre, apellido y cédula, ¡tin tin tin!, le atinaron: es una persona la que me genera esta situación. Dicha persona se ha encargado de estar de manera constante en mi vida, a veces con intermitencia, otras de forma permanente, pero siempre está y eso me saca de mi estado zen, me desestabiliza porque tal situación es una duda permanente. He intentado escapar, pero es imposible. Incluso, he decidido dejarme llevar y no pensar, pues haga lo que haga el resultado es el mismo: todo igual.

Ante esta situación, que ni yo encuentro cómo explicarla, creí que escribir me ayudaría a organizar la idea, pero no. Me sigue dando vueltas el mismo pensamiento. La situación es el debate entre olvidar a alguien o seguir esperando.

Shutterstock

Shutterstock

Olvidar para mí se ha vuelto fácil, lo he hecho todo el tiempo: personas, lugares, acciones, direcciones, etc…, es un mero acto liberador del equipaje de más. No obstante, esta maleta de mano no logra irse, no deja venderse, siempre regresa con más fuerza y su contenido me pone de nuevo de cabeza.

No sé si mi impedimento para olvidar es que esta situación reúne una serie de requisitos para volverme loca o tal vez nunca le he logrado encontrar un pero bien grande para mandarlo al carajo y sin tiquete de regreso.

Esta persona tiene el apodo de ‘Quinto’, este ser intermitente en mi vida es el generador directo de la situación en que me encuentro; es que, claro, las mujeres siempre nos enrollamos con aquellos que nunca nos prestan atención o nos dejan ahí, tibias. Yo no estoy genéticamente diseñada para soportar  que no me presten atención, mejor dicho, los mando para ‘la porra’ en el mismo momento que comienzan a ignorarme o se dejan ver con otra, porque ese acto de María Magdalena a mí no me queda. Por otro lado, los tipos tibios no me han representado mayor problema, pues puedo buscar otra entretención fácilmente, pero este ‘%·$%·$%·$’; ¡es que de sólo pensar en su tibieza me hierve la sangre!, por él y por mi pendejada de no ser capaz de dejarlo atrás.

Ya teniendo claro mis encontrones de amor y odio con este sujeto, les resumo la historia: recién entré a la universidad lo conocí, nada especial, yo todavía tenía la máxima idea de que  primero estaba mi carrera. Durante los 6 meses que duró el semestre, ‘Quinto’ no hizo más que ‘pedir pista’ y yo con el aeropuerto cerrado. Y entonces cuando yo quise, él ya no quería y diciéndome “yo no me siento querido” se fue.

En ese momento tomé mi dignidad, mi amor (el que le tenía y el propio) y abordé un avión a Londres durante tres meses, en los cuales bebí cual camello, lloré al punto de la deshidratación y  lo maldije como obrero en construcción. Sin embargo, regresé con la esperanza de no volverlo a ver, pero ¡oh, sorpresa!, resultó ser mi nuevo compañero de curso. Cuando me di cuenta de esto, casi me hiperventilo, duré varias clases sin entrar porque me quedaba encerrada en el auto tomando té de tilo para los nervios y repitiéndome mil veces que la procesión se lleva por dentro.

Nuevamente vi que no se iría de mi vida y no lo hizo, por ende debía hacerme a la idea de la amistad que me ofrecía, ya que hasta novia tenía. Así continuaron varios semestres en los que además él empataba novias con una facilidad impresionante. Yo, siempre soltera, mas no disponible, plato de segunda, ¡jamás! Aunque de vez en cuando se le alborotaba el amor, con lástima para él se encontraba con el muro de mi dignidad, la cual le repetía: ¡Segundona, no!

‘Quinto’, soltero, decidió que la siguiente relación sería con él mismo, aunque pasado un año de esa soltería empezó a abusar de su intermitencia conmigo. Un día, vaya Dios a saber por qué, tuve la valentía suficiente para encarar dicha situación y coger al toro por los cuernos: hablar frente a frente. Entonces, en dicha conversación se resumió toda nuestra historia y concluimos que ninguno de los dos sabía qué pasaba, sin embargo, siempre hubo algo, hay algo y quién sabe hasta cuándo habrá algo.

Entre sus palabras, varias coincidían con las mías. Parecía que estábamos en un mismo canal, pero ninguno de los dos lograba concretar nada, pues él insistía en su argumento de querer estar solo, sin ninguna, ni siquiera conmigo. Por mi parte, la experiencia me ha enseñado que quien persevera solo alcanza en una película donde Ryan Gosling sea el protagonista, por lo que no me lancé a esa empresa y preferí quedarme en un lugar cómodo hasta el día que llegue uno que revuelque mi mundo y por fin logre olvidarlo, o hasta que el destino decida juntarnos para algo más que un fin de semana o una noche.

**Gracias a un lectora.

* Condolezza quiere ser tu amiga, escríbele y cuenta tu historia a  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol.   Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas. Se reservarán los nombres reales, cambiándolos por un alias si lo deseas.  

(Visited 303 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Relieve de mujer

    Unas palabras dirigidas a las mujeres y para ti madre: Feliz día. País canela a la vista, bajar periscopio, Adaptar(...)

  • Bogotá

    Simple y sencillamente, no soy feliz

    De tanto entrenador de vida que veo en redes sociales la constante en este inicio de 2018 era arriesgarse por(...)

  • Bogotá

    Sufrimiento del ‘mal de amores’

    Todos en algún momento sufrimos del ‘mal de amores’, ya sea hombre o mujer, aunque le afecte más a ella.(...)

  • Bogotá

    La pasajera desconocida

    Feliz año para todos mis lectores y colaboradores, gracias a ustedes el Blog de Historias para solitarios cumple 4 años. Espero(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Pensé mucho en si escribir o no este texto. La verdad, no(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. martina231243

    Una historia tan real que te pasa en cualquier momento, siempre llega a tu vida alguien especial con quien estableces un relación amorosa, pero al final de esta las cosas se vuelven tormentosas, difíciles y las diferencias de vuelven abismos, la tierra que tratas de poner por medio, no siempre sirve porque en realidad debes ser tu quien lo deje ir tu vida, de tu corazón. La amistad que te brinda puede no ser sincera y busque otra cosa, pues ya sale con alguien más así que el mostrará siempre a su no novia actual y a ti te esconderá. lo mejor es que sigas tu camino y no buscar un reencuentro. Seguramente llegará alguien más que te valore por quien eres, te respete y te dé la importancia que te mereces, porque tu vales mucho más para ser la segundona de alguien.

    A la autora del cuento ánimo que él no es el único y si se dieron las cosas así por más difíciles y dolorosas que hayan sido, es porque otra persona vendrá y te hará feliz.

  2. Te necesito tanto..!!…que te necesito lejos de mis dominios…situacion paradojica a la que nos exponemos quienes no queremos manifestar abiertamente nuestras debilidades de caracter y preferimos asumir una posicion solida de defensa de nuestros ideales personales, aun a costa de permanecer siempre a la sombra, dejando pasar de largo las oportunidades que nos brinda la vida. bueno..es una posicion respetable…cuando tratamos de encontrar nuestra alma gemela, nos damos cuenta que somos tan identicos que siempre, terminaremos chocando contra nuestro propio ego.
    Saludo cordial a la autora.

  3. Condolezza solitaria, a mi juicio, este ha sido su blog más sincero. Sin demeritar las historias anteriores, siempre percibo como si tuvieran un toque de ficción o más bien, sacadas de película.
    Creo que casi todos hemos tenido nuestro “Quinto” personal, ese individuo que siempre marca un inicio en nuestra vida sentimental y un final que difícilmente se concreta, atado a la secreta esperanza que ese día llegará.
    Felicitaciones y espero que por lo menos una de las dos, no tenga un “Quinto malo”.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar